viernes, febrero 28, 2014

La prensa y Venezuela

La prensa de derecha ya instaló la idea que lo que pasa en Venezuela es que algunos jovencitos quieren marchar ejerciendo su derecho y el gobierno malvado los reprime a balazos, utiliza franco tiradores para asesinar reinas de belleza y cierra casi todos los días medios de comunicación que sólo estaban informando sobre lo que está pasando.

Como ya está el concepto, sólo se trata de sumar cada vez más muertos sin mayores detalles, por ejemplo del joven motociclista que murió casi decapitado al no percatarse que en una de las “guarimbas” (bloqueo callejero de la derecha) se había tendido una red de púas, pero que luego su nombre fe agregado al de las víctimas del Estado.

Además ahora, el sector opositor que no fue parte de la movilización del 12 de febrero porque decía que no era el momento para el enfrentamiento, ya no se atreve a asistir a un diálogo con el gobierno para discutir una solución a la crisis. Con eso admite que está jaqueado por el núcleo duro de Leopoldo López, que está buscando mantener el cerco mediático internacional sobre Venezuela y el estado de violencia tanto como se pueda.

Y esta discusión sobre medios de comunicación después de casi 16 años de “dictadura” es curiosa, porque admite que hay “amenazas crecientes” sobre medios opositores que realmente funcionan y han sido actores de los recientes hechos. Pero esto de las amenazas y la libertad de prensa que “se está acabando en Venezuela”, tiene más de una década y nunca se acaba. Incluso la historia de la censura a CNN no está bien contada, porque fue Janiot la que decidió irse y arguyó hostilización en el aeropuerto, pero la agencia norteamericana sigue en el país de Bolívar con el mismo sesgo de toda su vida. Y no ha habido medio local que haya sido intervenido o censurado.

Tampoco se dice que la enorme mayoría de los detenidos por las manifestaciones ya están libres y que sólo quedan los que están señalados como autores de actos vandálicos (quema de locales y vehículos) y los capturados con armas de fuego, y por cierto menos se informa de la detención de miembros de la policía y los servicios de inteligencia investigados por uso excesivo de la fuerza. Curiosamente la prensa que en el Perú defiende la vigencia de la ley 30151 que exime de responsabilidad a los policías y militares que matan “en cumplimiento de su deber”, por ejemplo al reprimir una movilización, tienen otra vara para el caso de Venezuela donde ni siquiera la investigación y detención de represores a los que se les va la mano, es algo que merezca reconocerse.

Precisamente aquí acaba de absolverse a los policías que ataron estudiantes con tiros de fusil y perdigoneras en Huancavelica y al baguazo y otros casos similares van camino a la impunidad. Pero eso no es noticia.     

28.02.14

1 comentario:

adolfo tapia gallardo dijo...

excelente amigo raul...............saludos