sábado, abril 19, 2014

Gabo en mi corazón

El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo…” Efectivamente el mundo, cuando leí “Cien años de soledad”, cambió tanto para mí que para describirlo no encontraba las palabras.

Mi vida era entonces demasiado reciente y no sabía que, desde siempre, la literatura fue una tentativa de construir realidades paralelas a las existentes que hicieran que los lectores se convirtieran en parte de un segundo mundo al que no pertenecían.

Por eso fui por mucho tiempo habitante de Macondo y me asocié al submundo de los Aurelianos, porque la verdad me sentía lejano al sentido práctico de los José Arcadio, y en toda mujer que entraba a la madurez vi algo de Úrsula Iguarán, empezando por mi madre, sin la cual mi casa se hubiera caído varias veces.  

Mi familia se bromeaba porque era capaz de repetir páginas enteras del libro casi sin equivocarme y porque intentaba explicar asuntos cotidianos refiriéndolos a la novela. La interminable perorata de Fernanda del Carpio sobre su marido, que termina en una destrucción meticulosa de la vajilla y los bienes de la casa, me servía por ejemplo para prevenir las consecuencias de los sermones que uno recibe a cada rato y en algún momento le rompen la paciencia.

Amaranta echando fuera al italiano que después se suicidaría, justo en el momento en que el tipo había empezado a fijarse en ella, me parecía la ilustración de lo que era el capricho femenino llevado hasta las últimas consecuencias. La muerte misteriosa de José Arcadio, me decía que uno no puede saber lo que hay guardado en el corazón de una mujer rencorosa.

Era como si haber leído tantas veces las mismas páginas me hubiese ahorrado tener que vivir muchas vidas. Y cuando  escuchaba a Vargas Llosa decir que la novela es una especie de mentira con licencia, me rebelaba, porque con García Márquez yo me sentía totalmente en la realidad.

Y mi realidad era que lo que Gabo había dejado en mi, y que se escapaba en lo que yo escribía y en lo que hablaba. Si quieren, eso que llaman real-maravilloso era lo maravillosamente real de sentirse parte de una cultura que es nuestra en Colombia, Perú o cualquier parte de este subcontinente que fundaron Bolívar, Gabo, Fidel y otros. 

La muerte decía Gabriel García Márquez sólo es lamentable en el sentido de que no se muere de amor. En mi familia hay luto, como en muchísimos hogares latinoamericanos y del mundo. Claro que lo que deberíamos es estar contentos de haber tenido a Gabo entre nosotros. Gracias a ello podemos volver a leer sus libros, sentir que ha sido nuestro contemporáneo y en mi caso que, aunque fue de lejos, logré verlo y oírlo dos veces una en Lima y otra en La Habana.

Hubiera querido acercarme. Pero no lo hice. Me di cuenta que ya lo tenía en el corazón y era suficiente.

19.04.14

viernes, abril 18, 2014

Un sistema de repartija

El fujimorismo, alentado por el APRA, ha frenado un nuevo intento de elección de los miembros de reemplazo del Tribunal Constitucional (que son casi todos), bajo el argumento de que el oficialismo quiere meter al exministro Eguiguren, lo que representaría una nueva repartija con los otros partidos. El argumento es gracioso, porque hay una clara equivalencia entre el lugar de Sardón como amigo del bando naranja, Blume con el PPC, Ramos Núñez con Perú Posible y así en adelante. Es decir había para casi todos los gustos, pero con un poco más de discreción respecto a julio del año pasado cuando los candidatos eran más groseramente partidistas y cargaban pasivos de corrupción o contra los derechos humanos.

Pero dale con lo de la repartija, que la verdad es casi inevitable cuando se tienen que sumar votos entre diversos sectores que no se tienen la mínima confianza entre sí y que por tanto o se hacen de la vista gorda sobre los otros nombrados, con tal de asegurarse los propios, o se mantiene el bloqueo constante con el resultado que el TC, seguirá el máximo tribunal de la incoherencia que dice cautelar la constitucionalidad de los demás cuando casi todos sus miembros tienen mandato vencido, es decir son inconstitucionales. Hay por cierto, un partido que no tiene candidatos, porque sus votos congresales son solo cuatro, pero que actualmente es mayoría en el TC supérstite, así como tiene fuertes posiciones en el Poder Judicial, el Ministerio Público y otras instituciones. Obviamente hablo del APRA, que es al que más le conviene mantener el estatus quo y el tribunal pro AGP que ahora existe.

La tendencia a la repartija viene, aunque siempre se olvide, de los efectos del golpe de Estado de 1992 y de la Constitución del año siguiente, que armaron un sistema de partido hegemónico con el control de todas las instituciones del Estado, y que tenía suficiente mayoría en el Congreso como para hacer pequeñas repartijas dejando a los otros sectores en permanente minoría en cualquier espacio de dirección colegiada. Habría que recordar nomás el Tribunal Constitucional que se rebeló contra la re-reelección considerándola inconstitucional, cuyos miembros más dignos fueron defenestrados por medio de una acusación mamarrachienta, que desató las iras de la juventud. Como sabemos, hasta el 2000, el sistema peruano era el de un partido que ganaba todas la elecciones y dejaba migajas que se repartían una oposición fragmentada e inocua acostumbrada a perder.

Eso se cayó, en uno de esos fenómenos políticos-sociales sorprendentes, que rompen lo que parecía que no podía romperse y que en pocos meses hicieron salir  en fuga al dictador invencible. Pero su sistema quedó en un situación en la que ya no hay hegemonías, sino pura dispersión. El poder pasa de mano en mano, las mayorías de un día se vuelven minorías, los partidos se atacan a muerte y después tienen que negociar. ¿Cómo eso no va a producir repartijas?     

18.04.14

jueves, abril 17, 2014

Avanza la Unión Civil

Algunos comentarios en la red me emplazan porque supuestamente soy “tolerante” con el movimiento gay e “intolerante” con el cardenal Cipriani. Me parece que esto abre una buen oportunidad para aclarar algunas cosas:

(a)   Mi asunto con el tema de la Unión Civil y los derechos homosexuales no es de tolerancia, sino de solidaridad y apoyo a una causa que considero justa. La mirada que suscribo no es la de los que dicen con tal que no se metan conmigo que hagan lo que quieran con sus cuerpos. Para algunos esa puede ser una actitud de neutralidad en la controversia. Y, sin duda, es respetable. Pero lo que quiero decir es que he elegido ir más allá, hacia un compromiso activo, que tiene que ver con el tipo de sociedad que espero que alguna vez exista, en la que nadie sea menos que otro, y no haya temor a ser avasallados.

(b)   El otro punto, es la cuestión de Cipriani, que ocupando la cabeza de una enorme feligresía, pretende usarla como masa de maniobra para presionar al Estado y obligarlo a someterse no sólo a una visión reaccionaria y prejuiciosa, sino a no viabilizar las iniciativas igualitarias. El sólo concepto de referéndum para decidir sobre los derechos de los homosexuales refleja lo que es exactamente una visión intolerante que en nombre de una presumible mayoría pretende arrinconar a los que no son parte de ella. El tema con Cipriani, por cierto, no es de tolerancia o intolerancia, sino de poder, del descomunal poder de la iglesia y el retardo que eso produce al progreso y a la convivencia civilizada.

Es más que evidente el contraste entre el mensaje del Papa Francisco, que trata de sacar a la iglesia de los casilleros en que la encerraron los dos anteriores pontífices, con la lógica medieval de nuestro primado eclesiástico. En el caso de la Unión Civil, además, hace rato que se desbordó las dicotomías izquierda derecha, cristianos y ateos, heterosexuales y homosexuales. La marcha que inundó Lima y llegó hasta la Plaza San Martín, no era exclusiva de nadie, porque hay muchísimas personas de cualquier tendencia político-ideológica, o de las confesiones religiosas más variadas o no creyentes, y de la orientación sexual que sea, que creen que ya llegó el momento de dejar de ser un nación anacrónica, en la que todavía se debaten los derecho de los personas, aunque nunca los de las empresas, y a esos se les llama “liberales”.

No estuve en la marcha porque mi salud me lo impide. Pero mi corazón estaba con los que luchan por una libertad verdadera.  Yo creo que una de las virtudes del movimiento por la Unión Civil es que nos está enseñando a sacar lo mejor de nosotros. Por un momento hemos visto un objetivo común que puede estar más allá de nuestras diferencias habituales.  

17.04.14

miércoles, abril 16, 2014

¿Qué espera el Congreso?

La huelga del Poder Judicial ha creado una situación absurda en relación al siguiente paso que debería darse después de la resolución del juez Velásquez, referida a la supuesta nulidad de lo actuado por la Megacomisión en la investigación de Alan García, que permanece sin ser notificada a las partes, y que aunque todos saben su contenido, no tiene aún ningún efecto legal.

Eso, seguro, lo tiene desconcertado al almirante Tubino, que hace rato quiere correrse de sus propios votos y declararse vencido por un juez de primera instancia, y que ha dicho que si el documento no llega podría incluso enviarse a un mensajero a recogerlo, como si esto fuera un trato entre dos comandos.

Pero no es sólo que el Congreso no ha recibido la tramposa segunda sentencia del juez de García que la hace aparecer como una “ejecución” de la anterior cuando resuelve sobre cosas nuevas, sino que hay muchos otros fallos que están en suspenso, a pesar de que se puede leer su contenido en la web del Poder Judicial, porque no han cumplido aún el requisito de notificación.

Uno de ellos, por ejemplo, que ordena bajo fuerte apercibimiento que el Contralor pague lo adeudado a los jubilados de su institución que se les debe desde la década de los 90 y sobre lo que hay sentencias del Tribunal Constitucional y la Corte Interamericana, y Khoury contesta que no ha sido notificado.

Nadie puede decir además que se trata de un asunto de forma, si es que García y sus abogados están trabando la investigación y sanción de gravísimos delitos de corrupción con rebuscados mecanismos procedimentales (no le gusta como lo citan) y con eso mantenerse en la impunidad.

Más aún, ya sabemos, que si de formas se trata, es el juez Velásquez el que más se ha salido de la caja, al anular lo que el mismo había exigido en su sentencia (que se haga nueva citación) y lo que nadie le había pedido (los informes que nunca fueron enviados a su despacho), y al usar expresiones despectivas contra la demandada (Megacomisión) y llamar, aunque sea por error, “nuestro patrocinado”, a Alan García.

Por todo lo dicho, no resulta coherente que el Congreso permanezca paralizado por un fallo que legalmente no existe y que por tanto no impide llegar al pleno para el debate de los informes que es el momento que el expresidente trata desesperadamente de eludir. Aquí de lo que se trata es que el ego colosal explique los narcoindultos, la interferencia ante el caso BTR, los decretos de urgencia, las obras no realizadas y su patrimonio actual, ante el país, y que los peruanos se formen una opinión propia sobre el personaje que nos malgobernó por dos períodos.

Después de eso hasta se puede decir que será secundario si lo inhabilitan o lo denuncian penalmente. Lo más importante será la sanción moral.      

16.04.14

martes, abril 15, 2014

La política capturada por la economía

Abusando de quienes puedan leerlo en Perú 21, el exjefe de asesores de Jorge Camet, encargado de las privatizaciones y en simultáneo presidente de Aeroperú privatizada, a la que condujo a la quiebra, y eterno empleado de los Miró Quesada en varias de sus empresas, Roberto Abusada Salah, pretende responder a la pregunta sobre por qué disminuye la tasa de crecimiento y la popularidad presidencial señalando una serie de supuestas “falencias institucionales”, que dice haber advertido hace un año, sin que se le hiciera caso:

(a) la clara inclinación estatista del gobierno (con Castilla de ministro de Economía, Cornejo de Primer Ministro y Velarde de presidente del BCR; y en pleno auge de las Asociaciones Públicas-Privadas);

(b) la indiferencia oficial ante grandes proyectos de inversión privada paralizados, impericia para manejar los procesos de consulta y falta de decisión para enfrentar el “terrorismo blanco” de los antimineros (dicho de un gobierno que hizo girar su política frente a sus electores y aliados a partir de tratar de sacar a la fuerza el proyecto Conga, que ha distorsionado su propia ley de consulta previa y echado a la calle a los funcionarios del Estado que intentaron aplicarla, y que se ha enfrentado a sangre y fuego con las comunidades que tenían conflictos con empresas mineras, aunque después retrocediera);

(c) la complacencia de Humala con Venezuela (¿qué tiene que ver esto con el crecimiento económico o la popularidad del presidente del Perú?);

(d) el supuesto acertijo acerca de si Nadine será candidata el 2016.

¿Y cómo se prueba que todo esto es lo que frena el crecimiento y no el cambio en el contexto internacional y el propio agotamiento del modelo para sostenerse en nuevas condiciones?

Ah, muy fácil. No ven que la economía crece menos y no sólo logra un precio más bajo por los minerales exportados, sino que produce menos oro que antes, porque los yacimientos en explotación se van agotando. Claro que para los Abusada de este mundo, eso no es una prueba de que no se puede crecer indefinidamente abriendo cada vez más huecos en la tierra y mineralizando la economía, esperando a su vez que China y otros compradores nos paguen precios cada vez más altos. Eso que funcionó ya no funciona, y no tiene nada que ver con estatismos inexistentes, ni se arregla con represiones promineras o manipulaciones de la consulta previa, ni con involucrarse en la crisis venezolana, o con nueva declaraciones de Nadine de que no va a ser candidata.

La captura de la política por la economía, es decir por la lógica neoliberal, en la que los políticos deben regir sus actos por la regla de dar confianza a los grandes inversionistas, so riesgo de caídas cada vez más profundas en la tasa de crecimiento y la popularidad del presidente, es lo que está agotándose como explicación de lo que pasa en nuestro país. El tiempo lo confirmará.

15.04.14