miércoles, octubre 22, 2014

El frente de García

Tal vez, Alan García le quería decir a Humala cuando le recomendó que asista  a declarar a la comisión López Meneses, que después de hacerlo bien podía plantear un amparo ante el juez Velásquez para que anule la citación y sus declaraciones. En todo caso hay una enorme desvergüenza en el primer desvergonzado del país al insistir en que hay que colaborar con el Congreso, sobre todo si el presidente de la comisión es un fujimorista figureti. 

Evidentemente, García habla ya desde el pedestal de la absoluta impunidad. Sería iluso creer que el partido de gobierno que da casi lástima buscando votos individuales para pasar apelaciones, pudiese tener la mayoría calificada para sancionar al expresidente. Más aún que se atreverían a llegar a este punto. Por lo menos para el ego colosal ya se creó suficiente enredo y dilación como para que difícilmente le pase algo. Por tanto cabe decir que en el pacto que anda buscando el componente impunidad es casi una redundancia.

El abrazo García-Castañeda-Kouri, que es el núcleo del bendito pacto, es ciertamente una alianza como la que hacían las familias mafiosas de Estados Unidos para repartirse territorios y actividades. Es el recontra robas y haces algunas obras para tener contenta a la gente. Lo siniestro de este trío es que los medios los cubren: el García rico y arrogante, cargado de temas que nunca afrontó ante la justicia; el Castañeda que camina con una pequeña banda por años que son sus operadores de asuntos oscuros; y el rey del Callao que pactó con la delincuencia e inauguró un cogobierno con ellos que ya va a cumplir veinte años.  Todo esta a la vista pero la gran prensa no ve.

¿Adónde van?


Es obvio que la trilogía del mal de la que hablaba Pablo Secada no es ningún frente que podría interesar a Alan García. Con quién se juntan todos estos es el tema clave. Y el grandote ha lanzado los dados. Podría ser con el PPC, que ya adelantó por boca de Lourdes Flores que consideraría ir a un “frente liberal” con el alanismo y sus amigos, que verdaderamente de liberales tienen bien poco. O con el fujimorismo, que ha tomado la posibilidad como un mero juego político para ganarles la iniciativa.

En todo caso no es la primera vez que García inventa “frentes sociales” y otras modalidades de aparentes aperturas en períodos electorales, para bajar el perfil de su propio partido en la elección y expresar preocupaciones “superiores” por las que se puede invocar una unidad más amplia. García dice que su frente podría salvarnos de la recesión económica, la falta de inversión y la inseguridad ciudadana. De esa manera sin tener una sola idea de cómo sacar al país de sus problemas, García ya entró en los temas críticos buscando aliados para enfrentarlos. 

El escenario que antecede estos movimientos del expresidente parece estar relacionado con una sensación de que algunos actores calificados como la gran concentración mediática, la CONFIEP y el grupo de principales empresas del país, se estará inclinando hacia la candidatura de Keiko el 2016. Y eso, para García, son malas noticias que no pueden ser contrarrestadas abiertamente. La experiencia del 2014 de entrar con un candidato ganador y que no se les caiga a lo largo de una campaña rápida y sangrienta, está dando pie a la idea de que lo que se hizo con Castañeda se puede hace con Keiko Fujimori y hacerla empezar la disputa a una distancia abismal de sus adversarios, a ver si alguien la alcanza.

El tema es que los grandes poderes fácticos no pueden apostar a dos candidatos bajo este sistema y tienen que tener una apuesta principal. Las movidas de García apuntan a abrir el juego, antes que lo manden a escribir sus memorias, como dijo hace algunos días.  Si se quiere lo que ha cambiado con la última elección es apuntar a una victoria de la derecha extrema en una sola vuelta, que les otorgue un poder total para todo lo que tienen pendiente en varias áreas, especialmente en la laboral, donde acaban de hacerse públicas las pretensiones de las grandes empresas para arrasar los últimos derechos laborales.

García es un especialista en carreras electorales complejas como lo mostró en el 2006 en el que del tercer lugar, saltó al primero, luego de ablandar y convencer a los que habían apostado a Lourdes que su candidata no servía para vencer a Humala. El cuento del frente de García es un globo de ensayo para mostrar que existen otras posibilidades de hacer del 2016 la gran fiesta reaccionaria que algunos anticipan. 

Sin lugar para los débiles


Hay un pesado espíritu de los años 90, flotando en el ambiente del país. Es como si todo estuviera preparándose para que fujimoristas y fujimorizados, entren a la coyuntura electoral como si estuvieran solos en la cancha. Toda la supuesta centro derecha se ha hecho leña en las elecciones y el partido oficialista ha creído ilusamente que aludiendo la elección podría salvarse de una derrota. De la izquierda mejor no hablar hasta que aparezca algo coherente en ese lado del escenario político. Entonces todo parece DBA. Y si vemos algo que parece esgrima y falsos coqueteos entre sus miembros es porque están discutiendo como repartirse la torta que creen que ya es suya.

El frente de Alan es un intento por no perder espacio político. Y si hay algo que nadie le va a negar al grandote, es su sexto sentido político.

22.10.14

Publicado en Hildebrandt en sus Trece

Superfraude tributario de Yanacocha

Yanacocha habría inflado sistemáticamente sus costos contables con la finalidad de reducir su contribución tributaria en el período en el que los precios del oro llegaron a los más altos picos en el mercado internacional. En una investigación que hemos realizado junto con el CPC Juan Torres Polo, que acaba de ser presentada en el Foro Internacional sobre Flujos Financieros Ilícitos, al que acudí con permiso del hospital en el que me encuentro confinado, se concluye que la Empresa Minera Yanacocha, habría dejado de pagar impuestos por el procedimiento de aumentar artificialmente sus costos en un monto que llega por lo menos a US$1,186,787,957, a lo largo de su período de operación, especialmente desde que se inicia el boom de precios internacionales en el año 2006.

El Estudio además ha concluido que la inversión y gastos referidos al proyecto de Conga (inversión nueva), han sido cargados a las operaciones de Yanacocha y contabilizados antes de las utilidades e impuestos, lo que quiere decir que el Estado y la región han estado dejando de percibir una parte de sus impuestos para financiar el controvertido proyecto. El extremo es que en el año 2013, la minera declaró pérdidas por US$562,307,000, sobre ingresos de US$1,487,327,000, y para sustentar este resultado consignó fuera de sus costos llamémosle “normales” un gasto excepcional de US$1,038,548,000 (que afectaba el 70% de los ingresos) bajo el curioso rubro “Deterioro de activos de larga duración”, que no puede ser otra cosa que la depreciación en un solo año de los activos de Conga (ya que Yanacocha no tiene activos nuevos y está en fase de agotamiento de la veta)

Quiere decir que cuando Yanacocha señala pérdidas por US$700,133,000, y deja no solo de pagar impuestos del año sino que se abre un “crédito fiscal” para los siguientes, lo que está diciendo es que está obligando al Estado y a la región a pagar parte de su propio fracaso con dinero de tributos no cobrados. Y que tal cosa tiene que haber sido sabida y consentida, por la SUNAT, está fuera de toda discusión. Descontando los US$1,038,548,000 del resultado final del año, lo que se habría producido es una utilidad de US$476,241,000 y el impuesto habría sido de por lo menos 136 millones de dólares, a repartir entre el Estado y la región. Pero no hubo nada, precisamente en el año electoral, y probablemente el bache se extenderá a los siguientes años.

Cajamarca, la política, Yanacocha


Santos ha afirmado desde la prisión que la votación del 5 de octubre en su región, ha sido un plebiscito sobre Conga. Creemos que se queda corto. El pronunciamiento cajamarquino va más allá y apunta a que la Yanacocha de Newmont-Buenaventura se retire definitivamente de todas sus posesiones mineras en la región. La gente señala causas fundamentales: contaminación y destrucción del paisaje, estafa y maltrato a los campesinos, manipulación de autoridades y medios de comunicación, provocación y represión contra sus críticos, etc.

Con este estudio estamos agregando por lo menos dos razones claras para declarar como indeseable a esta poderosa empresa. En primer lugar por manipular su contabilidad a través de tiempo, mezquinando al país los beneficios del alza internacional de precios y eludiendo obligaciones tributarias por grandes montos que pudieron ser aplicados a la economía nacional y regional. En segundo lugar, por aparentar que el proyecto Conga continuaba con sus propios recursos, en todo caso sus utilidades de Yanacocha después de distribución, cuando estaban siendo cargados a los costos operativos, administrativos y la depreciación de Cajamarca. Es decir estafaban a la nación y a la región en la cara de Humala y con el ditirambo de El Comercio y todos sus columnistas.

No hay sobreganancias


 Desde el año 2006 se discute sobre el superboom de los precios de los minerales y entre ellos del oro. En 1993 el precio de una onza troy era de 376 dólares, que se mantiene en un promedio sobre los 300 dólares en todas la primera década, con algunas pequeñas caídas. Entre 2004 y 2005, el precio se sitúa sobre los 400 dólares. Es el 2006 que se salta a 605 y de ahí para arriba, el 2010 se 1,225 dólares la onza, el 2011 a 1,570, el 2012 a 1,670 y el 2013 a 1,411. Respecto al lejano año 93, el precio del 2006 era casi el doble y el de 2012, cinco veces más.

Los candidatos ganadores de los dos procesos electorales presidenciales entre el 2006 y 2011, recibieron el dato de los altos precios y en un razonamiento simple encandilaron a los votantes con la certeza de que ya sabían de donde sacar plata para sus pretendidas reformas: toda la planta está en las sobreganancias de las mineras, la cosas es hacerlas compartirlas. Eso dijo García y no cumplió (en reemplazo inventó un “óbolo voluntario”) y tampoco hizo ninguna reforma. También lo sostuvo Humala y tampoco hizo lo prometido que era todo el meollo de su supuesta nueva relación con las grandes empresas (inventó el “gravamen minero que era otra cosa, que permitía mover pagos de un lado a otro), y tampoco hizo reforma alguna.

En fin, los dos mentirosos deben haberse notificado una vez en Palacio que eso de las sobreganancias era una hipótesis que no se cumplía en la realidad. El caso de Yanacocha, principal minera del oro, beneficiaria de los superprecios de los metales preciosos, y protagonista de conflictos continuos con la población de Cajamarca, había logrado un milagro al revés. Ahí donde se suponía una ecuación altos precios – costos relativamente estables – altas utilidades – altos impuestos y canon, se producía un corto circuito porque a altos precios le seguían altos costos, utilidades relativamente estables e impuestos sin variaciones significativas. En otras palabras no había sobreganancia, por lo menos en los libros de la empresa.

Para estimar el tamaño del fraude el Estudio Wiener-Torres, hace una comparación entre la evolución de los costos de la segunda minera de oro, Barrick Misquichilca, que opera en Ancash y que mantiene condiciones de operación similares a su competidora: tajo abierto, presencia transnacional, veta superexplorada, contratos de estabilidad, etc. De acuerdo con esto si se aplicaran los costos de Barrick a Yanacocha para el período 2006-2013, lo que se obtendría en ocho años sería un adicional de utilidad de US$2,544,601,213. Lo abismal de la diferencia elimina las probables diferencias sobre costos propio, y deja ver con claridad quela minera Cajamarquina que se proclamaba la mina más barata del mundo ha terminado convertida en la más cara y tramposa con la que podíamos habernos encontrado.

El caso Conga


La lucha inmediata es impedir que se ejecute el proyecto Conga. Esto tiene la implicancia de tratar de evitar que un nuevo yacimiento alargue la presencia de Newmont-Buenaventura, que ya se han burlado demasiado de los campesinos y pobladores urbanos, acompañados de sus plumíferos conocidos, para los cuales lo que pasa en Cajamarca es problema de taradez y de no comprensión de los beneficios de desarrollo que brindaría arrasar las lagunas y llenar los cerros de grandes tajos. Basta ver el impacto de Yanacocha en veinte años de operaciones, llevándose una tras otra 32 millones de onzas de oro transformadas en barras que se exportan al exterior.

No hubo impulso al desarrollo, ni elevación del ingreso de la población y los empleos indirectos propiciados por la mina siempre fueron urbanos y minoritarios. Los trabajadores mineros, por su parte, fueron reclutados de fuera de la región. Los precios que se pagaron por las tierras de los campesinos desplazados por la entrada de la mina, risibles y desinformados. Y ahora podríamos estar en condiciones de decir que a todas sus maldades contra el mundo rural cajamarquino, Yanacocha agrega su condición de elusora de impuestos y de fraude contable para  pagar menos impuestos.

Mercurio


Un tema en el que el Estudio aún carece de conclusiones definitivas es el de la producción de mercurio. Yanacocha es además de productor de oro y plata, el mayor productor de mercurio del país y. Se calcula que en veinte años se han cosechado un millón de kilogramos de este peligroso producto y según todas las fuentes consultadas la cifra sobrepasa olímpicamente las necesidades de la empresa. Esto significa que se vende fuera. Precisamente el famoso derrame de Choropama, se produce cuando camiones de Ransa trasladaban el producto a otros mercados.

El problema que inquieta es que en ninguno de los balances contables y registros de operaciones de Yanacocha figura a quién se vende, a qué precio y bajo qué documentos de traspaso, traslado y otras.  ¿Es esta una elusión adicional con el pretexto del bajo monto en juego?, ¿está habilitando Yanacocha minería ilegal que necesita a gritos el mercurio?, ¿nos quiere tontear como siempre? Vaya uno a saber. Lo importante es que queda líneas de investigación abiertas en la pesada historia del oro cajamarquino.

22.10.14
Publicado en Hildebrandt en sus Trece


Solución para Conga

La solución para tener Conga, Galeno, Michiquillay, acaba de ser encontrada por ese genio incomprendido conocido como Aldo M. Les repartimos el canon a la gente del área de influencia de los proyectos en efectivo, para que se sientan contentos y dejen de protestar, y de seguir a los rojos que sólo buscan fregar. Bueno, el problema es que eso deja sin fondos al gobierno regional y a los municipios. Pero también se puede hacer repartiendo plata del impuesto a la renta  generada en Cajamarca, que normalmente debe ir al gobierno central.

Una idea que Aldo debe pensar que acabará con tonteras como la protección de la lagunas y las fuentes de agua, la lucha contra la contaminación y la limpieza del aire, la conservación del carácter agrícola o ganadero de ciertas zonas. Con plata se acabaron los mitos, dice insolente. Recuérdese que a los cajamarquinos que votaron el 5 de octubre, Santos o Medina no les ofrecieron un centavo para que pensaran en uno u otro sentido, como si lo hizo Waldo Ríos en Ancash, en medio de críticas frontales por demagogia. Pero en Cajamarca, el candidato del dinero (no se sabe cómo), era el fujimorista que llegó asegundo a gran distancia, y fue el que hizo la campaña de regalitos y convenció a muy pocos.

Pero, Aldo M, que quiere dictarle política a Cajamarca desde San isidro, no toma en cuenta otros detalles. El primero de todos, que el ejercicio 2013 de Yanacocha arrojó pérdidas y su obligación tributaria se volvió cero. ¿Eso es lo que tendría por repartir vía canon o impuesto a la renta? La perspectiva para el 2014, no es mejor. Por tanto, la idea de la minería boyante que soborna a los campesinos y pobladores de las provincias involucradas en el proyecto Conga, con plata de la empresa original, esta bastante desenfocada, aparte de cualquier juicio moral sobre ella.

Lo segundo es que estamos viniendo de dos años de inicios de los trabajos de los reservorios artificiales con los que Yanacocha también quiso comprar la adhesión cajamarquina, asegurándoles abundante agua depositada en inmensas piscinas, a cambio de lagunas y flujos subterráneos de agua. Pero la elección demuestra que no lograron conmoverles un músculo a los hombres y mujeres de Cajamarca. ¿Qué podría ocurrir con el bono M, en estas circunstancias?  Lo más elemental: que la gente lo tome como otra maniobra para dividirlos y las relaciones se pongan aún más duras.

Claro, en la alborotada cabeza de M, el único razonamiento que cabe, es son ignorantes que se dejan manipular por los enemigos de la inversión, y si no podemos desalojarlos con la tropa como ya se intentó varias veces, habrá que darles zanahoria envenenada. Si uno no puede aceptar que en el otro, por más pobre, rural, o no escolarizado, hay sabiduría y hay razones a tomar en cuenta, entonces no hay manera de dirigir al país. Pero para Aldo eso no tiene importancia. La columna aguanta cualquier tontera.

22.10.14

martes, octubre 21, 2014

Aportes informales

El caso de los mineros informales puede ser el punto de quiebre de este gobierno. Las posiciones son las de los dirigentes que dicen que dieron dinero durante la campaña, y que el candidato Ollanta tenía diversos intermediarios para ello, y en ciertos momento él mismo estuvo presente en sus territorios recibiendo apoyo de ese mundo de informalidad y dinero, y la del gobierno de Ollanta Humala que niega todo eso.

Algunos dirán que es la voz de informales e ilegales que presentan pruebas como fotos, audios y sus propias declaraciones, frente al gobierno del país que fue el que ilegalizó a muchísimos pequeños mineros y les destruyó sus medios e trabajo. Parecería que entre el nacionalismo y la minería informal no hubiera habido vínculos, a la luz del trato que se les dio a estas personas, los últimos tres años, el más duro por comparación con otros gobiernos.

Entonces lo que dice Chanduví y otros, que ciertamente tiene el feo olor del despecho y de la disposición de darle a los viejos enemigos y eternos perseguidores las armas para que después de haber usado a Humala para reprimirlos poderlo acusar de ser un aliado inicial, aunque no quiera reconocerlo, ciertamente no ha caído del aire ni es una invención arbitraria.

Varias veces lo he dicho, el caso de los mineros informales es el que mejor expresa la reconversión del nacionalismo, de movimiento popular, de gentes no representadas que querían representarse, y que estaban seguros que con el comandante lograrían un mejor espacio para trabajar y formalizarse. Entre el 2006 y el 2011, fueron batallones enteros de informales tras Humala. De ahí que no me extraña que hayan hecho aportes a la campaña que eran muy difíciles de regularizar.

Pero si esta gente quería contribuir para cambiar su ambiguo estatus legal y quería ayudar a la victoria, ¿qué se podría decir? Debe ser lo que pensaron Humala y Abugattás cuando se fotografiaron con sus aliados. Pero, ¿qué pasó? Que entre noviembre y diciembre del 2011, Humala hizo un violento virajes de dos caras. De un lado estuvo Conga va y todos las terribles consecuencias que arrastró esas palabrita que lo asociaba a las grandes minas, y de otra se cambió el discurso con la nueva tesis que le alcanzó la derecha, de que quién contaminaban eran los pequeños, a más de que eran improductivos e incontrolables. 

Traicionó a sus amigos de Cajamarca que se la pagaron con varias huelgas, dos gabinetes caídos y ninguna Conga, así como con muertos presos y enjuiciados. Y traicionó a sus mineros informales que por primera vez creyeron que había un gobierno capaz de tomarlos en cuenta. Éstos hicieron huelgas, marchas, campamentos en Lima y lograron casi nada. Pero ahora están removiendo el pasado que Humala quisiera olvidar. Todavía no sabemos el alcance que esto puede tener.

21.10.14

lunes, octubre 20, 2014

Operador se mata de risa

El caso López Meneses se lo encontraron fujimoristas, apristas y oportunistas (como Cecilia Tait), por el camino, o si se quiere gracias a las obsesiones de Chichi Valenzuela empeñada en construir su propia versión de la historia del Perú en los últimos años secundada por Fernando Rospigliosi. 

El punto era que esos vehículos en la puerta del condominio del bandido fujimorista, que según se dice lo protegían por algún motivo, pero que de acuerdo con otros lo podían en evidencia, mostraban que había un lazo entre el hombre al que ahora definen como “operador montesinista”, para ocultar que era el coordinador parlamentario de la bancada de Martha Chávez, Luz Salgado y otros, que mantenían su nexo con Montesinos a través suyo, con el gobierno de Fujimori.

¡Qué maravilla! Humala vinculado a los montesinista, no se sabe en qué ni para qué, pero protegiéndolo con tantos carros que parecía un grito para que los descubras, y, lo mejor, los fujimoristas investigándolo. ¿Investigando, qué? Ah, que uno no puede estar dando protección a los hombres de Montesinos, que en el gobierno de Fujimori andaba con más de 300 guardaespaldas. Y, lo principal, que una decisión así tiene que provenir del “más alto nivel”, ¿cómo va venir del más bajo?, así que cuando Humala se niega a asistir a la comisión es porque está ocultando algo, que puede ser lo que había en la casa (donde no se encontró nada) o el papel de López Meneses, del que tampoco se sabe nada.

Diversas fotografías han evidenciado que López Meneses se infiltraba en cuanta institución uniformada tuviera por delante y se hacía fotografiar en plan de amigazo con los más altos jefes. Tiene el poder de la desfachatez. Los que lo buscan deben pensar de que puede ser capaz de cualquier cosa porque no le teme ponerse al lado de un ministro o complotar con el presidente del Callao para ponerle un SPA al Ejército.

Podría especularse entonces si este hombrecito fue donde el presidente, a venderle la idea de la sobreprotección, digamos a cambio de una información valiosa ¿Qué otra cosa podía ser? Pero si fuera así ya no tendríamos cosito en Palacio, sino un verdadero candelejón. ¿Y si se ensaya otra hipótesis?, que es que López Meneses haya convenido con sus amigos generales, el alcalde Surco y otros, la farsa de la protección al presidente del Comando Conjunto, justamente para centrar la atención sobre sí mismo y lograr la notoriedad que ahora tiene, y que incluye, en el mejor estilo alanista, la fórmula que Humala declare, pero yo no.

Si en el gobierno hubiese algo que ocultar, tendría lógica negar información o no declarar ante acusaciones precisas. Pero en el famoso “operador”, el silencio mantiene la farsa. Todos se están peleando por él aunque no saben sobre qué. Más aún todos lo quieren como granada sobre el campo contrario, pero cuando quiere se convierte en pelotita y se burla de los demás.

20.10.14