domingo, agosto 03, 2014

La destrucción planeada del Estado palestino

En el afán por saber de dónde venimos, mi familia descubrió hace algunos años el origen judío de nuestro bisabuelo Karl, que llegó al Perú como Charles por haber adoptado la nacionalidad francesa. Wiener es un toponímico de Viena o Vienes, que alude a los nacidos en la capital de Austria. Este antecedente aumentó por cierto mi aprecio a aspectos de la cultura judía, que está expresado en muchos grandes hombres de la historia universal. Pero en el conflicto de Palestina con Israel no tengo ninguna duda de quién es el agresor y quién el agredido. Más aún creo que Israel es la negación de lo mejor del judaísmo histórico. Es simplemente una maquinaria militar arrolladora para conquistar otros pueblos, a la que repudio con todas las fuerzas de mi espíritu y lamento que haya peruanos como Martha Chávez que entiendan que lo que les toca es ponerse del lado de la posición de Estados Unidos por más discutible que esta sea.

Hasta el año 1948, cuando las Naciones Unidas, deciden que la “solución” al problema judío, que llegaba bajo la marca de holocausto impulsado por los nazis, consistía en crear un Estado propio en el territorio que el sionismo, que había tomado la representación política de los hebreos repartidos por el mundo, identificaba con la “tierra prometida” que Dios les tenía reservada, el nombre oficial de toda la zona que hoy ocupan Israel, Gaza y Cisjordania, se llamaba Palestina y era un espacio en el que convivían por larguísimo tiempo árabes, judíos y cristianos que la consideraban cada uno como una tierra sagrada donde estaban algunos de sus más importantes símbolos religiosos.

Las dos grandes guerras plantearon a cuestión del Estado palestino independiente que los ingleses ofrecieron en los años de la lucha contra los turcos aliados de Alemania en la primera guerra mundial y en la que los árabes de la Palestina fueron dirigidos a la victoria por Lawrence de Arabia. Pero Inglaterra traicionó su compromiso y mantuvo un protectorado colonial sobre varios pueblos de la región que concluyó recién con el término de la segunda guerra. A la Palestina le estaban debiendo su independencia, pero lo que recibió fue un nuevo zarpazo colonial cuyas consecuencias se prolongan hasta nuestros días.

La partición de Palestina que separaba el nuevo Estado de Israel del antiguo Estado Palestino, ha sido el único acto avalado por las Naciones Unidas de imposición de una dominación desde fuera sobre un pueblo prexistente. En cualquier otra circunstancia ese era un acto de guerra y de pillaje colonial. Pero la creación de Israel a pesar de haber sido sangrienta, tanto en el proceso de apurar la salida de los ingleses como en el de dirimir fuerzas con la coalición árabe que quiso impedir que se consumara el despojo, ha sido edulcorada como si se tratara de un reconocimiento que el mundo hacía a las víctimas de la barbarie hitleriana.

Pero, la verdad, es que aquí había mucho de mistificación. Ni el sionismo defendió a los judíos que sufrieron la brutalidad de los nazis en los guetos y campos de concentración, ni la mayoría de los que marcharon en el éxodo hacia la Palestina eran sobrevivientes del holocausto. Israel no fue ni de lejos el Estado del pueblo castigado sin piedad por la ola fascista europea, sino una estructura política-militar, financiada desde Estados Unidos para ocupar un territorio que no era suyo. Esa estructura creó su base de masas en sucesivas olas migratorias que se originó en grandes reclutamientos en los que se ofrecían tierras y oportunidades en un espacio donde aparentemente no vivía nadie ni había propiedad sobre las cosas.

No faltan los que dicen que todo esto pudo ser como se indica, pero que Israel se ganó en el campo de batalla, en varias guerras, contra enemigos mucho más numerosos y con enormes ejércitos, a los que arrasaron en cortos enfrentamientos. En 1967, Israel destruyó la coalición de cuatro países árabes (Egipto, Siria, Jordania e Irak) e impuso zonas de seguridad en sus diversas fronteras y ocupó los territorios palestinos, que habían sido asignados por la ONU. Hasta 1994, la Cisjordania estuvo en poder israelí, haciendo caso omiso a los mandatos de la llamada Comunidad Internacional para devolverlos. A raíz de los acuerdos de Oslo entre Rabin y Arafat, la OLP pasa a ser reconocida como una entidad representativa de los palestinos. En el 2005, se devuelve la llamada Franja de Gaza.          

Entre 2010 y 2012 las Naciones Unidas le han otorgado la condición de Estado observador a la Autoridad Nacional Palestina, con la oposición de Estados Unidos e Israel. Desde la devolución de los territorios ocupados, Israel ha mantenido una política de recorte de espacio hacia los palestinos especialmente en la zona de Gaza, impulsando el desarrollo de colonias judías sobre tierras palestinas, considerando “terrorismo”, cualquiera resistencia de los expropiados. En el 2006, la organización extremista Hamas que cuestionaba la “conciliación” de la OLP, gana las elecciones palestinas, produciéndose un enfrentamiento que divide los territorios en dos mandos contrapuestos: Gaza con Hamas y Cisjordania con la Autoridad Nacional Palestina.

En el 2008, Israel desarrolla una guerra sobre Gaza para derrotar a Hamas, produce una gran mortandad de civiles, pero no logra su proclamado objetivo militar. En el 2014 se ha lanzado una nueva ofensiva que asegura que ahora sí eliminará los cohetes caseros que usan los de Hamas para crear zozobra y golpear objetivos israelíes y que destruirá los túneles por donde los palestinos ingresan a su territorio superando el inmenso muro con que han pretendido confinarlos.

El nuevo ataque que ya se acerca a los 1,500 muertos, casi todos civiles, muchos de ellos niños y niñas, está destruyendo es verdad toda la infraestructura de Gaza, incluidos hospitales, colegios, iglesias, centros de refugio, centrales eléctricas y plantas de agua. Pero lo que todo indica que no logrará es doblegar la resistencia, y quizás la haga más dura y rencorosa, en un cuento de nunca acabar. La actual ofensiva, además, veían precedida del primer acuerdo ANP-Hamas para entrar en una negociación con Israel.

Anteriormente Tel Aviv había dicho que no podía tratar con la Autoridad porque no representaba a todos los palestinos, pero luego se opuso a sentarse en la misma mesa con los dos sectores palestinos, porque uno de ellos sería “terrorista”. Así se puede entender que el actual ataque responde a la necesidad de dinamitar las posibilidades de negociación y a aumentar las tensiones hasta el infinito.

La diáspora palestina


Así como los palestinos están viviendo 56 años de holocausto continuado, por seis que sufrieron los judíos en Europa, de igual manera son víctimas de otra tragedia que es el desplazamiento. La historia contada desde el ´punto de vista hebreo indica que los judíos fueron expulsados de sus tierras hacia el mundo por el imperio otomano hace muchísimos años, en lo que se llamó la diáspora. Bueno basta ver la diáspora palestina para comprender muchas cosas.

La población árabe-palestina actual está calculada en 12 millones de personas. De estas, 3 millones 761 mil ocupan los territorios asignados por la ONU para un Estado palestino, que representan la tercera parte de la población. En Cisjordania viven 2 millones 345 mil, en una superficie de 5,655 Km2, y en Gaza 1 millón 416 mil confinados en 365 Km2. En Jordania, país fronterizo con Israel, viven 2 millones 700 mil palestinos y dentro del Estado de Israel, incluido Jerusalem, otro millón 318 mil personas.

En Siria se encuentran 573 mil palestinos, en el Líbano 505 mil, en Chile 500 mil, en Arabia Saudita 350 mil, en Egipto 270 mil, en Estados Unidos 267 mil y en Qatar 254 mil. Lo que expresan estos fríos números son familias quebradas, gente que no puede encontrarse una con la otra, incapacidad para atender sus necesidades, etc. ¿Tiene esto algo de justo?

Pero las cifras también revelan otra realidad. Para Israel lo que se está probando es que no hay solución militar para Gaza, como podría no haberla más adelante  para ampliar el espacio vital de la población bajo su control y ofrecerles tierras y oportunidades de desarrollo. Por eso varios partidos israelíes, entre ellos una poderosa fracción del Likud, actualmente en el poder, sustenta la tesis de que la “solución” es expulsar a los palestinos de Gaza y apoderarse de ella. Para esto hay que destruirla hasta hacerla invivible.

Si casi nueve millones de palestinos viven fuera de su hogar ancestral, ¿por qué no podrían hacerlo un millón y medio más, y para el caso aquellos de los cuatro millones que pueblan los territorios palestinos e Israel y no quieran someterse a sus autoridades, que se vayan a otra parte?

Todo indica que el gobierno de Netanyahu acaricia la posibilidad de ir por ese camino, pero aún mide las consecuencias de su decisión. La cuestión territorial es la clave de esta historia, desde la ocupación de 1948, las guerras y expansión israelí sobre territorios de otros países, la colonización de las fronteras de Gaza, etc. Por ello es que es tan tonto describir este conflicto  en términos religiosos y de supuesta “guerra histórica”, que nunca existió; como ingenuo sería asignar carácter defensivo a la constante expansión de Israel sobre tierra ajena.

La crueldad de matar


Hay una incoherencia brutal entre condenar con justa razón el ataque cruel y sorpresivo sobre civiles que ocurrió en Miraflores en 1992, y tomar como si fuera un tema sin importancia la sangría interminable de civiles que no han hecho ningún acto hostil contra Israel, pero pierden sus casas, sus hijos, sus familiares, sus miembros mutilados y todo lo que puede darle sentido a la vida. La gran excusa para no condenar el genocidio sistemático es que Hamas está protegido dentro de la población civil y la utiliza como escudo humano.

Esta es la razón de todos los criminales de guerra. De los que destruyeron Londres para desmoralizar a los ingleses, y los que lo hicieron con Dresden, Hiroshima y Nagasaki, para quebrar a los alemanes y japoneses. Y todos dijeron que la gente debía salir de su ciudad y que los gobiernos los usaban como escudos humanos por no rendirse. La condición de vencedor de cuánta guerra ha tenido por delante, con las armas y el entrenamiento de Estados Unidos, y el formato aparentemente democrático del Estado de Israel, que alterna entre diversas fracciones militaristas, no cambia la esencia de la cuestión.

El ataque a Gaza es una carnicería de civiles que los israelitas quieren que se vayan, disque para vérselas con los de Hamas. Una tarea de demolición sistemática que el mundo contempla con horror y que todavía tiene algunos que dicen que mejor nos portemos como las Islas Marshall, acompañando a Estados Unidos en las barbaridades que permite y alienta en el mundo de hoy. Que ese es nuestro destino, de lacayos del gran imperio.        

03.08.14
www.rwiener.blogspot.com        


29 comentarios:

Anónimo dijo...

Nada de “anónimo”, soy Ambrosio
Es dogma de fe entre los progres antijudíos, como don Raúl a pesar de que hoy lo quiera disfraz en su intreoducción, que Israel ha incumplido todas las resoluciones de la ONU que le conciernen. Al menos una no, como hoy lo acepta a regañadientes don Raúl: la que creaba el estado judío, porque, para quienes fingen olvidarlo, Israel es una creación de Naciones Unidas contra la que los árabes palestinos, que no tenían entonces nada ni remotamente parecido a una conciencia nacional propia, se levantaron en armas con el apoyo de todos sus vecinos. Y la realidad es que así ha seguido siendo hasta hoy día, sin excepción. Gran parte de los palestinos Cisjordania y el callejón de Gaza, los que gravitan en torno a Al Fatah, se han mostrado dispuestos a reconocer (quizás) el estado de Israel. Los seguidores de Hamás rechazan con rotundidad con más de cien misiles diarios cualquier reconocimiento. Para Hamás, una organización terrorista, fundamentalista islamista, que propugna el gobierno mundial dentro de la “Sharia al Islamiya” (derechos y códigos islámicos), mujeres sojuzgadas y cubiertas, sólo una religión, olvidare de la separación de mezquita y estado.
Don Raúl dice que está a favor de los palestinos, en contra del estado judío, la “entidad” llamada Israel. Don Raúl es consistente en esto también.
- En la Guerra Fría apoyó a la Unión Soviética contra Occidente.
- En la “guerra interna” peruana apoyó a los guerrilleros del MRTA y MIR contra el Estado burgués peruano.
- En la guerra del Estado peruano contra Sendero don Raúl ataca solapadamente al Ejército para ocultar su atracción por el movimiento del Presidente Gonzalo
- En la Guerra del Golfo apoyó a Saddam Hussein.
- En S-11 apoyó a Osama bin Laden en la destrucción de la torres gemelas en Nueva york, ataque suicida al Pentágono, y la consecuente destrucción de 4 aviones de pasajeros.

Y en la actual guerra de Hamás (islamistas fundamentalistas terroristas) contra Israel (la única democracia de la región), pues don Raúl apoya a Hamás, no faltaba más.

Don Raúl miente y malinterpreta demasiado esta vez, aún para sus estándares en su columna “La destrucción planeada del Estado palestino”, empezando por el título.
No existe “Estado palestino”, Raúl, no se puede destruir algo inexistente.
Palestina en tiempos de los romanos eran cuatro sectores administrativos: Syria Palestina, Palestina Prima, Palestina Secunda, y Palestina Salutaris. La región fue compartida por muchos como paganos, cristianos, judíos, luego mahometanos (eso tíos sí que conquistaban, sometían y obligaban a “convertirse”), y brevemente por Cruzados; la región iba desde el callejón de Gaza hasta Iraq ocupando la totalidad de Jordania (que se llamaba Transjordania), el límite norte era la actual Siria, el sur Egipto. Israel ocupa menos el 20% de la zona. Jordania (Reino Hachemita de Jordania) es 60% palestino.

Anónimo dijo...

Nada de “anónimo”, soy Ambrosio
Continuación
Luego su confusión respecto a “sionismo”.
Sionismo es el anhelo de judíos europeos y asiáticos en el siglo XIX de tener su propio estado soberano en la tierra histórica de Israel. Aunque fundado hace menos de 150 años, el movimiento sionista surgió de conceptos y obsesiones religiosas monoteístas unos 4000 años atrás. “Sionismo” es pues la unión entre el pueblo judío y su patria histórica, un archivo emocional renovado en la diáspora en ceremonias religiosas-familiares especialísimas, sostenida a lo largo de 20 siglos de exilio. Es por esto que es posible afirmar que el sionismo ha logrado sus objetivos y sigue siendo relevante y de rigurosa actualidad.

Vamos a ver. No hay hoy más guerras contra Siria, Jordania y Egipto. Eso fue en el pasado. Hoy, como en el 11-S, es contra una organización terrorista.

Transcribo 8 argumentos de apoyo a Israel de gran circulación entre demócratas occidentales:

1. Esta guerra no la ha comenzado Israel.
2. Hamás no es una ONG, es una organización terrorista,
3. Hamás utiliza sus cohetes precisamente como instrumento del terror
4. Hamás usa a los palestinos civiles para esconderse.
5. El objetivo israelí ha sido doble. (a) acabar con los lanzadores de cohetes, (b) destruir la extensa red de túneles que Hamás ha construido para infiltrarse en suelo israelí y cometer sus atentados, secuestros y acciones de terror.
6. 6. Mientras que Israel aceptó el plan de paz formulado por Egipto, Hamás ha rechazado toda posibilidad de una tregua
7. La presencia terrorista no sólo afecta a Israel o al pueblo judío. La mayoría de los países árabes también quiere la desaparición del grupo terrorista Hamás.
8. Es una aberración equiparar moralmente a los dos bandos contendientes, porque en un lado están el terror, la tiranía fanática islamista y el culto a la muerte, mientras que en el otro están la libertad, la prosperidad y la defensa de la vida.

Don Raúl comete una serie transgresiones intelectualmente deshonestas. Miente y exagera para condenar el “sionismo”, mientras oculta e ignora los 100 millones de muertes causadas por el marxismo leninismo, la religión laica a la que se convirtió en su juventud, que pretende –como Hamás- dominación mundial. Se “rasga las vestiduras” fariseamente por el “pueblo palestino”, mientras ignora los más de 50 años de monarquía comunista en la isla de Cuba del marxismo leninismo.

Anónimo dijo...

La ofensiva de Israel en la franja de Gaza tiene como uno de los puntos claves la destrucción de los numerosos túneles construidos por Hamás que cruzan hasta Israel y en los que se infiltran terroristas y se transportan armas sin que sean detectadas por Israel.

Raúl Wiener dijo...

No soy demócrata occidental a mucha honra.
No soy como Obama u Hollande a los que una llamada feroz de Netanyahu los hace rectificarse de sus tímidos llamados a la moderación de los invasores y a volver con la mentira del "derecho de Israel a defenderse".

Esuna falsedad redonda que la guerra no la empezó Israel. Tanto en el sentido histórico del despojo de tierras y derechos, y del arrinconamiento constante de un pueblo, como en el inmediato del ataque justificado en la muerte de tres jóvenes israelíes que no fueron asesinados por Hamas y que era un asunto policial que se transformó en causus belli.

Hamas es una organización terrorista, tan terrorista como era el FLN en Argelia o el Viet Cong en Viet Nam del Sur, es decir el colonialismo y la opresión con todas las vías cerradas, que los falsos demócratas y falsos liberales justifican, engendran una violencia brutal que jamás he apoyado, alentado o participado de ella, pero que hago esfuerzos por entender.

Por supuesto que se puede hacer todos los esfuerzos por simplificar la realidad y calificar para los últimos lugares de la prueba Pisa, con eso de que apoyé a la Unión Soviética, al MRTA y al MIR, a Saddam Hussein y Sendero y, carajo, a Osama Bin Laden. Digánme si se puede ser más estúpido que todo esto sin haber leído lo que he escrito y sin saber lo que he hecho toda mi vida, solo porque le da la gana de colocarme sambenitos de inspiración de derecha.

Vamos, los que me conocen realmente saben que milité en el trotskismo y en sectores que tenían contradicciones claras con el régimen soviético, pero no por eso fui chupamedias de Estados Unidos como son otros que se escudan en el rol civilizador de "occidente", para justificar matanzas y agresiones a lo largo del mundo.

Durante las guerrillas del 65 era menor de edad, y fueron los militares del 68 los que señalaron que esa acción los había hecho reflexionar sobre la realidad insostenible del Perú pre-reforma agraria.

Ni al MRTA ni a Sendero los he apoyado como opción política, ni he justificado los actos violentos que se hicieron contra el pueblo, pero no soy encubridor de los militares de la guerra sucia, que es de lo que me acusa el falso Ambrosio, jugando a ser Giampietri, como otras veces lo hace con Cipriani, o Alan García o Fujimori.

No soy estúpido para apoyar a Hussein que era un régimen autoritario con el que no tengo ninguna simpatía, pero efectivamente estoy del lado de Irak ante la invasión brutal, sin causa real (todas fueron mentiras; que realizaron Estados Unidos e Inglaterra, y me sorprendo que haya estúpidos verdaderos capaces de justificar a Bush

Ya lo del 11-S es una calumnia inmunda, que no vale la pena comentar, salvo por el lado de la falsa manera como Estados Unidos usó ese ataque para justificar nvasiones a Afganistán e Irak.

Raúl Wiener dijo...

No soy demócrata occidental a mucha honra.
No soy como Obama u Hollande a los que una llamada feroz de Netanyahu los hace rectificarse de sus tímidos llamados a la moderación de los invasores y a volver con la mentira del "derecho de Israel a defenderse".

Esuna falsedad redonda que la guerra no la empezó Israel. Tanto en el sentido histórico del despojo de tierras y derechos, y del arrinconamiento constante de un pueblo, como en el inmediato del ataque justificado en la muerte de tres jóvenes israelíes que no fueron asesinados por Hamas y que era un asunto policial que se transformó en causus belli.

Hamas es una organización terrorista, tan terrorista como era el FLN en Argelia o el Viet Cong en Viet Nam del Sur, es decir el colonialismo y la opresión con todas las vías cerradas, que los falsos demócratas y falsos liberales justifican, engendran una violencia brutal que jamás he apoyado, alentado o participado de ella, pero que hago esfuerzos por entender.

Por supuesto que se puede hacer todos los esfuerzos por simplificar la realidad y calificar para los últimos lugares de la prueba Pisa, con eso de que apoyé a la Unión Soviética, al MRTA y al MIR, a Saddam Hussein y Sendero y, carajo, a Osama Bin Laden. Digánme si se puede ser más estúpido que todo esto sin haber leído lo que he escrito y sin saber lo que he hecho toda mi vida, solo porque le da la gana de colocarme sambenitos de inspiración de derecha.

Vamos, los que me conocen realmente saben que milité en el trotskismo y en sectores que tenían contradicciones claras con el régimen soviético, pero no por eso fui chupamedias de Estados Unidos como son otros que se escudan en el rol civilizador de "occidente", para justificar matanzas y agresiones a lo largo del mundo.

Durante las guerrillas del 65 era menor de edad, y fueron los militares del 68 los que señalaron que esa acción los había hecho reflexionar sobre la realidad insostenible del Perú pre-reforma agraria.

Ni al MRTA ni a Sendero los he apoyado como opción política, ni he justificado los actos violentos que se hicieron contra el pueblo, pero no soy encubridor de los militares de la guerra sucia, que es de lo que me acusa el falso Ambrosio, jugando a ser Giampietri, como otras veces lo hace con Cipriani, o Alan García o Fujimori.

No soy estúpido para apoyar a Hussein que era un régimen autoritario con el que no tengo ninguna simpatía, pero efectivamente estoy del lado de Irak ante la invasión brutal, sin causa real (todas fueron mentiras; que realizaron Estados Unidos e Inglaterra, y me sorprendo que haya estúpidos verdaderos capaces de justificar a Bush

Ya lo del 11-S es una calumnia inmunda, que no vale la pena comentar, salvo por el lado de la falsa manera como Estados Unidos usó ese ataque para justificar nvasiones a Afganistán e Irak.

Raúl Wiener dijo...

SIGUE:

Y sobre apoyar a Hamas, porque critico el bombardeo indiscriminado y la invasión terrestre de Israel creo que ya no hay nada de que hablar. Estamos ante un vocero de crímenes odiosos de factura imperialista. Yo no hago propaganda a los cohetes de Hamas o a otros actos que escalan el conflicto. Aquí el propagandista que quiere vestir una matanza con supuestas razones de justicia es el falso Ambrosio y de eso todos se dan cuenta.

Finalmente negar el Estado palestino porque Israel lo hace y lo trata de aniquilar, mientras por casi unanimidad la ONU lo reconoce (se usa la ONU para justificar unas cosas y se la niega cuántas veces ha votado contra Israel, sin ser acatada por ese Estado militarista, que dice ser "el único democrático" como si fuera un ticket que lo autoriza a matar), es colocarse en el lado racista que discrimina a los palestinos y musulmanes, la condición de iguales con derecho a un Estado o un territorio en el lugar donde nacieron y vivieron por generaciones.

Sé que pierdo el tiempo contestando al falso Ambrosio que escribe por consigna y no tiene el defecto de pensar sobre algo que se le diga. Pero quizás este texto ayude a otros lectores de esta página a saber en qué clase de pelea contra la mentira estamos inmersos.

Anónimo dijo...

Hola Raúl

Una acotación personal de un lector de Isaac Deutsche de “El Profeta armado” y “El Profeta desarmado”: Los troskistas o extroskistas (hoy liberales) muchos tienen un común denominador, escriben muy bien. Tú eres una evidencia.

Respondiendo.
O sea te gusta Hamás porque crees que es “terrorismo anticolonial”, lo que, claro, según tu lógica, los faculta a matar lo que les da la puta gana, el fin justifica los medios de los nihilistas. Te niegas a comprender que Hamás es una organización fundamentalista que nos niega, a ti y a mí, el derecho a la vida por no ser musulmanes.

No mientas más. No te victimices ni victimices a Hamás, no le niegues a Israel su facultad de autodefensa.

Deberías darte una vuelta por Israel. Verías que el Knesset (parlamento de Israel) hay árabes. De los 8’100,000 habitantes del país, 1’650,000 son árabes ciudadanos de Israel (ver enlace más abajo). Esos son los árabes, por lo general suní, más prósperos en promedio del mundo. Si los palestinos que huyeron en la primera guerra de Israel, se hubiesen quedado en el territorio, hoy sería diferente. Pero no, le hicieron caso al fascismo árabe que prometía empujar a los judíos al mar. Se equivocaron.

Vamos Raúl. Puedes llenarme de los adjetivos que quieras. Me da igual. Estoy seguro de mis ideas, sé que tú te victimizas, te mientes a ti mismo y mientes a los demás.

¿Cuándo codenas la dictadura comunista de los hermanos Castro?
¿Cuándo renuncias públicamente al marxismo leninismo?
¿Cuándo analizas las raterías de la Mafia Roja encabezada por Goyo Santos?
¿Cuándo investigas la corrupción en las compras en Francia de Ollanta Humala?
¿Por qué crees que se te puede tomar en serio como “combatiente anticorrupción” si tu finalidad es someter al Perú a un proyecto totalitario marxista leninista?

Saludo afectuoso.
Ambrosio

Anónimo dijo...

Nada de "anónimo", soy Ambrosio
Enlaces prometidos.

Arab citizens of Israel
http://en.wikipedia.org/wiki/Arab_citizens_of_Israel

The only Palestinian woman in Israel’s parliament
http://electronicintifada.net/content/only-palestinian-woman-israels-parliament/8098

Anónimo dijo...

Tonterías. Apoyo a Israel

A menos que alguien en Israel pueda averiguar lo que vendrá después de Hamás, el Gobierno israelí, para bien o para mal, dejará al movimiento islamista donde está tras la actual ronda de enfrentamientos.

Anónimo dijo...

QUERIDO RAUL
Yo no tengo la paciencia que tu tienes para responderle en la forma que lo haces a ese ganapan arrodillado de alias ambrosio y aunque si siento respeto por los que discrepan de lo que creo y pienso, ese respeto es debido a que se, sin lugar a dudas, que esas personas, al igual que yo, sienten y creen desde sus forros en lo que dicen.
Sienten y creen que la inversion privada, es decir el capital, es tan necesario como la fuerza laboral, sienten y creen que los recursos naturales es lo unico que tenemos y son, en su mayoria, fungibles y que por lo tanto al extraerlos debemos tratar de conseguir el maximo provecho sin negar que el empresario o inversionista tenga un ganancia justa.
Hoy es domingo y no tengo el mas minimo deseo de hacer trabajar mi cerebro ni menos agredir mi higado, es por eso que no voy a continuar escribiendo. El lacayo ambrosio al igual que todos los de su laya piensan y escriben lo que les dictan y bailan al son de la musica que produce el sucio dinero que reciben por hacerlo, ese lamecul...no tiene ni honor ni dignidad y no merece que tu distraigas tu valioso tiempo contestandole, no por que no lo vas a convencer sino por que asi lo hagas no lo va reconocer, el limosnero vive de su sombrero y el lambiscon de sus rodilleras, este chancalofitrecu vive de ambas cosas. Si o No

Anónimo dijo...

Ambrosio, ¿sabes que te pagan con plata del Narcotráfico, no?

Anónimo dijo...

O sea no tienes cabeza para poder contestar, y que disfrazas en la porquería de decir que tienes pereza. Te dolió que tocar a Goyo
Y del conflicto en Palestina no tienes ni idea

Anónimo dijo...

Buenos Dias,mi nombre es Martin,trabajo en Ambulancias Cardiomobil ,pido disculpas a los blogeros y al periodista de este sitio por los exabruptos de mi cuñado el Sr Cortijo Medina quien se hace pasar por " ambrosio", él ha tenido un diagnostico positivo en deficiencia mental y enfermedades psicopaticas con tendencias a la homosexualidad, ademas es maniaco depresivo, por favor entenderlo y no prestarle atención porque puede empeorar y producirle un desbalance que lo precipite a salir del closet aunque pretenda aparentar hombria y creerse un heroe que esta venciendo enemigos ficticios, el es un homosexual reprimido, tambien quiere hacernos creer que es chibolero,cuando se emborracha tiene arranques violentos contra las mujeres,por eso lo han abandonado, nuevamente, pido disculpas por nuestro loco.

Anónimo dijo...

Maten al Ambrosio de mierda. Está claro que es un judío de mierda

Anónimo dijo...

Acaben con todos los judíos. Acabado con el perro acabado con la rabia

Anónimo dijo...

Cada loco con su tema, ahora ambrosio (falso) se copia a ambrosio (medias verdades), hasta donde el cara de suela de alditus u odle va prtender mimetizarse, todo por un puñadop de dolares, que los judios de la CONFIEP le apoquinan, mes a mes, para seguir estupidizando a sus ventrílocuos de la DBA y su prensa mediática y concentrada, sino demos una mirada a los canales 2, 4, 8, 9 willak, con sus mensajes monocordes; y lo que más pena me da, al homosexual de Rey junto con el apristón Barba pretendiendo defender lo indefendible; es decir, tomando la postura de alditus u odle o ambrosio para con el miente, miente que algo queda, querer engañar con el cuento, más falso que la catedral de cipriano de los 8 argumentos de apoyo a Israel de "gran circulación entre demócratas occidentales", de que democratas habla el falso y medias verdades ambrosio cuando todo el populorun sabe que es israel el que inició la destrucción planeada del Estado palestino con el apoyo de los Estados Unidos.

Anónimo dijo...

La Confiep es judía y chilena. Al paredón con todos y su portavoz Ambrosio, el judío

Anónimo dijo...

Mi apoyo es por Israel, la única democracia en la región. Si Wiener prefiere apoyar a los terroristas su problema, el mío es apoyar a la democracia. Sólo una persona en gran confusión puede llegar a la conclusión de que terroristas son mejores que una democracia, y que es un error defenderla

Anónimo dijo...

Israel no tiene más remedio que caer en esta trampa que le coloca en el papel del "malo". Dejar sin respuestas las agresiones de Hamas sería un suicidio político para cualquier gobierno israelí, amén de una falta de responsabilidad para con su pueblo; y la respuesta, para que sea en verdad eficaz y evite una larga guerra de desgaste, tiene que ser necesariamente asimétrica, apoyada en la superioridad militar del Estado judío. Para hacer más dramática la situación, los militantes de Hamas y otras organizaciones extremistas no tienen escrúpulos de almacenar sus armas en instalaciones civiles ni de disparar sus cohetes desde sitios densamente poblados con el deliberado propósito de que Israel cause el mayor número de bajas entre no combatientes cuando riposte la agresión.

Anónimo dijo...

Desmilitarizar la Franja de Gaza supondría el fin de Hamás. Los egipcios, los saudíes y otros países árabes comparten esta opinión. También están disgustados por los intentos de Kerry de confiar en Qatar y Turquía para resolver la crisis; esos dos países están interesados en mantener a Hamás en el poder.

Anónimo dijo...

Gaza es el testimonio más vivo de la permanencia e intensificación del drama humano y del riesgo político comenzados en 1948 con la partición de Palestina. En días mejores se pretendió que Gaza se convirtiera en algo así como Hong Kong o Benidorm, repitiendo lo que alguna vez fueron Basora, Agami o El Arish, con proyectos prometedores de un puerto y un aeropuerto. Tanto conflicto y tanto refugiado, una pleamar de violencia, sin embargo, han llegado a convencer de que allí no hay nada que hacer, paraje irremisiblemente maldito ya desde los relatos bíblicos. Ni Egipto, ni Jordania asumieron la administración del territorio, o acogieron a sus refugiados, cuyo único medio de vida prácticamente consiste en proporcionar abundante y barata mano de obra para el mercado israelí; más aún, la clausura del territorio y de la población de Gaza se acrecentó a partir del triunfo electoral de Hamás, en 2006, y su enfrentamiento con Al Fatah, que parecía en vías de solución con el acuerdo del pasado 14 de abril.

Vira Gasot dijo...

Las organizaciones patrióticas que luchan contra la ocupación y la apropiación ilegal de los territorios palestinos por Israel, son múltiples y responden a diversas concepciones políticas, étnicas y religiosas, integrando de manera natural el espectro de la resistencia nacional palestina, contra el invasor.

Entre esas organizaciones se encuentra Hamas, una formación efectivamente sumisa a preceptos integritas islámicos, pero que, en el contexto de la guerra por la liberación y la independencia de la Palestina en su justa lucha por un Estado propio, sus métodos denominados terroristas no difieren sustancialmente de los métodos que los israelitas suelen emplear a través de Tsahal y el Mossad.

Las exacciones y los niveles de barbarie a los que la soberbia colonial del sionismo expansionista, ha conducido injustamente al pueblo judío, hacen que, a la hora actual, la humanidad entera considere al Estado de Israel como un Estado criminal y terrorista.

La política suicidaría de exterminación de civiles pa-lestinos, mujeres, niños y ancianos, no tendrá otra consecuencia que el renacimiento de un peligroso y abyecto sentimiento de antisemitismo universal. Es hora de detener la progresión de la guerra, cesando inmediatamente la ocupación ilegal de territorios palestinos, única salida decente para lograr la paz.

El pueblo de Israel no puede caucionar la política ultra-ortodoxa de un gobierno de extrema derecha, que habiendo caído en la criminalidad de estado, insulta su memoria.

Raúl Wiener dijo...

Si la "unica democracia de la region" hace una matabza diaria de gente indefensa yo estoy con la democracia, dice el anonimo de las 7.06, si Wiener protesta pot lo que ocurre es porque apoya al terrorismo.porque como nos ensenan en la escuela la democracia con sus aviones y sus tanques es mejor que los terroristas que mueren en hospitales, iglesias y en sus hogares. Entendieron?

Anónimo dijo...

Wiener. ¿Te importa un pito los misiles de Hamas? ¿100 al día no te parece que deben tomarse en cuenta? ¿No crees que Israel tiene derecho a defenderse? Te recuerdo que nunca, jamás ha existido una guerra entre dos democracias parlamentarias. Israel es un democracia y está siendo atacada por Hamas, una organización terrorista. Si prefieres a los terroristas sobre una democracia eres también in terrorista.

Anónimo dijo...

Wiener es un vocero de crímenes odiosos de factura terrorista.

Raúl Wiener dijo...

Mamita soy terrorists. Porque un idiota anonimo no es capaz de distinguir quuen muere y quien sufre y cree que un Estado militarista, confesional y racista puede ser democratico. Felizmente e n este momento la mayoria del mundo es "terrorista", no porque les guste la guerra ni los cohetes, sino porque perciben dobde esta el abuso.

Anónimo dijo...

Desde Bruselas.
Estimado Raúl. Interesante debate, o más bien intercambio de argumentos a veces a gritos. Raúl cree que Israel es "un Estado militarista, confesional y racista" no democrático. Ambrosio y otros anónimos opinan que Israel tiene derecho a la autodefensa.
Como comprenderás Raúl, no hay manera de diálogo, y sólo la solución militar es única la indicada--según las opiniones de tu blog.
No debería ser así.

Héctor Mejía dijo...

La masacre en Gaza continua y la cifra de muertos palestinos ya supera los 1400 de la operación plomo fundido de 2008-2009, Israel ya ni siquiera respeta las instalaciones de la ONU, ya que ha vuelto a bombardear un colegio.
La agresión israelí a los palestinos es de larga data, tal como la refleja Ilan Pappé en su libro "La Limpieza étnica de Palestina" http://www.mundoarabe.org/limpieza_etnica.htm
y esta continua, como lo refleja ayer los sucesivos mapas del territorio (cada vez mas pequeño) que les corresponderia a los palestinos, como ayer publicó El Comercio.
Si Israel verdaderamente fuera una democracia deberia darle la ciudadania a todos los residentes de su territorio (incluidos los que viven en Gaza y Cisjordania) y ser un Estado laico no judio o musulmán donde todos sus ciudadanos elijan a sus autoridades.
Del austriaco de la carabina o señor Cortijo Medina ya no hacerle caso porque sino, como dijo su cuñado Martín se puede emborrachar y salir a golpear mujeres por ahí.

Anónimo dijo...

El que insulta todos los días le da igual que le pongan adjetivos. Esto es fácil para el que lo hace desde el anonimato. Acusar de terrorista a quienes no piensen igual que uno tan facista como el que ideó la noche de los cristales rotos o el que justifica la solución final. Los judios de ayer son los palestinos de ahora, aunque esto no lo quieran ver los que persisten en u na inmoral, falsa e ilegal lebensraum. Más tontos y lacayos quienes lo justiquen para quedar bien con el jefe. Realpolitik dizque.

César.