viernes, octubre 11, 2013

¿Dónde has visto una “wanaca” ganando premios?

La ola de insultos y agresiones racistas, y no solo eso, sino también machistas, sexistas, macartistas y demás complejos posibles de reunir en unas cuantas palabras, contra la actriz Magaly Solier, revela un estado de enfermedad, no sé si decir mental o espiritual, en la sociedad peruana que aflora constantemente y que parece que hace sentir muy bien a algunos cuando comprueban que están actuando en patota.

Justificando el bárbaro procedimiento, la congresista Martha Chávez ha dicho que: “¡Quien se refugia en su raza para disimular su falta de talento no puede quejarse de racismo! ¡Así de claro!”. Pero quién le ha dicho a la fogosa del Opus Dei que Magaly se había “refugiado” en su raza, salvo que se entienda por ello que no tiene derecho a sentir orgullo de su condición de mujer andina, de origen quechua y con galardones internacionales.

Al creer que el hecho de reivindicarse “serrana”, la hace merecedora de epítetos como wanaca, cuy caviar, pedorra, auquénida metamorfoseada, etc., entonces Chávez piensa que la condición de persona de origen indígena es equivalente a esos adjetivos. ¿En dónde debería refugiarse Magaly sino es en lo suyo? Tal vez una parte del Perú mestizo, que integra la fujimorista, que no es exactamente el mundo de los blancos, guarde sentimientos aún más brutales que los que exaltan un ideal racial para sentirse superiores a los otros.

¿Cómo explicar el ataque brutal hacia una mujer que debería ser un factor de orgullo del país? Hay quienes dicen que para qué se metió a apoyar a Susana Villarán en la campaña de la revocatoria, otros que la ven crecida, algunos que piensan que su belleza no responde al patrón que tienen en la cabeza o en otra parte. Hay de todo. Pero creo que lo básico en este caso es el miedo al desplazamiento que se ha acentuado en el país después de los años del fujimorismo.

Las cosas que se dicen de Magaly se dijeron en las elecciones del 2011 y 2006, respecto a Humala. No porque este fuera el más cobrizo de los candidatos, o que personajes como la Chávez tenga mucho distingo racial con él. Era otra cosa. Era el sentimiento de que el mensaje del comandante era el de un cambio en la relación de fuerzas, una presencia en el poder de los que no tienen espacio en él, salvo como receptores de programas sociales y ayudas para que se queden tranquilos. A su manera fue el sentimiento que rodeó el triunfo de Fujimori en el 90, que luego se convirtió en un sentimiento opuesto, como que el “chino” representaba el mayordomo con látigo que necesitaban para que les administre la hacienda.      

Magaly es, individualmente, una triunfadora del lado de los que nunca triunfan. Una imagen modificada del Perú de hoy. Y a algunos les da rabia. Y como no saben explicar de dónde les viene la cólera, dicen lo que dicen. Idiotas son.

11.10.13

4 comentarios:

Marcela dijo...

Lamentable la actitud de Martha Chávez, sale a reforzar el racismo, pero qué podemos esperar de una persona como ella y del fujimorismo en general, en cuyo gobierno se produjo las más atroces violencias contra la población andina, además de las inmensas dimensiones de corrupción institucionalizado por el fujimontesinismo en el Perú.
No hay duda que el racismo está muy ligado a la política peruana, sino recordemos nomás todos los adjetivos calificativos durante la campaña electoral contra Ollanta Humala y Alejandro Toledo, de quien hace poco el diario EXPRESO en su edición de chicotes... creo, decía: “Serrano nunca bueno, si bueno nunca perfecto, y si perfecto siempre serrano”.

Como dice Magaly Solier el racismo existe porque la prensa permite, Omejor dicho la prensa promueve.

Javier Bellina dijo...

Decir Idiota es poco. Y no es una enfermedad, aunque sí un problema mental. El Racismo sonso de esta gente trata de esconder y disimular un furioso, resentido y rabioso Clasismo. Mentes de encomenderos y caciques estacionados en la Colonia, intermediadores de la explotación del hombre por el hombre: Su respuesta es el grito cobarde del oprimido alíado con el opresor.

Anónimo dijo...

Lo que mas pena y lastima me da es que ellos mismos, la elite criolla racista que es en realidad UNA MINORIA, no puede dares cuenta que con sus actitudes racistas estan cavando su propia tumba para que en un futuro cuando la raza andina haya recuperado el poder, estos sientan en carne propia el racismo feroz que como karma se les venga encima.
Lo digo porque ya la raza andina ha comenzado a ganar un sitial en el lado economico, con los emporios comerciales de Gamarra, Unicachi, Grupo Añaños, osea grupos que la que la criollada despectivamente llama "cholos con plata" y solo es cuestion de TIEMPO para que dichos grupos que se han formado solos, con mas competitividad y sin apoyo de la maquinaria estatal, se apoderen del poder.A eso agregemos tambien el indice de natalidad de la poblacion andina vs la criolla.
Porque creen ustedes que la maquinaria estatal hace todo lo posible para eliminarlos economicamente.
Y una vez que hayan alcanzado el poder politico no quiero imaginarme las cuentas que tendran que afrontar y la venganza historica, y lo mas triste aun es que ni el imperialismo del norte vendria a rescatarlos, porque el imperialismo es, a diferencia de los criollos, mucho mas pragmático y juega sus cartas al ganador y mas productivo.
Es cuestión de tiempo y lentamente podemos observar, y la historia misma es testigo de ver como cayeron muchas elites minoritarias privilegiadas y terminaron en la discriminación y casos lamentables aun peor en su exterminio, allí tenemos (de lo mas suave a lo mas extremo)los rusos de los países bálticos, los tamiles de Sri Lanka y los tutsis de Ruanda.
Por eso mismo, ME DAN LASTIMA LOS HIJOS Y NIETOS DE LOS RACISTAS, PORQUE PAGARAN CON CRECES LO QUE SUS PADRES Y ABUELOS HACEN CON NUESTRA GENTE

Anónimo dijo...

Espero que ahora tomen conciencia que el Etnonacionalismo es una necesidad