lunes, mayo 12, 2014

Yanacocha no pagará impuestos ni canon

El contador Juan Torres Polo ha hecho una valiosa investigación sobre las cuentas de la siempre discutida empresa minera Yanacocha. De ese trabajo se desprenden algunos datos sorprendentes. Así por ejemplo se puede comprobar que en 21 años de operaciones la minera ha logrado extraer y exportar 34 millones 129 mil 170 de onzas troy de oro, que al precio internacional del año 2013 debería representar la fabulosa suma 48 mil 156 millones 258 mil 870 dólares, más o menos la cuarta parte del PBI anual del Perú. Anótese que en el mismo tiempo se han explotado 37 millones 357 mil onzas de plata, lo que agrega aún mayor riqueza obtenida del suelo cajamarquino.

Pues bien en todo el tiempo de operación de Yanacocha el valor de sus ventas a los precios reales de cada año equivale a una suma de 21 mil 647 millones de dólares, de los que se ha generado una utilidad a favor de sus accionistas de 5 mil 728 millones, impuestos para el Estado de 2 mil 730 millones, de los cuales quedan mil 472 millones para el gobierno central y mil 258 millones en canon para la región . Esto significa que la renta se ha distribuido en un 26.5% para al empresa, 6.8% para el Ejecutivo y 5.8% para Cajamarca. Esto significa que las utilidades han representado un poco más del doble de toda la participación del Estado (gobierno central/región) en el resultado de explotación.

Pero todo esto plantea otra pregunta que el estudio está empezando a desentrañar. ¿Se puede confiar en la información de costos de Yanacocha, o existen utilidades encubiertas? Y este es el punto más insólito. La serie histórica muestra que el precio de una onza troy de oro en el 2005 era de 445 dólares y producirla demandaba un costo de 209 dólares. Esto quería decir que el costo representaba el 53% del precio final. En el 2013 el precio promedio anual llegó a 1,411 dólares la onza, 217% más que el 2005; pero los costos fueron de 1,001 dólares, es decir ascendieron en el mismo tramo de tiempo 379%. Visto así, en el año 2013 los costos habrían pasado a representar el 71% del precio.

Mientras más crecen los precios internacionales por pura especulación, los costos de Yanacocha se disparan increíblemente, comiéndose la utilidad y por cierto los impuestos y el canon. ¿Tiene algún sentido?, ¿hay algo en este mundo que compite con el oro?, ¿si le es tan caro producir por qué Newmont-Buenaventura no se buscan otra cosa en que invertir que no sea otra mina de oro como Conga?. Salvo que nos estén agarrando a cuentos. Y ese es el dato clave que nos ofrece Torres Polo: Yanacocha no pagará impuestos ni canon este año porque ha declarado pérdidas en el 2013 (502 millones de dólares), imputando sus gastos de Conga a su empresa en operación. Volveremos sobre el tema.     

12.05.14

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Nada de "anónimo", soy Ambrosio

Pagar la menor cantidad de impuestos posibles -dentro de la estricta legalidad- es la obligación moral cualquier empresa.

Si el contador Juan Torres Polo y Raúl Wiener desean pagar más impuestos, pues allá ellos. La SUNAT los recibe encantados. La Primera Dama estará feliz, el Presidente lo invertirá en sus maravillosos programas "inclusivos".

Los liberales no estamos en contra de la imposición misma, siempre que sea limitada para preservar la libertad.

Anónimo dijo...

Según el embajador Néstor Popolizio, el Perú ha gastado alrededor de US$3 millones para enviar esta tan nutrida delegación de escritores y artistas (el control de calidad ha sido bastante laxo… ¡Hasta Gustavo Faverón ha ido!... Bueno, ese sobonazo justificó lo de Nadine en “Cosas” en su blog) a la tan larga (29 de abril-12 de mayo) Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo-2014). Y para que el establishment caviar tenga un orgasmo completo, hasta han llevado a la tan sesgada muestra “Yuyanapaq”, que son esas fotos de la tristemente célebre CVR sobre el “conflicto armado interno” (no me pregunten qué tenía que hacer eso en una feria cultural para promover la imagen del Perú, pues quedamos como unos psicópatas. Pero parece que la Defensoría del Pueblo insistió).

Una maravilla lo bien que gastan los impuestos.

Así que mientras los economistas zurdos piden aumentar el salario mínimo vital para los ‘excluidos’ y la policía carece de recursos, nuestra ‘progresía’ intelectual ha tenido unos 250 pasajes gratis, un pabellón a todo meter, harta vitrina diaria y dos semanas de hospedaje libre en el estupendo hotel Tequendama (¡No creo que les den viáticos!), gracias a un militar que no lee ni “Cosas” (a juzgar cómo reaccionó allá cuando le preguntaron sobre qué estaba leyendo. ¡Como si le estuvieran mentando la madre!) y a un Nobel “neoliberal” antes vituperado por ellos, pero que pasó a ser su héroe por ser el garante antifujimorista que llevó brevemente a la izquierda al poder, y por lindos detalles como este de convencer –junto a la probable ayuda de su hija Morgana– a Nadine para que le doblara la mano al MEF (que no quería por nada) y ellos pudieran tener su Magical Mystery Tour (¡dicen que las juergas están salvajes!) a Bogotá, fina cortesía de los contribuyentes peruanos, que estamos felices de apoyar así esta “tan vital” difusión de nuestra cultura con nuestro IGV e IR. Veo que este burgués gasto ha contado hasta con el silente aplauso del rojo Raúl Wiener, eterno crítico a todo, cuya hija Gabriela es participante. Y de Rafo León, que en “Caretas” llora peor que la China Tudela en pollada bailable porque la Sunat le denegó el fraccionamiento.

Odla

CatLady dijo...

Caramba, demasiada vilis en los comentarios pero nadie refuta el analisis de Wiener. Este es un procedimiento bastante comun entre las corporaciones. Ni los estados mas avanzados pueden cazarlos con las manos en la masa aunque todos saben que mienten en sus cuentas. No se razguen las vestiduras señores, esto lo deben de haber aprendido en el primer ciclo de Finanzas Internacionales. No se necesita ser de izquierda para saberlo.

Héctor Mejía dijo...

A ver, los codtos operativos como reactivos químicos (como para Flotación por ejemplo, o las bolas de acero para sus Molinos)han subido en estos últimos años, y la ley de la veta puede haber bajado aumentando el costo de producción, perono en la magnitud que aduce Yanacocha, el aumento espectacular de sus gastos puede deberse a los jueces, fiscales y policias que tiene comprados en Cajamarca y como no a periodistas como la Chichi o el nieto del comunista.

Javier Bellina dijo...

Para la DBA y los trolls a sueldo, el argumento ad-hominem es una respuesta adecuada. Efectivamente, ni una palabra referida al tema. Pero como copian a sus ídolos Garrido, Mariátegui y Meier, su estilo es como mascar kión crudo y su argumentación inexistente.

Anónimo dijo...

Lógico, es que para la Derecha, bruta y achorada lo más importante es gastar en los famosos road shows a nivel mundial donde nos presentan como los tigres de América, que no nos afecta nada, donde les hacen creer a los inversionistas que acá la seguridad ciudadana es un "percepción", que estamos a punto de conquistar la industria cinematográfica mundial con películas como "A su mare", que lo del desarrollo sustentable es una exquisitez cuando tenemos una pesada gastronomía, que los conflictos de interés al más alto nivel son una exquisitez en época del mercado libre, y donde no importa si somos penúltimos en PISA si cada vez tenemos más celulares, malls y usamos como locos las tarjetas de débito.

Anónimo dijo...

Nada de "anónimo", soy Ambrosio.

¿Vieron cómo es el rojerío? (1) Odia el Perú, (2) los peruanos les apestamos, (3) no les gusta trabajar, (4) desean que el Gobierno les pague todo sin hacer nada, (5) son incapaces de crear un puesto de trabajo para peruanos, menos pagar impuestos. Son unos zánganos, buenos para nada.

¿Cuál es el mejor negocio del mundo? Comprar a un rojo peruano por lo que vale, y venderlo por lo él cree que vale.

Anónimo dijo...

Para animaladas ahí está Ambrosio. Que si odio al Perú, CLAROOOO!!! detesto a este Perú creado a imagen y gusto de una derecha que sólo le importan sus intereses económicos y que compra aprecio huevo a una pusilánime clase política. A eso hay que combatir.