domingo, mayo 25, 2014

El poder de la desinformación

Un soldado estadounidense que operaba una plataforma de misiles instalada en Kuwait que disparaba sobre Irak, marcaba cada tiro con una declaración: por la torre norte, por la torre sur, por el Pentágono, por el avión de Airlines, hasta que un compañero le dijo que el país que estaba atacando no tenía nada que ver con los atentados del 11 de septiembre. ¿Estás seguro?, preguntó. Y el otro le dio todas las razones del caso. Entonces el soldado hizo un rictus y dijo ¡qué va!, y siguió disparando.

Casos como Irak, Afganistán, Libia y más recientemente Siria, han demostrado cómo vulgares operaciones de ocupación militar de potencias extranjeras a antiguos dominios coloniales y nudos estratégicos en el abastecimiento de petróleo, pueden aparecer como causas nobles, humanitarias y democráticas, hasta que con el tiempo, otros elementos de la realidad que estaban escamoteados empiezan a salir a la superficie. Muchas de las personas que se consideran mejor informadas, han sido arrastradas a ideas como que finalmente se trata de dictadores y democracias, lo cual parece sugerir el concepto de un cierto relajamiento de los parámetros de realidad en función a fines que se presumen superiores.

Con los años, sin embargo, se ha ido viendo que no había objetivos de democracia, derechos humanos, desarme de elementos “peligrosos”, que pudieran justificar los niveles de destrucción y desorganización que se ha introducido desde fuera a sociedades que estaban relativamente organizadas y cuya catástrofe de hoy es mucho mayor que la de ayer. Pero el poder de la desinformación sigue adelante. Como se puede ver en que muchos que ya vieron hasta dónde se puede mentir, vuelven a creerse la narrativa que los mismos de antes hacen de Venezuela o Ucrania. La misma historia de buenos y malos, y el mismo papel regenerador de Occidente, guiado  por los más albos valores.

Por lo demás, tal vez sea, más chocante que comprobar cómo nos pueden engañar una y otra vez, sea percibir el papel de los periodistas que lo hacen como si no se dieran cuenta de que ya sirvieron varias veces  de vehículo de mentiras y que por lo menos deberían ser prudentes en lo que afirman. La noción es que la prensa es parte de la lucha política y que esa tarea se refuerza en tiempos de globalización cuando hay que responder a una opinión internacional en proceso de formación, a la que hay que someter para que el mundo siga siendo el de la hegemonía en un solo polo y de los grandes negocios que vienen detrás de eso.

Las opciones que nos tocan a los que recibimos la presión de la propaganda del sistema y en algún momento, como el soldado, advertimos que nos han estado mintiendo, es reaccionar como el tipo con un “que va”, y seguir en la vaina, o cambiar nuestra actitud hacia la información de una sola fuente, que puede ser desinformación que nos está manipulando.   

25.05.14

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Nada de "anónimo", soy Ambrosio

Otro ejercicio de estilo en hipocresía y mentiras de don Raúl.

Miente don Raúl respecto a la guerra de Irak, ni Siria ni Libia ni Irak están "ocupadas". ¿De qué narrativa en Venezuela hablas? ¿La de Fidel Castro? ¡Cuba y Venezuela son un paraíso! Deja de mentir, Raúl. La incoherencia tiene sus límites, más allá de los cuales hay que hablar de esquizofrenia.

Tú le mientes todos los días a tus feligreses, ellos repiten las supersticiones marxistoides, culpan a los demás de su incapacidad como gestores, castrado su futuro, aceptando la envidia y el resentimiento como una finalidad en sí.

Anónimo dijo...

La gran concentración no se libra de albergar en su seno estupideces como la portada de "Expreso" del 23 de mayo de 2013, donde dice que "diario soviético revela adquisición secreta de material para nuestro país desde el año 2013".

Anónimo dijo...

Un estudiante de San Marcos recibe la orden: poner una bomba en una torre transmisora de electricidad para dejar sin electricidad la ciudad, un obrero de construcción la de quemar llantas en la Panamericana, otro de matar a un policía para arrebatarle el arma, un grupo lleva explosivos en una camioneta hacia la calle Tarata, Miraflores. ¿La misión? La lucha armada, crear las condiciones para la revolución.

Arturo Santa Cruz dijo...

Angel Paez escribió el 2010 el articulo "Prensa Vendida " dacia en su articulo "la prensa vendida se rinde al dinero, se arrodilla al poder, miente profesionalmente, renuncia al interés publico, traiciona a la verdad".
Llamo sicarios del periodismo a aquellos que reciben información fabricada por sus clientes, la rrelaboran con lenguaje periodístico y la publican. Para terminar dice en su articulo "Lo peor de la prensa vendida son los periodistas, los dueños nunca conseguirían sus propósitos si no contasen son este tipo de periodistas.
Ademas de la publicación en primera plan del diario Expreso el 23 mayo del 2013, hay miles de publicaciones falsas también del diario Correo,aquella que puso en su portada a Susana Villaran levantando la mano izquierda y la califico de terrorista falsamente. También el diario Perú 21 tiene portadas falsa.

Anónimo dijo...

La peor prensa es la de dictaduras. La de los Castro en Cuba, los chavistas en Venezuela. No hay otra, sólo Wiener escribe, él es el único poseedor de la verdad. Eso sí que es "concentración".

Raúl Wiener dijo...

Hay gente que nació para servil. Son aquellos que leen las razones puntuales y detalladas de los riesgos de la concentración de propiedad, publicidad y circulación en un sólo grupo privado, que en nada justifican el monopolio dictatorial como el que hubo en los 70 o el más vulgar que ocurrió en los 90, y lo que contestan es una tontería como que estoy envidioso, yo que no tengo ningún medio, ni posibilidad de equiparame al poder de los Miró Quesada que es un poder hereditario y asociado a la gran empresa, o que quiero ser el único que dirija todo.

Quién eso escribe quiere obviamente distraer el problema grave que ocurre en el país con el monopolio mediático en desarrollo y convertirlo en un asunto subjetivo entre yo y el gran pulpo. Igual que tratan de decir del pleito con La República. O sea el problema es el otro, no ellos. Lo que lleva a preguntar si alguien capaz de tamaño forzamiento de la realidad es un empleado por encargo de la gran familia de la prensa o es uno tan arrastrado como para servirles de chulillo graciosamente, porque le gusta ser aplastado por la opinión única y la manipulación diaria de las comunicaciones.

Anónimo dijo...

Continúa mintiendo, Raúl. Estñas dedicado al ejercicio de estilo en hipocresía, porque, en tu modelo país, el Perú sería una dictadura en la cual sólo el Partido Comunista sería el dueño y señor de los medios, las libertades estarían suprimidas, igual que la propiedad privada.

Raúl Wiener dijo...

Qué pobre de ideas eres, con defensores de la concentración como tú van para adelante.

Anónimo dijo...

O sea insultas sin responder. ¿Cuándo renuncias al marxismo leninismo, a la revolución, a defender y justificar la dictadura de los Castro en Cuba, Raúl Wiener? Cuando lo hagas de verdad, como el eurocomunismo italiano, o los socialistas españoles, podremos tomarte como demócrata.
Mientras tanto asumiré que "combates la corrupción", denuncias a AGP, cargas contra la "derecha" para tumbar el Estado burgués, "crear las condiciones" de la lucha revolucionaria.

Raúl Wiener dijo...

Porque va a ser insulto decirle chulillo al chulillo, o llamarle pobreza de ideas a lo que en realidad es ausencia de ellas. O tiene algo de ejercicio intelectual o debate hablar de que si te metes con Alan García y su bárbara corrupción o con El Comercio y su bárbara concentración es porque quieres destruir el Estado burgués o dirigir todos los diarios como en Cuba. ¿Qué clase de discusión idiota podría salir de ahí? Y encima con un cobarde que no se atreve a poner su nombre y apellido, como el tal ambrosio, que es un farsante que insulta todos los días porque para eso le pagan, lo que de alguna manera demuestra que desde donde estoy les preocupo a los dueños del poder que se buscan fulleros para perseguirme. Los que leen este blog ya tienen suficiente archivo de este tipo de comunicaciones y de la calidad de personas que se dedican al inoble oficio de fastidiar a los demás.

Si alguien quiere debatir comigo bienvenido pero que discuta sobre el tema que se está tratando y no sobre la revolución del futuro, y que lo haga dando la cara. No hy nada más vil que ocutarse para atacar.

Anónimo dijo...

Persistes en descalificar, en el proceso renuncias al debate. Tampoco respondes que, tus verdaderas intenciones, no son combatir la corrupción, sino crear las "condiciones revolucionarias". Como de costumbre lanzas cortinas de humo, te victimizas.

No tienes autoridad moral alguna si (1) respaldas golpes de estado, (2) apoyas a Fidel Castro, (3) y eres de fe un marxista leninista científico.

Lo que digas no sirve. Te lo creen tus subnormales feligreses.

Haces mucho daño, Raúl. Tienes buena prosa, eso sí.

Respecto a mi DNI y foto, sigo tus reglas de juego. Revíselas. Dice "elige una identidad". Soy Ambrosio

Héctor Mejía dijo...

Walter Martínez siempre dice que en toda guerra hay teatros de operacion:
uno es en el campo de batalla y el otro es el paralelo o alternativo en los medios de comunicación; por eso en las invasiones de Irak, Libia o Siria la Televisión estatal de dichos paises fue bombardeada como un objetivo militar (por eso Hildebrandt dijo que el régimen de Sadam Husein acabó cuando le destruyeron la última antena parabólica).
Los medios de comunicación (sobre todo la televisión) son demasiado importantes como para que tengan decision propia, siempre estan dirigidos por poderes fácticos que manipulan su información.