viernes, junio 27, 2014

Mitad chistoso y mitad maloso

El nuevo ministro del Interior está apareciendo, según las evidencias, como una curiosa mezcla del general Donayre con el exministro y capitán del Ejército, Oscar Valdés. Lo que quiere decir que tiene de la parte jocosa, reflejada en la sesión de coaching en que convirtió la ceremonia de entrega de cargo, haciendo gritar varias veces a los oficiales presentes vivas a la Policía, y en sus salidas con sombrero de tombo y uniforme de milico para dirigir redadas callejeras. Hasta ahí un voluntarista disparatado que descubrirá en algún momento que el problema de la inseguridad ciudadana y la corrupción policial son mucho más serios que falta de “moral de combate”.

Pero hay otro lado de la medalla que tiene que ver con la memoria luctuosa de lo que fue el premierato de siete meses del exinstructor militar de Ollanta. En ese entonces al gobierno se le ocurrió que la resistencia de Conga era un asunto de minorías que se habían envalentonado por el estilo dialogante y parsimonioso del premierato de Salomón Lerner, y que el asunto podía acabar con algunos palmazos bien dados por un “especialista” como Oscar Valdés. Este error u horror presidencial costó un alto número de vidas en varios puntos del país y demostró que la resistencia a las mineras abusivas no era asunto de algún presidente regional, partido político o grupos radicales, sino un sentimiento mayoritario tanto en Conga, como en Tía María o Tintaya. Por eso voló Valdés y los proyectos más conflictivos fueron congelados.

Nótese que no es solo por esto que cayeron las expectativas de inversión, ya que explotaciones ya aprobadas y sin resistencias significativas como Quellaveco tampoco han comenzado por efecto de la baja de las cotizaciones internacionales de los minerales que desalientan al capital de riesgo, y otras que están retrasadas por incumplimientos con sus compromisos ambientales y sociales. La cuestión es que se está vendiendo otra vez la idea de que se puede empujar inversión con desregulaciones y subsidios públicos, dejando implícito que eso además requiere un dosis de represión. Y en eso Urresti parece un pequeño Rambo.

¿Cuál puede ser el futuro  de una gestión que se cree novedosa, recurriendo a métodos ya usados y desechados por inefectivos? La verdad es que no se anticipa nada bueno. Los primeros días del nuevo enfajinado han sido, por cierto, bastante escandalosos  y el tipo debe estar pensando que la acertó en atraerse la atención de la prensa y que los cacos y otros transgresores deben estar temblando de miedo. Pero tal vez con un poco más de cabeza fría el ministro podría haber pensado que lo que convenía era conseguir algunas victorias con la delincuencia que hablaran más de mil palabras. Y hacer notar, en fin, que enfrentar protestas sociales no es lo mismo que bombardear mineros informales. Pero Urresti piensa que es la misma cosa.

27.06.14

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Nada de “anónimo”, soy Ambrosio

Don Raúl no es mitad chistoso ni mitad maloso: él es totalmente cachaciento.
Sospecho que debe ser el peor contador de chistes del Perú. Aunque, sin embargo, a la hora del raje allí está con su lengua viperina, situación al rojo vivo hoy porque el nuevo del Interior le recuerda a dos de sus malos: el general Donayre con el exministro y capitán del Ejército, Oscar Valdés. Don Raúl aborrece a tanta gente que, quizá, sería más fácil decir que en la lista de los aborrecidos estamos los treinta millones de peruanos, menos unos cuantos caviares marxistas “revolucionarios”, sus amigotes de toda la vida, enumeración de máximo treinta personas.

El ministro no ha calentado asiento en sus despacho y don Raúl ya lo hace pedazos, Nada constructivo el párrafo: “Lo que quiere decir que tiene de la parte jocosa, reflejada en la sesión de coaching en que convirtió la ceremonia de entrega de cargo, haciendo gritar varias veces a los oficiales presentes vivas a la Policía, y en sus salidas con sombrero de tombo y uniforme de milico para dirigir redadas callejeras”. Y así sigue Raúl haciendo puré de papas al ministro milico por ser milico, por atreverse a respirar sin su permiso.

Anónimo dijo...

Debo Afirmar que en cierta forma o mejor dicho a su estilo tiene cierta razón, sobre todo cuando hace mención sobre la moral de combate y si esto es suficiente., es verdad no es suficiente, pues como bien dice la inseguridad y la corrupción son más importantes, sin embargo Sr Wiener no olvide también que el Periodismo tiene también su cuota en esto pues si bien, todos los días se cometen delitos . esto impresiona a las personas, aun si lo reducimos al 50%. Las tasas de delito igual todas las noches los noticieros pueden reportear algún tipo de delito. Pero aun, igual habrá un homicidio todos los días. Por eso es importante llevar las estadísticas, pues en el noticiero siempre habrá delitos. Lo importante es que la gente perciba que se ha frenado el delito.
La Corrupción se detendrá aumentándole el sueldo a los policías y siendo castigadores en actos de corrupción y los actos delincuenciales deberían ser castigados con reclusión si se lucha paso a paso contra los pequeños desórdenes cotidianos se lograra hacer retroceder las grandes patologías criminales, los carteristas, etc. debería recluírseles sea el monto que sea de lo robado.

Javier Bellina dijo...

Tratando de considerar y medir todos los aspectos, nos falta evaluar el impacto en la Inseguridad Ciudadana - tanto la real que se mide en número y gravedad de asaltos y demás actos violentos, como la sensación de Inseguridad, medida en encuestas y focus groups - de los miles de indultos a delincuentes comunes y narcotraficantes realizados por Alan García. Lo importante en esto es asumir puntos de vista basados en realidades, no en consignas y anteojeras de trolls trasnochados. Ello puede hacerse haciendo un árbol de problemas, por ejemplo. Ignoramos si el Gobierno o alguien ha recurrido a esta herramienta de gestión - u otras - para determinar causas y factores. Lo relevante es que todo parece manejarse de una manera de lo más informal, y sin molestarse en informar a nadie de si se han hecho cuando menos algún estudio interesante al respecto. Porque ni la policía sabe cuantos delitos y faltas se cometen en una circunscripción cualquiera del Perú.

Álvaro dijo...

Raúl, hace tiempo que vengo leyendo tus publicaciones del blog y lo que más me ha sorprendido es la cantidad de gente que pierde su tiempo escribiendo sinsentidos en los comentarios, sobre todo este tal Ambrosio que, aunque no lo sepa, sigue la religión de los ultraliberales de pensamiento inamovible.

Revela también lo profundamente arraigada que está la mentalidad conservadora en este país, y el peligroso macartismo que identifica cualquier posición contra el statu quo con el comunismo estalinista (evidenciando su patente desconocimiento de lo que es el comunismo).

Por suerte aún tenemos bastiones de frescura ideológica como esta página, gente que no se somete ante la arrolladora homogeneidad de pensamiento de los grandes medios y las clases altas (que incluso ha podido contagiarse a grandes sectores de la clase media) y que, al menos desde estos diminutos espacios, se mantienen en pie de lucha a pesar del sombrío panorama.

Es un gusto leer columnas de la calidad de las tuyas. Un grato saludo.

Anónimo dijo...

Don Javier Benilla tiene la habilidad de escribir de manera incompresible.

Álvaro es uno de esos tío progres que cree que Wiener es un "bastiones de frescura ideológica". ¿Qué es eso tío? Bastión es la "idea fundamental de una doctrina, de un sistema, etc". Poe ejemplo: "El amor de Dios y el amor al prójimo son bastiones del cristianismo".
Frescura es "Desembarazo, desenfado, desvergüenza".
¿Dónde estudiaron estos tíos? Y luego quieren ser ministros. Goyo habla mejor que ellos.

Javier Bellina dijo...

Que el tal ambrosito tenga problemas de comprensión (no compresión) lectora no es problema del suscrito. Yo no me escudo cobardemente tras el anónimo para airear antipatías y vergonzantes apoyos a narcos y delincuentes.

Anónimo dijo...

Nada, tío Javier. Nadas en narcisismo.

Nada nuevo porque no estás solo.
Los izquierdistas peruanos son como los argentinos. El negocio más rentable es comprarlos por lo que valen, y venderlos por el precio que ellos creen que valen.

Javier Bellina dijo...

Miren al seudosobrino anónimo metido a psicoanalista de centro poblado. Le mando un libro para que se ejercite en "compresión" lectora con un tema que seguro disfrutará: Historia de la Corrupción en el Perú, para que se entere a qué mafia aporta con sus troladas. Ojalá lo entienda: http://memoriasdeorfeo.blogspot.com/2013/08/cronicas-de-lecturas-47-historia-de-la.html

Anónimo dijo...

Claro tío Javier.
No tengo problemas en leer el libro de Alfonso Quiroz. Lo hago esperando que tú leas

"Manual del perfecto idiota latinoamericano", en PDF

http://www.panzertruppen.org/pe/ebook/5.pdf

Un saludo cordial.
Ambrosio

Héctor Mejía dijo...


"Manual del perfecto idiota latinoamericano" como bien dijo César Hildebrandt "es un libro para idiotas escrito por imbéciles2 indispensable para cualquier neoliberal que se precie de serlo, sobre todo para los que tienen problemas de "compresion" lectora.

Anónimo dijo...

Para el progre Héctor Mejía.

Considerando que tú no leíste "Manual del perfecto idiota latinoamericano", ni el cacaseno de César Hildebrandt tampoco, vuestras opiniones poca validez tienen.

Es que así son. Arrogantes, bobos, pendencieros. Nada peor que la Izquierda en el Perú. Zánganos, no son capaces de crear puestos de trabajo, buenos para joder, cuya máxima contribución es negativa, que va desde el general Velasco, pasa por Sendero y el MRTA, más de cincuenta mil muertos y hoy tiene de exponente a Goyo Santos.

No estás solo, tío Hector.
Los izquierdistas peruanos son como los argentinos. El negocio más rentable es comprarlos por lo que valen, y venderlos por el precio que ellos creen que valen.

Anónimo dijo...

"Arrogantes, bobos, pendencieros. Nada peor que la Izquierda en el Perú. Zánganos"

Definitivamente, el cojudo ha leído ese pasquín "Manual del perfecto idiota latinoamericano" (yo tambièn) porque es un dechado de adjetivaciones, y no plantea ningún argumento. Y esa influencia es tan marcada en el cojudógeno que su "comentario" es puro ad hominem" y en su réplicas a otros comentaristas sale con la misma cantaleta de que la izquierda no genera empleo o que es asesina.
Así es la derecha latinoamericana tan intrascendente como ese pasquín.
Sr. Wiener, la cojudogenia está haciendo metástasis, es hora de pararla.

Álvaro dijo...

Querido anónimo, de gente como tú hablo cuando menciono a los que vienen a perder el tiempo escribiendo disparates en lugar de contribuir al debate. Y no sé de dónde has sacado tus definiciones, porque si investigaras un poco, te darías cuenta que las palabras que uso expresan exactamente lo que pretendo decir.

Te recomiendo que cojas algunos libros de verdad y empieces a expandir tu trastocada visión del mundo.

Anónimo dijo...

Wiener usa la argumentación "ad hominem" todos los días. Y es lo que haces en mi contra. Por lo que además de mentiroso (lo leiste el "Manuel del pertecto...") eres un hipócrita.

La falsedad es que la Izquierda es "democrática" y desea que "desterrar la corrupción"; la verdad es que son totalitarios y desean someter al Perú a un proyecto totalitario.

Anónimo dijo...

Rescato el comentario de Javier Bellina , cuando menos se puede apreciar que Urresti esta explicando en parte como se gana el sueldo.Las leyes estan desfasadas en el Perú y con un congrezoo dedicado a defender a sus lideres delincuentes, se tendrá que esperar para tener una legislación acorde a la realidad.

Anónimo dijo...

Ambrosio, claro que uso el ad hominem contra tí de manera consciente. Te lo vuelvo a repetir: al cojudo hay que enrostrarle su cojudez cuando las ideas le son ininteligibles. Cojudazo!!!