martes, enero 17, 2012

La DBA versus la DC

“…fuimos muy pocos los que nos comimos el pleito con todo, diariamente, sin medias tintas, sin pascanas, sin pausas, sin intermitencias, sin tomar prisioneros, sin sonrisas, sin complicidades, sin neutralismos fuera de sitio: mi redacción, Rodrich, Valenzuela, Bayly, Lucho García Miró, y algunos valientes columnistas.
Aldo Mariátegui, Correo, 2 de octubre de 2006


En el 2006 no había ningún diario, programa radial o televisivo, que apoyase la candidatura radical de Ollanta Humala y que no formara parte de la campaña de demolición del nacionalista. Sin embargo, como se lee en la cita que abre esta nota, había quién creía que los que se había opuesto al ganador de la primera vuelta y derrotado con 47.5% de los votos por la coalición de todos los demás, había sido “unos pocos” héroes del sistema que le cerraron el camino del poder al peligro mayor de dicho año.

Ni Tafur, ni Álvarez Rodrich, ni Palacios, que votaron firmemente por su antigua “bestia negra”, Alan García, para que no gane Humala, merecían un reconocimiento del máximo exponente de la DBA (derecha bruta y achorada), que por entonces inventó el mote de DC (derecha caviar), para sus examigos que no quería llamar fascista a Humala y buscaban entrevistarlo, en sesiones que lo “humanizaban” ante los electores.

En aquellos días que ahora suenan a época remota nace el debate entre DBA y DC, que en sus comienzos era sobre táctica electoral: T acusaba a M, de levantar a OHT al exagerar sus ataques y hacerlos no creíbles, otorgándole el papel de víctima. El DBA principal, decía en cambio que la prensa debía disparar siempre sobre el enemigo y crear anticuerpos (vacuna) para que el país no elija el camino equivocado. Decir, por ejemplo, que Ollanta no era tan malo y hasta se podía conversar con él, era ollantismo de la peor especie.

En el 2010 la DBA y la DC se enfrentaron por el asunto Villarán, cuando los primeros fueron de Kouri contra Flores, y luego de Flores contra la “tía regia” a la que llegaron a presentar como versión femenina de Abimael Guzmán, y proclamaron que Lima jamás sería de izquierda (o centroizquierda) y ahora consecuentemente son de la revocatoria. Por su lado la DC empezó con Lurdes contra el amigo de Montesinos, con el rollo de la decencia, y luego reclamó no exagerar con Susana y algunos de ellos incluso dijeron que era bueno probar votando por la izquierda liberal y moderna de Fuerza Social. Obviamente aquí se profundizaron las diferencias.

La cosa es que hemos llegado finalmente al gobierno Humala que todos querían impedir y nos enteramos que el comandante se ha vuelto “pragmático” y amnésico respecto a su discurso histórico. Y nuevamente tenemos a la DBA y la DC sacándose los ojos. Con un gobierno en derechización es natural que los derechistas de distintas alas empiecen a pelear para ver quién marca la pauta. La DC dice ahora que está bien que Ollanta se haya vuelto del sistema, pero que haga siquiera algunas reformas para que no haya la misma frustración que con García. La DBA por su lado dice que OHT nunca fue un problema, sino los izquierdistas, y sigue buscando si queda alguno en algún ministerio y que los DC están equivocados porque lo que se necesita no son reformas sino la mano dura que siempre hemos estado esperando.

17.01.12
www.rwiener.blogspot.com

4 comentarios:

Angela dijo...

Interesantísimo post tío, saludos en Casa.

Angela Casafranca

Anónimo dijo...

'izquierda liberal'?? Fuerza Social?? no tío, los villaranistas encarnan sólo la socialdemocracia a la peruana [ex-PDS]. son los socialistas caviares de la que tanto se habla por todos lados...y que ahora tiene 15 % de aprobación popular en su gestión. Y no por que lo diga la DBA...

Amílcar Mendoza Luna dijo...

Hay que separar: unos creen verdaderamente en la democracia y a vez desean una sociedad con menos desigualdad económica. Es injusto pensar que solo un izquierdista quiere eso. En cambio hay otros que luchan por intereses de determinados grupos (sindicatos o empresas) que dicen creer en la democracia cuando les conviene y prefiere que el Estado intervenga para proteger sus intereses. Esos pueden ser de la Derecha Bruta y Achorada como de la Izquierda acomodaticia (Sutep, CGTP, etc.)

Es por tanto, equívoco hablar de izquierda y derecha. Hay quienes sinceramente creen en la democracia con menos desigualdad y quienes luchan por intereses propios. Así de sencillo.

Edson Baldeón Gutierrez dijo...

Muy bueno. De frente al muro de mi face.