viernes, octubre 12, 2012

Reorganizar la Contraloría

Ayer hablábamos de las habilidades especiales del Contralor Khoury para pasar desapercibido, cuando su verdadera función era liderar la lucha contra la corrupción y por la construcción de un Estado honesto. Hoy vamos a tratar directamente lo del escándalo arequipeño. A principios de septiembre el alcalde de Vítor, Christian Cuadros, hasta entonces conocido como el más joven del Perú, denunció que había sido extorsionado por una abogada que le había exigido dinero (48 mil dólares) a cambio de no seguir un procedimiento de auditoría en su municipio que la Contraloría ya tendría preparado y en el que ya estarían detectadas algunas irregularidades graves.

Cuadros recibió inicialmente un oficio numerado de la Contraloría, con sus sellos y firmas respectivas, en el que se le comunicaba el pronto inicio del procedimiento para lo que se recomendaba disponer de la documentación contable y administrativa para su revisión por los inspectores. Horas después se comunicó con él, una abogada de nombre Helen Aizcorbe en referencia al oficio cuyo número y tenor eran de su conocimiento y ofreció su intervención para ayudarlo en el trance. Una vez establecido el contacto Aizcorbe, mencionó sus contactos con la Contraloría arequipeña y en el más alto nivel con el vice contralor Oswaldo Yupanqui. Para corroborarlo, la abogada le pidió al alcalde que se comunicara con la secretaria del jefe regional, la que confirmó que Aizcorbe era el contacto que podía ayudarlo.

Finalmente cuando se entraba al tema del dinero y empezaba el arreglo, la abogada solicitaba el oficio para sus archivos. Durante la intervención fiscal a su estudio se han encontrado documentos similares dirigidos a las municipalidades de Majes, Santa Rita de Siguas, Uchumayo y Samegua (Moquegua). La secretaria del despacho, Dayana Díaz, ha sido comprendida en el caso como cómplice de la extorsión y la revista arequipeña “Vista Previa” indica: “el equipo de investigación… cruzó información con personal de la Contraloría en otras sedes a nivel nacional y al parecer, el mismo modelo de trabajo (extorsión) también se realizaría en cinco puntos más. Es decir Oswaldo Yupanqui tendría seis “operadores” en el Perú que trabajan en el norte, centro, oriente, sur y Lima. Helen Aizcorbe sería la operadora del sur del país…”

En uno de los audios se escucha: “en los próximos días estará aquí (Oswaldo Yupanqui) por qué no lo conoces mejor y hablas con él. Va estar acá porque el alcalde de Arequipa le va a hacer una premiación especial. El de Cerro Colorado también le dará recibimiento y lo llevará a inspeccionar obras…” Todo esto es una bomba de muchos megatones que no ha terminado por mostrar todos sus efectos. El contralor anodino acorralado por las evidencias tenía ciertamente la opción de ordenar la reorganización de la institución y salir de la plana de jefes intermedios que vienen desde el período nefasto del fujimorismo y que están entrenados en ocultar la corrupción antes que derrotarla.

Pero no, más allá del “asco” con el que teatralmente ha tratado el tema, su preocupación ha sido meter la idea de que la Contraloría está siendo suplantada por estafadores, que emiten documentos oficiales y que pueden paralizar investigaciones. El contralor anodino además se ha echado a defender a Yupanqui uno de los mejores corchos (flota con todos los gobiernos) de la administración pública. Así que ahora las cosas están en manos del Ministerio Público: esclarecer lo que realmente está pasando; y del Congreso: reorganizar una entidad vital para la lucha anticorrupción.

12.10.12
www.rwiener.blogspot.com

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Es lamentable el escaso analisis que hace el periodista. Da fe a las frases de los propios estafadores. ¿Un estafador no es un engañador por naturaleza?.Tambien dice ... al parecer el mismo modelo de trabajo se realizaría en cinco puntos mas ... Le parece serio en base a esos fundamentos pedir una reorganización?, PLOP

Raúl Wiener dijo...

Mi contradictor asume de inicio la versión evasiva del Contralor Khoury de que se trata de estafadores que han usado papeles, nombres y teléfonos de la oficina d ela institución en Arequipa. Cuando todo apunta a la existencia de una red mafiosa al interior de la entidad que debería protegernos de la corrupción. ¿Hasta donde llega el mal? No lo sé pero los audios y las conversaciónes con el alcalde de Vitor comprometen al vicecontralor Yupanqui que debería explicar sus vínculos con Helen Aizcorbe, la abogada a la que ahora le dicen "estafadora". Y sobre los cinco puntos más... en los que podía haberse repetido el esquema, basta una buena lectura para darse cuenta que estoy citando una revista de Arequipa que sus razones debe tener, pero que deja la idea de un fenómeno extendido. En todo caso la Contraloría debería investigar la denuncia y no mandar notas a los medios culpando a "estafadores", y si está seguro que lo que dice la prensa arequipeña es falso hacer los deslindes correspondientes.

Anónimo dijo...

Señor, Wiener su comentario es muy certero, lo felicito. Debo decirle que la corrupción dentro de la Contraloría es insostenible. Edgar Alarcón, el flamante Gerente de Operaciones, ha colocado a su amante Marcela Mejía (fue expectorada por corrupción de la CGR), con quien tiene tres hijo y que no cumple ningún requisito para laborar como auditora, en el OCI de la Municipalidad de La Molina. Nepotismo Directo. Delito Flagrante.

Ramon dijo...

Al fin un análisis minucioso y serio. No se trata de ver lo superficial del caso. Hay que urgar en lo que está detrás de lo aparente. En este caso de la abogada aizcorbe se evidencian claros elementos que apuntan claramente a que existe una mafia que nace dentro de la contraloría, y ¿por qué seguir callando y protegiendo a las mafias enquistadas dentro del poder? al contrario hay que sacar toda la verdad a la luz y que se evidencie a las personas que encabezan la corrupción, por más que estén enquistadas en el mismo poder, en este caso: la contraloría.

Conde de Montecristo I dijo...

Pero no solo es corcho porque flota. También es corcho intelectualmente. Eso ya está probado.