miércoles, marzo 31, 2010

Decencia, montesinismo y fujimorismo

Si usted, amigo lector, no puede distinguir el voto de Rafael Yamashiro (PPC) exculpando en la comisión de los petroaudios a Jorge del Castillo y su banda de ministros de Canaán, del de Carlos Raffo (fujimorista), debe ser porque algo falla en la línea de la decencia de Lourdes Flores. Esa ensalada de encubrimiento entre social cristianos, fujimoristas y apristas, concretada después de varios meses desde el momento en que “casi” se censura al gabinete del “tío George”, es un modelo de lo que ha pasado en los últimos años.

Desde la elección del 2006, se oficializó el criterio de que uno puede creerse muy decente, pero puede acompañar a otro muy corrupto (al que incluso se investigó y denunció en el pasado), si es que sobre el terreno hay algún enemigo ideológico más peligroso que un corrupto. Y fue Lourdes la que encarnó esta línea política que puso a su partido y sus votos después de la primera vuelta detrás de Alan García, en alianza con el fujimorismo. Ahí el tema de la corrupción fue encarpetado a sabiendas, como se hizo en la comisión de petroaudios, por miedo a lo que podría sobrevenir.

Y el asunto es más antiguo. Cuando otro que llegó al poder como enemigo de los corruptos, tuvo en sus manos descabezar la mafia de la televisión, lo que suponía dar una batalla en serio contra la crisis moral del país que había levantado a los cuatro suyos, se hizo en el pantalón y evadió su responsabilidad, enredándose en oscuros juegos con otros “no tan corruptos”, como Ivcher Genaro, Chicho y los de “El Comercio”. La anticorrupción relativa de Toledo y Lourdes, tiene algunos signos distintivos: (a) asegurar que no hay un problema constitucional en el Perú, que es algo así como sentirse cómodos con la camisa de fuerza que dejó la dictadura; (b) no cuestionar en absoluto los contratos de la época de Fujimori (ninguno ha sido revisado), manteniendo las prebendas que se otorgaron a las grandes empresas, que precisamente se sostienen en la constitución del 93 (Contratos son contratos); (c) coexistir con el engaño de personajes que estuvieron con el dictador y luego se pasaron a la democracia, y en las dos posiciones se llenaron de plata; (d) asegurar que “nuca robaron nada”, “ni fueron a la salita”, “ni tienen su petroaudio”, lo que se convierte en una alegato de conducta personal, que salta los problemas políticos.

La reciente declaración Lourdes Flores haciendo distingos en el repudiable montesinismo (Kouri) y el aún rescatable fujimorismo (Keiko), ha hecho pensar a muchos si no será que la línea de la decencia es demasiado flexible y adaptada a las circunstancias electorales, y si en otro momento la doña se habría abrazado con el ex alcalde chalaco, como ya lo hizo no hace mucho. Y razón no le falta a los que desconfían de quienes como en la máquina del tiempo nos quieren decir que aquí el problema es el del rebrote de una enfermedad erradicada, cuando todos somos testigos de cómo se ha conciliado con la corrupción política y se camina de lo más bien con la corrupción empresarial que es donde está el verdadero dinero.

30.03.09
www.rwiener.blogspot.com

2 comentarios:

Silvia dijo...

Me parece un comentario sumamente MALINTENCIONADO, porque no creo que sea TAN IGNORANTE, como para tragarse aquello que usted mismo ha escrito.
La democrecia consiste en el RESPETO, cada gobierno que entra no puede tumbar ningun contrato solo porque los peruanos estariamos mejor. Asi no son las reglas de la democracia. El parlamento es una Institución, o estamos dentro y nos atenemos a las reglas o mejor nos borramos y que hagan lo que les da la gana. Si el pueblo peruano se equivoco una vez mas, dandole legalidad al movimiento fujimorista, no seremos los democratas los que tumbaremos el tablero, HAY QUE SABER RESPETAR!!!!!!!!!!!!Lo que usted tan suelto de huesos propone, solo lleva a la anarquia. Mas vale escribir con el cerebro que con el higado, porque somos muchos los que tendriamos ganas de tomar la ley por nuestra mano, pero eso solo nos haria unos salvajes, Respetar es dificil, lo mas dificil quizas para un politico, ahora nos toca APRENDER Y NO ELEGIR OTRA VEZ A POLITICOS QUE YA LOS SABEMOS CORRUPTOS. aLEX kOURI, ERA UN MUCHACHO MUY PROMETEDOR, PERO PASO AL LADO OSCURO, POR DESICION PROPIA, POR CONVENIENCIA Y AMBICION, es hora de tomar nuestras distancias y que cada uno se pare en el lado que mas le acomode.

TranspaCan dijo...

Creo que además de la indescencia que señala Raúl en su artículo, el problema pasa por la defensa o el quiebre de la democracia. Los hechos de corrupción y la falta de voluntad política del ejecutivo en esclarecer varios y ahora, demasiados actos, hacen perder creditibilidad al gobierno y si se mantiene así, ya no se mantiene con el apoyo del pueblo sino de una camarilla y eso paso desde el '92 con Fujirrata, lo cual permite observar que desde hace un buen rato, el gobierno de García se ha tornado en un gobierno dictatorial, de facto, pues ha roto con la democracia y no le importa la opinión de la población. El 100% de los no apristas, consideran a Del Castillo como el principal corrupto en el asunto de los petroaudios y para colmo, justamente en los audios donde esta involucrado han sido borrados, estando los audios en manos del poder judicial? Esto se pasó de escandaloso. Todavía García sale a avalar a Del Castillo? Resulta peor que los hechos de la dupla Fujimori-Montesinos.
No queda mas que salir a las calles a recuperar la democracia. No creo que estos sinverguenzas, suelten el poder por voluntad democrática; las elecciones mismas ya están entrampadas, incluso estas de octubre. No nos olvidemos que en octubre ya no hay milagros.
Carlos Mario DC