miércoles, julio 16, 2014

Nadie nos falsifica

Nuevamente está corriendo fuerte el rumor de que sería inminente (tal vez hoy día), la aparición de una versión apócrifa del diario La Primera, que buscaría sorprender a una porción de nuestros lectores entregándoles un gato por una liebre. Detrás de la maniobra, como ya lo hemos explicado otras veces, está un empresario que abandonó a su suerte la empresa, los periodistas y el logotipo del diario en el año 2006; una empresa de papel creada posteriormente en Panamá a la que se la asignado la supuesta “propiedad del nombre”, con la que nunca se produjo nada; y sectores políticos que nos consideran sus enemigos por nuestro combate contra el entreguismo económico, la violación de los derechos humanos y la corrupción.

Saben que van a fracasar, porque lo que pueden ofrecer no es sino algo que ya es parte del menú de la prensa concentrada, que ya ha creado suficientes medios con la misma posición y en defensa de iguales intereses, como para que se necesite otro más dentro de un coro tan uniforme. El periódico que editamos en estos días como Diario Uno (por la suspensión del derecho a usar nuestro propio logo), no es un medio más en una suma monofónica, sino una voz rebelde y contestataria por un país mejor y un equilibrio social para el cual falta mucho por recorrer. Pero aún cuando sean conscientes de su redundancia, los promotores de la confusión no se están deteniendo en sus propósitos. Debe haber una bolsa importante para el que logre afectar la distribución y las ventas del diario que dirige César Lévano.

¿Qué puede mover a alguien que no es periodista y que como empresario no pudo mantener el producto que ayudó a crear como un actor del mercado de opciones de lectura del pueblo peruano, para que ocho años después venga ya no solo a reclamar por la denominación que estaba a punto de perder por abandono según diversas resoluciones de Indecopi, sino a pretender poner al público ante una prensa que saben que no es la que la gente quiere adquirir? Los que dicen que nosotros somos un diario chico, que tenemos envidia de los grandes medios concentrados, tienen aquí una buena prueba de que se equivocan. Nadie haría lo que hace el señor Lolas y los que lo alientan, si no creyera que entre 2007 y 2014, con nuestro esfuerzo e inteligencia hemos creado un medio que tiene un espacio propio que es lo quieren robar o destruir.

Es verdad que desde hace un tiempo está a prueba la pretensión de que con un gran poder de prensa se pueden crear “realidades”, que se perciban como una verdad a pesar de no ser ciertas. Como eso de hacer “corrupta” a una persona honesta, o convertir medidas que benefician a unos pocos como necesarias para todos. Tal vez de ahí venga la idea de que se nos puede falsificar y aturdir a algunas personas. Que no se hagan muchas ilusiones. 

16.07.14

12 comentarios:

Anónimo dijo...

De un tiempo a esta parte veo con asombro que la patética derecha criolla, la misma que fue derrotada en las últimas elecciones generales pero que con la presión del gangsteril poder económico empresarial, del imperio y de la mafia mediática se hicieron del poder convirtiendo al traidor humala en un monigote derechista de la gran flauta, ahora que las papas queman y el costa concordia del modelo económico neoliberal y vendepatria se va a pique, quieren culpar a la izquierda progre y democrática del fracaso de este gobierno espureo y desleal. Ahora ocurre que humala es chavista y nadine madura, que el salario mínimo jamás debió subir sino bajar a la mitad y que la estabilidad laboral debió, desde el saque, dejar de existir y ser cero bajo cero. Y los amenazan diciéndoles que si quieren que los medios extorsionadores los vuelvan a tratar con cariño, en el periodo que les resta de gobierno, tendrán que hacer lo siguiente:
Autorizar la publicación de una pseuda La Primera que en realidad debería llamarse La Segunda.
Derogar la ley de consulta previa y su perverso apéndice llamado: licencia civil.
Obligar al poder judicial, con unos cuantos fajitos de dinero de por medio, a condenar a Gregorio Santos a cadena perpetua y a Susana Villaran a trabajos forzados.
Además el Banco Central de Reserva deberá llamarse Citibank y el Citibank: Banco de la Nación.
Conga debe ir pero ya y Cajamarca tendrá que ser declarada inviable y trasladada a otro lugar pero sin los baños del inca.
La mediana, pequeña, informal, artesanal e ilegal minería aurífera deberán desaparecer, a buenas o a malas, al fin y al cabo el oro nunca fue nuestro.
Exigir que todos los peruanos incluidos los indígenas y los nativos hablen inglés de corrido y el que no lo haga deberá ser tildado de terrorista.
Deberán privatizar el agua, la salud, la educación, las cárceles, los cuarteles y hasta el programa del Vaso de Leche.
Y por último, aprovechando de la reforma universitaria se debe crear la cátedra Lobby I y Lobby II y a los alumnos más destacados se les debe nombrar como asesores principales del MEF y además de pagarles en dólares se le deberá pagar un plus a aquellos que atraigan inversionistas extranjeros, aunque estos no paguen impuestos, se apoderen de nuestros recursos naturales, depreden y contaminen todo y al final no inviertan ni mier... Si o No

Anónimo dijo...

Nada de “anónimo”, soy Ambrosio

Vamos por partes y cucharadas, Raúl. No creo que nadie te pueda imitar, ni siquiera en el segundo párrafo; tampoco a don César Lévano. De los otros mejor no hablar. Por lo que debería alegrarte si ves en el kiosco en Miraflores una “La Primera” apócrifa, proyecto de costo considerable como lo sabes. Seguro que explotarás el tema “La Primera” apócrifa por años.

Sobre el tema te equivocas en culpar al “empresario” aquel. Quien tiene la culpa del abandono de ‘la empresa, los periodistas y el logotipo del diario “La Primera”’ es el director César Lévano, el gerente de la empresa, y su directorio: en una empresa seria estarían despedidos por irresponsables.

Hoy también, cuándo no, además de victimizarte, aprovechas para mirarte al espejo y ponerte medallas, otra de tus costumbres. Del mismo modo para declarar que escribes “no es un medio más en una suma monofónica, sino una voz rebelde y contestataria por un país mejor y un equilibrio social para el cual falta mucho por recorrer”.
Si entendemos “monofónica” como “un solo sonido”, expones que tecleas en DIARIO UNO para lograr un (1) “país mejor” y un (2) “equilibrio social” asegurando que (3) “falta mucho por recorrer”.

Igual que cuando hablas del “gran cambio”, a mí me preocupa tu concepto de (1) “país mejor”; empezando por que para ti “país” es “la patria grande internacional socialista” y no el Perú. Tu lealtad es con la revolución marxista leninista no con el Perú. Tampoco tengo claro qué es (2) “equilibrio social”. ¿Dónde hay “equilibrio social”, Raúl? ¿En Cuba y Corea del Norte hay “equilibrio social”? ¿Hubo “equilibrio social” en la Unión Soviética”? ¿Entiendes “equilibrio social” a una masa de obedientes súbditos mandados por tú y los San Ricardo?

Como tus admirados Hamás te guardas para el final el paraíso al asegurar que (3) “falta mucho por recorrer”. Por cierto lo mismo que dice Raúl Castro: “falta mucho por recorrer” a su país para lograr bienestar, luego de su familia reinar por más de cincuenta años. Igual que islamistas fundamentalistas Hamás, los Castro, o lo cristianos cada vez que puedes nos intentas vender el paraíso en el “gran cambio” al que “falta mucho por recorrer”, y así llegar a un lugar que nadie ha visto, tampoco sabemos si un lugar dónde queremos ir.

Anónimo dijo...

Será interesante leer una edición apócrifa del diario La Primera en la que pidan la salida de Fujimori, hablen bien de Alan, PPK les parezca lo máximo...

Anónimo dijo...

Estoy seguro que no confundiran al lector. Diario 1 está muy segmentado y posicionado. Todos los lectores reconocen al gran César Levano y su equipo. Y los nuevos lectores se irán sumando con el transcurrir de la campaña electoral afirmando sus opciones. Tan solo seguir inquebrantable en la línea. Los periodistas no están para los fascículos de cocina y los carritos de colección.

Anónimo dijo...

Genuflexiones a Raúl y César.

Anónimo dijo...

Panfletario, progre y paporretero

fernando luna dijo...

Una cuestión mercantil, que consiste en Preservar la “propiedad de nombre” y logotipo de Un Empresario que con justo derecho reclama como de su propiedad Y QUE ADEMAS LAS AUTORIDADES HAN DADO LA RAZON!!!!!!!!!!! , a pesar de que el Destacado Columnista el Sr Wiener nos haga creer que se trata de los enemigos de la Primera por un tema netamente ideológico Y QUE POR ser el diario contestatario, el mismo que debe hacer frente al 99% de lectoría de los otros diarios y que por este Motivo se le debe silenciar , Ya que el Combate al entreguismo económico violación a los DDHH y Corrupción solo es tocado por el Contestatario Diario de Lévano y por eso sus enemigos aterrados por las impactantes Denuncias que peligran la continuidad del Status Quo del País están haciendo esfuerzos por silenciarlos; No es más que una pataleta!
Podríamos pensar que nuestro respetable columnista Wiener es el Campeón del Liberalismo Exigiendo como Libertad publica el Derecho Legítimo a Oponerse al 99% de Concentrados como así nos lo hace ver el Sr Wiener. (olvidándose de diario 16, la Razón, la Republica, Exitosa, El popular, Libero, etc.
La pregunta que nosotros los lectores nos podríamos hacer es: de qué manera puede afectar la universalidad del derecho a la información el hecho de que El Diario UNO tenga el 1% de lectoría Nacional y que por ello tengan que afectar las raíces profundas de la democracia.
Los lectores no se “acaparan”, a menos que se les imponga de continuo una cadena oficial. Si los diarios cuentan, en mayor o menor cantidad, con la adhesión cotidiana de seguidores es por una relación espiritual, por una identificación, de ida y vuelta, con los valores que expresan. Eso no lo podría cuantificar por propia decisión gobierno ni juez alguno. Es una cuestión de armonización espontánea de conciencias en el plano individual y colectivo.
Algo así como lo que Ud. critica: La concentración de MEDIOS

Anónimo dijo...

Patética la falta de gerencia de Wiener y Lévano.

Anónimo dijo...

Estos progres no son capaces de administrar nada.

Anónimo dijo...

Bah limeños pajeros y fumones

Héctor Mejía dijo...

Uno compra el Diario Uno no porque sea el mas económico (Correo y Perú21 son mas baratos) o porque tenga la mejor diagramación (la de La República es mejor), el que compra el Diario Uno lo hace por el contenido y eso, asi publiquen un periódico apócrifo con los mismos colores, sus lectores se van a dar cuenta rápidamente y rechazarán la versión apócrifa.
Si el tal Lolas quiere gastar su plata, fracasará de nuevo como en la época en que el periódico lo dirigia Juan Carlos Tafur, porque a Diario Uno no le va a quitar lectores, así que tendrá que buscarlos entre los de la Gran Concentración.

Anónimo dijo...

1%