miércoles, abril 01, 2009

Opciones para la izquierda y alternativas para el pueblo

Estoy totalmente de acuerdo con el dicho “Ollanta Humala no es la única opción para la izquierda peruana”, que aparece suscrito por la secretaria general del Partido Socialista, Susel Paredes y consignado en una reciente Nota de Prensa. En el 2006 hubieron por lo menos tres opciones de izquierda distintas y separadas de Ollanta Humala, con el resultado que todos conocemos. Y lo que ocurrió en segunda vuelta fue más grave aún, porque hubo sectores que no pudieron distinguir una alternativa popular y antiimperialista, de la reacción unificada tras Alan García, y respaldar desde la izquierda una propuesta de cambio. O sea que opciones hay: dividirse, abstenerse, cegarse, querer ganar, insistir en perder, etc. Lo malo es que cuando no hay balances, los errores se repiten como si no hubiera pasado nada.

Cuando Freddy Otárola dice que “Humala Tasso es el único representante de dicho sector político con el cual podrán acceder a la Presidencia de la República”, también apunta algo que es verdad. En nuestro campo, o en uno muy cercano a nosotros, hay un candidato que obtuvo el primer lugar en la primera vuelta de las elecciones anteriores y el 47% en la segunda. Evidentemente si uno quiere ser gobierno en el Perú para enfrentar la crisis y el cambio de modelo, tiene que considerar este dato. Antes del 2006 casi nadie creía que se podía producir una polarización que amenazara el sistema de poder existente. Pero ahora todo se está organizando para anticiparse a cualquier sorpresa. Pero la nota de la secretaria general del PS, no parece tomar en cuenta este hecho decisivo.

Ollanta Humala, efectivamente, no pertenece a la tradición de la izquierda, ni forjó su liderazgo en las luchas concretas de hace muchos años, donde emergieron líderes a los que a veces les llaman caudillos, porque no han terminado de ser reemplazados por otros que estén a su altura. Humala viene de otra historia, es verdad, la de la radicalización de elementos de las fuerzas armadas que asumen banderas nacionalistas y democráticas. Hay que conocer muy poco de historia del Perú para no entender lo que significa esta corriente para los intereses de nuestro pueblo. El punto además es que para hablar de trayectorias, hay que tener una propia para oponerla a la de los otros.

Humala lleva a los sumo cinco años en la política activa. Y sería muy injusto decir que no ha hecho en ese tiempo esfuerzo por ligarse a las movilizaciones populares. Su partido también ha sido parte de cuánto frente y coordinación política-gremial se ha montado para enfrentar a Alan García, y su bancada (con todos sus enormes problemas), ha sido la que ha defendido los intereses nacionales y sociales afectados por el modelo neoliberal exacerbado y corrupto impulsado por el gobierno aprista. Claro, seguramente que en la intelectualidad de izquierda hay los que lo harían mejor. Pero qué hacemos si las masas no nos siguen a nosotros. Algunos han resuelto el dilema alquilándose como ministros y funcionarios de gobiernos de derecha. Yo sigo confiando en la fuerza social como agente de la historia.

Extrañamente la Nota de Prensa sobre las declaraciones de Susel Paredes, escoge para el último párrafo una declaración en el sentido que Ollanta Humala no debe ser pensado como candidato a la presidencia de la izquierda peruana “mientras no aclaren los hechos del caso Madre Mía”. Es como si dijera que si lo anterior no funciona para desanimar a los que ya han caminado hacia la alianza, entonces aquí sacamos los derechos humanos para acabar la discusión. Si esto fuera serio, efectivamente debería estar por delante, porque lo que se estaría diciendo es que Ollanta esconde un pasado condenable y que los que se le acercan son oportunistas que van sólo tras los votos.

Hay otro error en la forma: ¿no era que Ollanta no pertenecía a la izquierda y rechazaba ser considerado parte de ella? De ser así no estamos en la situación de pensarlo como nuestro candidato, sino de saber si la izquierda apoya su candidatura, o por lo menos la considera una opción para el avance popular y un mejor terreno para la lucha por el socialismo. Pero, en definitiva: ¿cómo es que se aclara lo de Madre Mía? ¿No era ante el Ministerio Público y Poder Judicial, que fue al que recurrieron algunas organizaciones de derechos humanos para denunciarlo y que fueron también las que proporcionaron los argumentos de condena que todavía mantienen algunos sectores?

Por lo que sé este asunto ha sido desestimado por el fiscal (de larga trayectoria en derechos humanos) y probablemente no vaya a juicio por falta de pruebas. Yo podría decir aquí todo lo que hice para formar un juicio justo sobre este asunto. Y lo primero que comprobé era que es absurdo interpretar a Humala como un asesino que quiere cubrirse con la manta del izquierdismo y el compromiso social. En realidad el camino de los que creen que hicieron bien durante la guerra sucia es el de los Giampietri y otros que abiertamente defienden los actos más brutales de las Fuerzas Armadas. Que haya un oficial que se deslinde con eso, apoye la comisión de la verdad, los juicios a los responsables y haya seguido su propio proceso, ¿no merece se tomado en cuenta?

Aún el caso de un oficial antisubversivo que reniega de la política a la que estuvo sometido, ¿no es ganancia para nuestro campo? Yo no sé si la amiga Susel y algunos miembros de la dirección del Partido Socialista esperan que Ollanta Humala vaya a su local y les aclare personalmente lo de Madre Mía, para luego considerar incorporarlo como una de sus opciones. Suena un poco pedante, ¿no? Deberíamos saber que en política todos nos jugamos en nuestras decisiones. Y eso significa que en una situación como la actual el destino de la izquierda no está en ella misma, su pureza y pretensiones, sino en entender qué es lo que va a resolverse en los próximos dos años. Yo creo que es una disputa de poder como la que no hemos conocido. Y el riesgo es que algunos nsistan en errores que ya se cometieron.


1 de marzo de 2009

Raúl Wiener F.



Ollanta Humala no es la única opción para la izquierda peruana

Dirigente socialista señala que se deben esclarecer los hechos de Madre Mía antes de pensar en candidaturas

Ollanta Humala no es la única opción electoral para la izquierda peruana. Así lo sostuvo Susel Paredes, Secretaria General del Partido Socialista, quien respondió al congresista nacionalista Fredy Otárola, el cual afirmó que Humala Tasso es el único representante de dicho sector político con el cual podrán acceder a la Presidencia de la República.

"No creo que Humala represente a toda la izquierda peruana, no hablo a nombre de todos los partidos ni movimientos pero por lo menos no es el representante del Partido Socialista. En todo caso, nosotros no creemos en candidaturas naturales (...) estas se forman al calor de las luchas populares, en las cuales muchas veces el mismo Ollanta Humala ha estado ausente", señaló Paredes tras afirmar que en las pasadas elecciones a nivel regional el Partido Nacionalista obtuvo una escasa votación.

Asimismo, la máxima representante del PS cuestionó el hecho de que el parlamentario nacionalista hable a nombre de los partidos políticos de izquierda. "Me sorprende sobremanera que los nacionalistas hablen a nombre de la izquierda peruana cuando el señor Humala ha dicho públicamente que no se considera parte de dicho sector político. Esa forma de hacer política habla muy mal de quienes lo rodean. Yo rechazo enfáticamente las declaraciones del congresista Fredy Otárola", remarcó.

Finalmente, Paredes Piqué aseguró que no se debe pensar en el líder nacionalista Ollanta Humala como candidato presidencial de la izquierda peruana hasta que no se aclaren los hechos del caso Madre Mía. "En lo personal considero una inconsecuencia terrible que por algunos cálculos electorales dejemos de lado principios fundamentales como la defensa irrestricta de los Derechos Humanos. Como socialista y militante de izquierda no avalaría eso", enfatizó.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen punto Raúl sobre el caso del PS, Susel Paredes (a quien conozco desde la facultad de derecho de U.N.M.S.M. en los 80'), OHT y la izquierda. Bueno en cuanto a Susel Paredes de hecho que ha patinado aparatosamente, toda vez que ¿Cuál es el objeto de su crítica a OHT?. ¿Acaso ella piensa ser candidata presidencial?. ¿Acaso el PS tiene una presencia electoral relevante para tentar tamaño reto? Por favor!. OHT ya está posicionado mediáticamente, tiene un movimiento que va cuajando más, y ya tiene ciertas palancas de poder que se tienen que respetar. Al parecer ni Susel Paredes ni PS entienden ello, y muy al contrario con su conducta siguen PERFORANDO la racionalidad que debe primar ahora en la IZQUIERDA PERUANA, lamentablemente, hay pocos líderes y organizadores e 'ideólogos' de izquierda que puedan entender que no es la hora de dividir, es la hora de SUMAR tal como lo han hecho los movimientos y partidos políticos de izquierda en el mundo. Ojalá Susel de un paso al costado o se rectifique o que se muerda la lengua, para que no perjudique a la izquierda que necesita crecer y consolidarse y sobre todo RAZONAR, para poder enfrentarse coherente y sólidamente contra la derecha que pretender liderar y conducir ALAN GARCIA. Jaime Del Castillo

Re-evolución dijo...

Estimado Raúl, pienso que como estrategia electoral lo que argumenta tiene mucho de fundamento, pero tambien sería importante que al interior del partido deL sr.Humala le modulen bien las "lanzadas" que se manda el señor Otarola. No olvidemos, que con esa premisa de juntar a tdos para conseguir la victoria se llevo un nutrido de IMPRESENTABLES al congreso-muchos amigos con 4x4- que seguro el señor Humala debe recordar, como no vincularlo con delitos de DD.HH. si tuvo como VICEPRESIDENTE en su plancha nada menos que al INOCENTE Y PULCRO? Sr.Torres Caro, y demas iletrados.

Estoy seguro que con personalidades importantes que con muchas expectativas lo rodena y aconsejan ha mejorado no solo la consistencia de el discurso, el argumento de las propuestas del señor Humala y que ha aprendido que ese nacionalismo arcaico y chauvinista que pregonaba carecia de todo sentido, que el socialismo es definitivamente una alternativa al capitalismo salvaje, porque dificil de pensar que el solo se haya dado cuenta que UN PATRIOTA, UN IDIOTA. El pueblo latinoamericano esta virando a la izquierda, que bueno que en el Perú el outsider de las elecciones pasadas pueda VER ese fenomeno y apostar por el, de verdad y ojalá se logre acceder aun gobierno con un verdadero programa de gobierno para las mayorias del Perú.

Es interesante y muy lúcido -como siempre lo es usted- su articulo, pero le falto decir solamente, que el señor Otarola no se emocione mucho, porque recuerde que este proceso de unidad , si de da, es un tema muy sensible y por tanto complejo, le sugiero humildemente pueda asesorarle, comunicarle, solictarle, influir por que los amigos congresista nacionalistas, no crean que gozan de aceptación popular, una cosa fue la emoción de las elecciones pasadas por Humala, y otra que la gente no voto por ellos, porque nadie los conocía, ni los conoce.

Atentamente.-

Edwin Condori Letona
Colectivo Ciudadano CONFIANZA PERÚ -Villa El Salvador

Juan A. Cavero G. dijo...

La incapacidad de los dirigentes de la izquierda histórica del Perú para no percibir adecuadamente la coyuntura política, parece ser, con algunas honrosas excepciones, de naturaleza genética. Sólo así se puede explicar su conducta durante las elecciones generales de 2006. Ni siquiera tuvieron la mínima visión de unirse en una sola candidatura presidencial y parlamentaria, y prácticamente se suicidaron en la primera vuelta. En el PS, por ejemplo, primó la visión de sujetos "izquierdistas" como Lynch, que se opusieron a formar un frente con otros partidos de izquierda. Luego, para la segunda vuelta, algunos tomaron la decisión de dar un tibio apoyo a Humala, pero otros optaron por abstenerse, sabiendo que el triunfo de la otra opción era la entrega de los intereses del Perú al imperialismo, tal como lo estamos viviendo. Me hizo recordar lo sucedido en Alemania en los años 30, cuando el sectarismo de los izquierdistas facilitó el ascenso de los nazis al poder. Pero de estos "izquierdistas", probablemente los más ridículos sean algunos sesudos intelectuales como Manrique o Degregori, quienes, para mantener sus conciencias inmaculadas, decidieron abstenerse en la segunda vuelta entre Humala y García. Sus deslumbrantes razonamientos para justificarse, al final quedan sólo como brillantes masturbaciones intelectuales, sin ninguna utilidad práctica para los intereses populares que ellos creen reflejar en sus escritos.
En cuanto a Susel Paredes, sigue con la monserga de Madre Mía. Parece que, seguramente por las mismas razones de los intelectuales mencionados, no vio ni escuchó el debate Humala-García, o le cree más a García. Humala fue muy claro en decir que su gobierno aplicaría las recomendaciones de la Comisión de la Verdad, mientras el otro se calló al respecto. Hace unos días Paredes fue entrevistada por Hildebrandt, donde demostró su inexperiencia. Hildebrandt, como siempre, mostrando su obsesión por Cuba y lo que él llama “falta de democracia”, y Paredes cayendo ingenuamente en el juego. Prácticamente fue el único tema que tocaron, y la entrevistada ni siquiera habló de temas más importantes, como por ejemplo, su política de alianzas. Al final, el diminuto entrevistador se permitió lanzar algunos halagos a la entrevistada, propios de quien se cree triunfador en el ruedo.
Es altamente probable que se instaure pronto un nuevo gobierno en el Perú, que nos conduzca por la corriente política progresista, cada vez más fuerte en el continente. No será un lecho de rosas, y abrirá un nuevo escenario de lucha política en nuestro país. Entonces habrá llegado el momento de las definiciones. Ya no habrá lugar a vacilaciones o abstenciones. Los actuales dirigentes de la izquierda histórica tendrán que optar, tomando el ejemplo de Venezuela, por el camino de José Vicente Rangel (consecuente en sus principios socialistas) o por el camino del nauseabundo Teodoro Petkoff (traidor y ex-socialista).

Luis Enrique dijo...

Señor Wiener:

1. Tal como va la cosa la estrategia se ve muy clara: o Keiko o el antisistema Humala. Esto obligará a todas las personas que no comparten ninguna de las dos mentalidades a volver a cogerse la nariz y votar por “el mal menor” otra vez, para felicidad del señor García, quien cogobernará del 2011 al 16, luego de lo cual volverá a ser elegido como “el mal menor pero que lo hizo bien” y así continuará con su sino de ser siempre el hombre del poder en el Perú.

2. La pregunta no es qué puede hacer la izquierda, porque un movimiento no se construye en dos años partiendo de cero (con todo el agravante de que ideológica y políticamente en el mundo ésta casi no existe). Creo que la pregunta es por dónde están yendo las naciones latinoamericanas actualmente y así ver que no se trata de casos aislados sino de un resurgir común de una identidad política que todavía no se expresa en textos y programas definidos (pues eso parece que está en ciernes y se conocerá más adelante).

3. Quizá para algunos este fenómeno exclusivamente latinoamericano sea una izquierda sin el nombre ni el membrete; puede que tenga algo de cierto. Pero lo que parece es que se trata de una forma nueva que no proviene de las canteras europeas u occidentales al que hay darle todo el crédito y el valor que debe tener, en vez de estarse burlando de los Chávez, Morales o Correa pintándolos como dictadorzuelos (que es la manera más fácil de desacreditar cuando se carece de argumentos). Tal vez por ahí, por esta creación heroica, como decía Mariátegui, es por donde va el futuro del Perú como de todo el continente.

Muchas gracias.