jueves, setiembre 30, 2010

Debate de lunes

Estaba casi cantado que Lourdes Flores iría con todo lo que sus asesores le pudiesen reunir a tratar de apabullar de acusaciones a Susana Villarán. Era su única chance de abrirle un flanco y hacerle perder votos. Es obvio que en la esquina de Susana Villarán sabían eso y eligieron la estrategia opuesta: no contestar los ataques e insistir en el rollo de las propuestas técnicas de las dos anteriores presentaciones, a sabiendas que no encandilan a nadie, pero esperando que la pepecista se enredara sola en su lengua.

Este enfoque no le permitía ganar el debate a Susana ni aparecer como una estrella política y más bien daba la impresión de estar apuntado a generar la sensación de empate (nadie hizo daño a nadie) o en todo caso impedir una victoria contundente de Flores, lo que le impediría remontar en las encuestas. Tal vez algunos piensen que esta era una jugada astuta, mientras otros se quejen de que faltó espíritu político aunque fuera para decirle: yo no le contesto, porque sus ataques son producto de la desesperación política.

Pero no, el libreto de no confrontar se mantuvo casi de principio a fin, dejando desconcertada a mucha gente que después que se apagaron las luces empezó a buscar una explicación para lo que había pasado. Y la pregunta es si se puede hacer una campaña desde lo nuevo y desde el cambio, para no decir desde la izquierda, sin tocar puntos donde le duele al actual sistema.

Cuando Flores decía que ellos representaban la modernidad del país versus el peligro de regresión, ¿no era el momento para preguntarse en público quiénes han gobernado al país y los hicieron pasar por sucesivas crisis, construyeron la pobreza y la desigualdad, y dieron origen a la precariedad democrática con la que vivimos? ¿O no es que el PPC ha sido como aliado de gobierno o como sector parlamentario responsable de leyes y decisiones contra los intereses del país y de los sectores que deberían haber sido protegidos por el Estado?

Ninguna estrategia de atracción de votos o de sobrevivencia en el debate, justifica no abordar la responsabilidad histórica de la derecha con la que Susana Villarán medirá fuerzas el próximo domingo. Y no hay cálculo que valga frente a la necesidad de iniciar la más implacable lucha contra la corrupción. Lourdes Flores postula al municipio para darle continuidad al gobierno de Castañeda y para dejar en nada las investigaciones sobre Comunicore, Línea Amarilla y otras pillerías de los últimos siete años. Susana debió decir que este era el verdadero problema que desata las pasiones y la causa de muchas guerras sucias, y no reducirse al ofrecimiento de que si gana convocará a sus actuales contendores.

No se trata del resultado de la votación que no va a verse afectado por las debilidades y vacíos del debate del lunes, sino del perfil definitivo de la contienda que está terminando. La ciudad de Lima está eligiendo una alcaldesa en la que logra percibir una voluntad de abrir una nueva etapa, por su estilo personal, por su relación con la población y las organizaciones, por los desafíos que se plantea superar. Pero nada de esto ocurre en el vacío. La reacción está frente a ella. Y la corrupción está en el sustrato de todo el sistema.

www.rwiener.blogspot.com
29.09.10

lunes, setiembre 27, 2010

Dos candidatas

Si eres “roja”, es decir tuviste inquietudes sociales, viajaste a Chile cuando Allende, militaste en la izquierda, apoyaste los derechos humanos, etc., y postulas al municipio y tu programa de gobierno dice que hay que articular los Hospitales de la Solidaridad al sistema de salud pública de la ciudad, lo que quieres decir en el fondo es que pretendes estatizar el servicio que es privado porque los médicos cobran por su cuenta aunque usan infraestructura y equipos municipales, y como todos sabemos estatizar es igual a desaparecer como dijo Lourdes cuando oyó por radio la propuesta y recibió el eco del actual alcalde, antes que empezara a repetirse en el diario que ya sabemos, en volantes sin firma y en las banderolas de la vía expresa colocados por quién también sabemos, que directamente concluyen en que no se debe votar por Susana para que no se cumpla tan maléfico designio.

Ah, pero si eres la candidata “no roja”, es decir todo lo contrario de la anterior, y tus defectos que todos tienen son minios: ingenuota (presidió la empresa de blanqueo de un probable narco, pero lo hizo de buena fe; cobró diez mil dólares seis meses y en pleno inicio de campaña, después de renunciar para “conservar su imagen” a cuenta de un trabajito hecho en diciembre que mejor no les cuento); humana temperamental (no se pudo contener por su baja en las encuestas y pidió a su asesor principal enfrentar “esta cochinada” y de ser posible mover los números y si no que se metan la alcaldía al poto); un poco lenta (se autochuponeó y luego estuvo presente cuando se reproducía su conversación en la que se sorprendía por una información de hace seis meses, sobre la relación laboral entre la productora de Bayly y Carlos Raffo a finales de los 90, lo que prueba que Montesinos fue el autor de los otros chuponeos contra ella), y en tu programa dices: “transferencia de los hospitales de Lima y los centros de salud, mediante redes…, e integrar los hospitales de la Solidaridad a esas redes…”, ahí sí integrar no es estatizar sino garantizar la autonomía, y las redes de salud a las que se van a integrar no son los del Estado, porque tu no eres roja, aunque debías haber leído antes tu propio programa antes desatarle a la yugular a tu adversaria. Pero así son las cosas.

Si eres “roja” y planteas ampliar y mejorar las ciclovías, quieres hacer viajar a los limeños en bicicleta, y si te preocupas de lo viejo del parque automotor y recuerdas los incentivos y castigos que se usan en otros países para renovarlo, es que quieres lanzar un impuestazo sobre los taxistas, y si quieres encarar los problemas que tantas veces han sido denunciados sobre el vaso de leche: bajo presupuesto, monopolio de proveedores, politización de la dirigencia, corrupción en algunos comités, filtraciones, etc., es porque quieres dejar a los niños sin leche, y lo dicen los que siempre han votado por recortar el presupuesto y los que dicen que este es un programa populista, caro y perforado por todos lados.

El punto es que no importa lo que haya dicho una y otra, sino que esta elección no sea un renacimiento de los “rojos” que en buena cuenta significa que los “electarados”, no dejen de serlo y puedan identificar con claridad sus intereses y dejen de creer que los intereses de los dueños del país son los suyos.

26.09.10
www.rwiener.blogspot.com

miércoles, setiembre 22, 2010

Subirse al carro

Efectivamente yo empecé a escribir sobre el “fenómeno Susana” cuando ella ya se encontraba en subida y alcanzaba los dos dígitos. El 22 de agosto escribí el artículo “Susana Ollantizada”, para poner en evidencia que la campaña de demolición que se ponía en marcha contra la candidata en ascenso era equivalente a la que se usó en el 2006 contra el candidato nacionalista y que lo que iba a probarse en la elección era si el pueblo limeño, como antes lo habían hecho los del interior, podía sobreponerse a la dictadura mediática y al terrorismo de prensa para hacer triunfar una opción diferente a las que el sistema ha armado para manipularnos.

El 2 de septiembre escribimos “Parar a Susana”, que es el artículo que dedicamos a reflexionar los dos temas capitales de la derecha peruana: el dominio electoral de Lima y el poder de la prensa para condicionar el voto. Ambos mitos se están cayendo estrepitosamente en estas elecciones municipales. Ninguno de los temas que la derecha periodística ha querido utilizar: el puño cerrado, la participación de Patria Roja, el terrorismo, el apoyo de Humala, han parado la corrida de adhesiones hacia la candidata de Fuerza Social, que más bien ha dado demasiadas explicaciones a asuntos que hace tiempo la gente entendió por su propia cuenta.

El 15 de septiembre escribimos el artículo “La Ganadora” con el que confirmábamos el aserto del diario La Primera, el primero en advertir que la tendencia que llevaban las curvas de intención de voto de las dos candidatas señalaba que era sólo cuestión de unos días que se igualaran y que Susana pasara a comandar los sondeos. Hoy el hecho es casi irreversible, aunque lo que se espere no es que haya un abandono de la cancha de los vencidos sino una violenta batalla hasta el último cartucho.

He hecho este recuento para preguntarme una cosa: ¿soy uno que se “subió al carro” de la vencedora porque hice pública mi adhesión cuando iba en camino a los 20 puntos y no cuando estaba estancada en 5%? Es una cuestión clave porque son probablemente más de un millón de limeños los que se han decidido a votar por ella en una etapa bien avanzada de la campaña. Nadie va a discutir los méritos de Susana y de su equipo en haberse metido con convicción a una lucha que está ayudando a cambiar al país. Pero justamente eso exige la grandeza de entender que al crecer el movimiento incorpora muchísimos actores disímiles y que la unidad para el cambio que parecía una ecuación imposible de resolver se empieza concretar en la propia vida por el impulso de la historia.

Por eso lo que habría que llamar es a subirse al carro, es decir darle amplitud a la victoria, masificarla y ponerla al servicio de la construcción de un país diferente. Sabemos que la derecha derrotada va a insistir en crear fantasmas o en la majadería de la caperucita de que Susana es buena pero los que la rodean son los malos. Pero eso qué importa, si con todo el barro lanzado en esta campaña la ganadora sale limpia es porque al país real ya le cansó el proyecto dominante de los últimos veinte años y está dispuesto a arriesgar por una nueva orientación política.

22.09.10
www.rwiener.blogspot.com

domingo, setiembre 19, 2010

Raspando la olla

Ministros que se quedan, ex ministros que regresan, viceministros que suben un peldaño, jefes de organismos descentralizados reclutados para el gabinete y algún amigo del presidente, es todo lo que Alan García ha logrado reunir para el cuarto equipo de gobierno en el último tramo de su mandato de cinco años. Esta pobreza no es un signo de modestia. Que va. Tampoco una vocación por la medianía. Hay un hecho mucho más serio detrás de todo esto y es la constante del gobierno aprista en el que todos los gabinetes terminan chamuscados y en un pavoroso desorden, con el presidente tomando decisiones que consideraba imposibles el día anterior.

Si del Castillo tuvo que partir por los petroaudios que liquidaron la idílica imagen del presidente encantador de inversionistas que con su dinero llevarían al Perú más allá del primer mundo y mostró la trama de corrupción que viene detrás de los grandes anuncios de inversiones concertadas a través de los lobbys; y Yehude Simon se fue cuando el baguazo selló con sangre el abismo que existe entre la apertura a los grandes negocios y los derechos históricos de las comunidades; a Velásquez Quesquén le ha tocado irse, a pesar del disfraz de los plazos electorales, con el rabo entre las piernas por la fea manera como se cayó el decreto 1097 de la impunidad, en medio del rechazo ciudadano y las contradicciones entre los ministros.

Después de tanto equívoco es difícil pensar quién podría querer ser el siguiente marinero del barco de García al frente de la PCM. Y es ahí donde aparece la figura de Chang que no tendrá el espíritu de su antecesor, pero es suficientemente amigo y socio de pellejerías del presidente como para aceptar los costos de una despedida que se viene bien movida como lo demuestran los conflictos sociales en ascenso, la crisis de los decretos (aún no terminada de resolver) y las sorpresa electorales que se estás produciendo. Chang, que no es tonto, no ha entregado las llaves del sector educación que es lo que le interesa y donde le han fabricado el mito de ser el que derrotó al SUTEP que es una de las pocas medallas que se ha colocado el gobierno en el pecho.

Y si Chang va a significar un premierato íntimo con García, es fácil de explicar a continuación la ausencia de novedad en los demás miembros del gabinete. Volver a la Fernández después de la intervención fallida a Panamericana, o Benavides elevando el conflicto de interés (antes era un agroindustrial en agricultura, ahora es un banquero en economía), o a Villasante que no hizo nada es la peor manera de practicar la moda retro. Si a eso se agrega al compañero Barrios en el Interior para poner a prueba la capacidad ejecutiva que García le ha reconocido en su labor en Seguridad Social (es el que más inauguraciones aparatosas le ha permitido al presidente) es como imaginar que el tema de seguridad ciudadana tiene alguna afinidad con la ingeniería.

Pero Barrios es como Velásquez, Cornejo o Nidia Vílchez, un aprista de la tropa dispuesto a pelear en todo terreno. Y hoy esos terrenos parecen estar centrados en la contención de conflictos sociales (el nuevo gabinete se ha inaugurado con los muertos de Espinar) y en el control local que ejercen las gobernaciones. Lo demás del gabinete se ahoga en lo anodino: ministros desgastados, quemados o inexpertos. Los únicos que se han quedado para la despedida.

19.09.10
www.rwiener.blogspot.com

¿Montesinismo?

El chuponeo a Lourdes y la victimización para no responder a contenidos comprometedores

A la luz de lo que se ha dicho en estos días habría que preguntarse si lo montesinista del 14 de septiembre del 2000, era la escena que vio todo el país del asesor entregando dinero al hermano de Alex Kouri en la salita del SIN a cambio de su voto en el nuevo Congreso, o la difusión del video que los actores por supuesto no habían autorizado para conocimiento del público. O si lo corrupto era lo que hablaban Rómulo León y Químper en el primer petroaudio o su difusión en el programa Cuarto Poder de América Televisión que desató el escándalo que hizo caer al gabinete Del Castillo.

El montesinismo, si tal cosa existe en forma separada del fujimorismo, no usaba los chuponeos y las filmaciones de sus propios delitos para difundirlos y armar escándalos electorales, sino para operar sobre los que tienen rabo de paja y doblegarlos. Es en los 2000 que el negocio cambia de giro y las grabaciones e intercepciones empiezan a aparecer en la prensa provocando crisis mortales para diversos personajes políticos. La característica de este nuevo momento es que las fuentes generadoras de filtraciones se descentralizan y que la prensa que las saca al aire no necesariamente tiene relación con ellas y se limita a hacer de caja de resonancia.

Todo esto no es montesinismo en términos exactos, sino más bien una consecuencia de su derrota y posterior disgregación. Pero como el espíritu de la corrupción de los 90 ha infestado la sociedad peruana lo que terminamos viendo es a operadores siguiendo pistas de los políticos, empresarios y otros y acumulando pruebas de sus actos más discutibles. La pista de León y Químper fue seguida por BTR porque era una mina de información de negocios turbios. Y debe serlo también, con seguridad, grabar todo lo que se conversa desde los teléfonos de Remigio Morales Bermúdez, incluidas sus gestiones en nombre de Camargo Correa y ACS, para una cita con Lourdes Flores.

Aquí por tanto hay dos herencias montesinistas o más bien fujimontesinistas y no sólo una. La que tiene que ver con los métodos de los servicios de inteligencia y la que se refiere a los tratos silenciosos del poder político con el poder económico. Sobre eso, evidentemente, no quieren responder Lourdes y su partido, que repitiendo la coartada de Alan García del 2008 repite que lo que aquí interesa es quién es el que chuponea, y de paso cómo se hace para que los medios no difundan lo chuponeado. De veras no hay ninguna diferencia entre Canaán buscando reuniones con García a través de Rómulo León para venderle sus proyectos, y las empresas de Brasil y España, trasladando a sus ejecutivos al Perú para entrevistarse con la futura alcaldesa para hacerle pedidos de los que ella ya no se acuerda.

¿Por qué el odio montesinista contra Lourdes que lo haría favorecer a la otra candidata acusada de izquierdista y otras maldades? Los voceros del PPC no han podido explicar esta paradoja, sobre todo cuando el diario defensor del grupo Colina y toda la prensa más afín al fujimorismo, se han empeñado en una campaña de macartismo exaltado contra Susana Villarán, y el cabeza de lista que reemplazó a Kouri después de la tacha está abonando a sus denuncias. Lo que es cierto es que echar la responsabilidad para otro lado, donde nada puede probarse, es una manera de confundir lo que está pasando. De hecho la campaña de la decencia está muy mellada a estas alturas, por los destapes del caso Cataño y otras arrugas de la candidata.

Pero justo cuando Lourdes ya ha iniciado su caída irreversible, tras haber fracasado en captar el voto de su adversario inicial, y habiéndose decantado la elección con una candidata sorpresa que no sólo ocupaba el lugar que Kouri dejó vacío, sino que empezó a amenazar a la ganadora hasta llegar a sobrepasarla, aparecen los audios como una estocada final Este es un dato clave, porque Lourdes no se ha desplomado por sus diálogos inconvenientes, tanto en el que se evidencia su relación de lobby con Morales Bermúdez, como en el que aparece desesperada por su derrota en las encuestas, sino en el proceso previo cuando quiso convertir la anticorrupción en antiizquierdismo y fracasó redondamente.

Entonces los mafiosos chuponeadores se han montado sobre un escenario ya definido. ¿Con qué objeto? Tal vez para mostrar su poder y quién sabe si para reclamar parte del triunfo. Quién sabe si para mostrar al desnudo el carácter del sistema político peruano y evidenciar que la corrupción está generalizada. Todo cabe dentro de las especulaciones. Pero lo esencial es que si queremos entender al Perú de estos días, no podemos aceptar explicaciones falaces e imposibles de probar: ¿dirige Montesinos desde la cárcel una banda de chuponeadores?, ¿están organizados los subalternos del ex asesor para fastidiar las elecciones?, ¿es lo mismo organizaciones del tipo BTR, con oficiales y suboficiales de la marina realizando inteligencia a instituciones civiles, lo mismo que montesinismo?, ¿cuál es el papel del almirante Giampietri, vicepresidente de este gobierno, en esta trama oscura?

19.09.10
www.rwiener.blogspot.com


Camargo Correa y ACS

De las grabaciones clandestinas que hemos escuchado en estos días, la más grave y sobre la que se guarda cuidado silencio, es aquella en que no aparece Lourdes Flores, pero en la que el lobista profesional Remigio Morales Bermúdez conversa con la secretaria de la candidata para “recontraconfirmar” las citas con dos grandes empresas internacionales en los primeros días de septiembre.

Es grave porque esta reunión (que sí se produjo) era un secreto para los electores. Y lo es más porque las empresas no querían verse con los candidatos, sino con la favorita hasta esos días.

Es grave porque el intermediario era un personaje equivalente a Rómulo León, y Lourdes no podía no saberlo. Aceptó relacionarse con las empresas por el mismo método que se descubrió en los petroaudios.

Es grave porque estas empresas tienen algunos cuestionamientos serios en su actuación en el Perú: a ACS (España) el ex ministro Allison la acusó de querer sobornarlo, a Camargo Correa lo investigan en Brasil por financiamientos ilegales en varios países, en particular en el Perú.

Es grave porque los escuderos de la candidata creen que esto que se oye en el audio es “modernidad”, que es lo mismo que dice García de sus múltiples encuentros con empresarios extranjeros que están en vía de contratar con el Estado. ¿Qué trasparencia puede haber después de estos tratos?

Muy poca. Pero eso es lo que estos supuestos creyentes en las leyes del mercado libre practican continuamente.

viernes, setiembre 17, 2010

Lourdes y su faenón propio

Remigio: Dile que está llegando para este viernes una persona de Brasil y para el miércoles llegan dos personas de España. Es muy importante su confirmación.
Maruja: ¿De España?
Remigio: Es bien importante la recontraconfirmación.

O sea, de acuerdo a lo que oímos, funcionarios de dos grandes empresas constructoras, viajaron al Perú a comienzos de septiembre, para sostener sendas reuniones con la candidata que en esos momentos lideraba las encuestas. Con ella y con nadie más. Y nunca hubiéramos sabido de este encuentro si no hubiera habido un mafioso pero oportuno chuponeo de la llamada que se produce entre Remigio Morales Bermúdez y la secretaria personal de la candidata.

Obviamente a los representantes de Camargo Correa (Brasil) y ACS (España) les importa mucho más que un comino el trato con la Municipalidad y por eso decidieron tomarse el trabajo de venir al Perú para adelantar acuerdos con la probable alcaldesa de Lima. Pero como esta era una operación muy importante, pusieron en marcha a Remigio para que recontraconfirme las reuniones. Claro, después que ha quedado al descubierto la movida, Lourdes nos ha dicho que “se olvido” lo que conversó con las empresas, y ha ensayado una explicación a lo Alan: deben ser cientos o miles de citas como estas las que ha debido atender como candidata.

Camargo Correa es una de las principales constructoras del Brasil con un movimiento económico anual de 7 mil 100 millones de dólares e inversiones en 20 países. ACS tiene un volumen de negocios que asciende a 15 mil 600 millones de euros y presencia en 46 países. Difícil de creer que uno se olvide de lo que se conversa con estos monstruos o que se pretenda hacer creer que también a la candidata, como antes a Alan García, la visitan un tropel de platudos del mundo. Después de todo ninguna de las dos representadas de Morales Bermúdez es nueva en el Perú: Camargo Correa está metido entre otras inversiones en la Interoceánica del Sur, en el consorcio de Línea Amarilla (con contrato con la municipalidad de Lima) y en el discutido proyecto de agua en el distrito de San Bartolo, en el que figura el ex futbolista Julinho.

ACS es el contratista para la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas de Taboada, cuyo contrato estuvo a punto de volar por los aires por falta de informe técnico de la Contraloría, a los que se sumó el pequeño escándalo que hizo Francis Allison cuando denunció a la empresa española de haberlo querido sobornar por un millón de dólares. Finalmente ante la posibilidad de una denuncia ante tribunales internacionales, el gobierno confirmó la buena pro, a pesar que quedaron muchas críticas sin resolverse. En su trayectoria internacional, además, las dos empre4sas están bien distantes de calificar por su honestidad y buenas prácticas.

Cuatro ejecutivos de Camargo Correa fueron detenidos en el año 2008 en Brasil en relación a un megaescándalo político sobre financiamiento ilegal a partidos, fuga de capitales al exterior y corrupción, que incluye una investigación especial de la policía federal sobre negocios ilegales en el Perú, como consta en diversos despachos noticiosos. ACS ha estado involucrada en el desastre inmobiliario español, como uno de los grandes especuladores que empujó a la crisis en ese país, y tiene denuncias de corrupción en Australia y Estados Unidos.

En todo caso debe haber una ética muy flexible en estas empresas para requerir los servicios de otro ex ministro aprista lobista con un pasado de corrupción, teniendo el antecedente tan reciente de Rómulo León. Pero si entre la gente de dinero sorprende la reiteración de estos métodos, casi no hay palabras para calificar la actitud de Lourdes Flores de prestarse a esta intermediación tan opuesta a la trasparencia política. Por eso cuando la candidata se describe como un víctima del chuponeo, provoca decir que es una víctima sí, pero del tipo del “tío George”.

17.09.10
www.rwiener.blogspot.com

Humanización

La vez anterior en que Lourdes se humanizó ante sus electores fue cuando en medio de rechiflas de pobladores de una de nuestras provincias serranas les mostró el dedo medio en señal inequívoca de adonde le llegaban sus protestas. Para ese momento (marzo del 2006) la candidata a la que habían apostado las empresas y los grandes medios de comunicación iba de bajada en las encuestas y ya no era ni siquiera seguro que llegaría a la segunda vuelta. Pero tras el gesto obsceno surgió una curiosa batería de explicaciones de parte de las mismas personas que en el caso de otro candidato no hubieran tenido compasión en demolerlo por el exabrupto: que estaba abriendo la mano cuando le tomaron la foto, que se estaba rascando, que estaba señalando, etc.

Hoy vemos lo mismo. Caída en las encuestas e irritación de la doña hasta extremos coprolálicos, con declaraciones que son una tremenda ofensa a sus propios simpatizantes. Por sus palabras nos enteramos que no le interesa esta elección, que la municipalidad se la pueden meter en la parte más oscura del cuerpo y que las encuestas son un complot contra su excelsa persona. ¿Y qué dicen sus asesores más cercanos? Que así es Lulú cuando se hace humana, es decir que la violación de su “intimidad”, nos está haciendo ver eso que tenemos todos, un corazoncito y un hígado que hacen verter lisuras en ciertos momentos de tensión.

Qué bonito. La Lourdes humana es picona, despectiva, manipuladora. Pero la que vemos en la televisión y en las actividades de campaña es sonriente y siempre dice estar calmada. Se dan cuenta. Casi hay que agradecer a los chuponeadores mafiosos que nos ayuden a descubrir la verdad de la candidata.

16.09.10
www.rwiener.blogspot.com

miércoles, setiembre 15, 2010

Alo Lourdes

La candidata de la decencia va a tener que hacer un gran esfuerzo para convencer al país que es realmente “moderno” y “nada que deba llamar la atención”, reunirse sin que nadie sepa, con empresas que están detrás de contratos con la Municipalidad de Lima. Más aún que le creamos que como todos tenemos derecho a hablar por teléfono con quién nos parezca, “no haya nada que explicar” por el hecho de que el intermediario para las citas resultase un símil de Rómulo León, el también ex ministro aprista con un pasado de corrupción, Remigio Morales Bermúdez.

Puesta en una situación comprometida y al borde de perder la elección, Lourdes Flores se ha declarado víctima de la nefasta práctica del chuponeo. Pero puede terminar tan “víctima” como el tío George. Porque lo que sale en el audio son citas con empresas constructoras que mueven miles de millones de dólares, de las que nunca nos hubiéramos enterados de no ser por la página de Internet que las difundió. ¿Por qué este trajín de lobby hacia quién era a comienzos de este mes la más probable ganadora de la elección?, ¿se ha propuesta Lourdes convertirse como García en promotora de inversiones, obviando los procedimientos de concurso y de neutralidad de la autoridad ante los concursantes?

Algo más picante. Las empresas Camargo Correa (Brasil) y ACS (España) para las cuales, Remigio le armó la agenda, tienen oscura fama de corrupción en sus lugares de origen. Y aquí en el Perú deben responder en el primer caso por las irregularidades de la Interoceánica del sur y la española por las deficiencias del proyecto Taboada, que se saltó el informe técnico de Contraloría. No extraña que estas empresas busquen la línea directa con alguna candidata dispuesta a escucharlas.

16.09.10
http://www.rwiener.blogspot.com/

La ganadora

Estaba cantado, pero nadie lo dijo, salvo este diario: cuando una votación se polariza y una candidatura asciende desde el sótano mientras la otra baja desde la cúspide, es cuestión de tiempo para que se crucen las curvas y se inviertan las posiciones. De acuerdo con la encuesta de Ipsos Apoyo, esto ha ocurrido incluso antes de lo previsto. La conclusión a partir de ese punto es que la tendencia va a seguir adelante y que ya tenemos ganadora a menos de veinte días de los comicios.

La tesis de que todavía quedan los votos indecisos por repartirse es falsa, porque nada puede sostener la idea de que si los indecisos hasta ahora han ido definiéndose de acuerdo a la tendencia principal, esto vaya a cambiar de pronto en los últimos días. Cualquiera que sepa un poco de estadísticas sabe que hemos entrado en una zona en que para Villarán es más difícil perder que ganar. Y eso se ve en la actitud de las candidatas: mientras a Lourdes se le ve buscando estrategias a estas alturas del partido y cambiando de tono cada día, a Susana se le aprecia cómoda hasta cuando no dice nada o cuando se equivoca al rechazar apoyos que se le dan sin condiciones.

Por supuesto que detrás de esto hay un proceso que ya maduró: los electores una vez más se han rebelado a la intención de llevarlos de las narices a una mesa dispuesta, donde los medios de comunicación, las encuestadora te trazan la cancha, como ahora dicen, y fijan hasta donde te puedes mover. La tragedia de Lourdes es que no puede armar una nueva cancha a aquella en que ella ganaba a Kouri, es decir el PPC-castañedista se imponía al PPC-fujimorista y no había nada más que escoger. Esto ha pasado reiteradamente en el Perú en 1990, 2000 y 2006, pero como los viejos borbones, nuestra derecha no ha aprendido nada.

Del año 2006, lo único que se entendió es que una vez que el candidato-peligro se dispara solo cabe deshacerlo sin vacilaciones y miramientos. Por eso los que aún se creen los héroes de la derrota de Humala decidieron aplicarle la misma medicina a Susana. Y se olvidaron la lección del 2000, cuando luego de demoler a Andrade y Castañeda, ya no les funcionó con Toledo por la fatiga de la gente y los limites del tiempo. Haber construido su campaña inicial contra Kouri (decencia versus corrupción), hizo imposible que la candidata derechista pudiera hacerse creíble para un segundo momento intentando ocupar otra vez el papel de mal menor (modernidad versus regresión). Eso no lo cree nadie y descubre a distancia la manipulación.

La campaña sobre el “peligro” de miembros de Patria Roja en la lista y ahora el otro “peligro” del apoyo a distancia que le han brindado los nacionalistas, no han hecho mella sobre el ascenso de Susana Villarán. Esto es así porque nadie ve a la candidata como la indefensa niña del bosque que Lourdes quiso hacer de ella. Al contrario, es la pepecista a la que le han clavado eso de “honrada pero ingenua”, que se le ha ganado con sus aliados en cada elección, sus indecisiones, el manejo del caso Cataño, etc. Por ello no puede voltear la partida. Susana debería tener bien claro esta situación y encabezar la más amplia unidad popular para la victoria.

15.09.10
www.rwiener.blogspot.com

sábado, setiembre 11, 2010

Sigue siendo Rey

A Rafael Rey lo vi indignarse con la pregunta de la prensa que quería saber quién había financiado el Estudio Apoyo S.A. que recomendaba la implantación del sistema de cuotas por embarcación para la pesca de anchoveta para la producción de harina. ¿Qué importa quién lo pagó?, dijo; es más, no me interesa saberlo; sólo sé sus conclusiones.

Poco después este diario demostró que el Estudio había sido dispuesto formalmente por el ministerio de la Producción, o sea no era espontáneo, y que se había orientado a los consultores a buscar financiamiento en las empresas pesqueras interesadas en el contenido de la ley. Pero lo mejor fue cuando descubrimos que el director gerente de Apoyo S.A., era también miembro del directorio de Pesquera Austral, una de las grandes hermanas de Sociedad de Pesquería, propulsora y beneficiaria de las cuotas, y era también integrante a del patronato de la Universidad del Pacífico encargada de auditar la aplicación del DL 1084 (ley de cuotas).

A Rey le convenía no saber.

Antier volví a gozar a un Rey fuera de foco, chillando contra la “intolerancia” de los que lo habían descubierto consultando a los abogados que menos debía haber consultado para una ley sobre derechos humanos y procesos judiciales por delitos de “lesa humanidad”, violación de las leyes de la guerra y obligación de protección de la población civil. ¿Por qué proscriben al doctor Nakazaki, que tiene todos sus derechos civiles vigentes y puede ser consultado como cualquiera?, ¿qué tiene de malo el doctor Sergio Tapia Tapia y qué importa de quién sea asesor?, ¿de qué los acusan?, dijo en plena calentura, como si le costara entender que su selección entrañaba un claro sesgo político-ideológico, y no sólo eso, sino una opción en el tratamiento de los derechos humanos.

Nakazaki, es el nexo con la defensa legal de Fujimori y su gobierno, el vínculo directo con Rolando Sousa y la bancada de Keiko; mientras que Tapia es el abogado de la Marina que ha orientado a esta institución a boicotear todos los procesos en que estuvieran involucrados sus miembros, oficiales y suboficiales, bajo el sambenito de “no desmoralizar a su personal”. Vía Sergio Tapia entraban en la colada de la ley ganzúa, los almirantes Giampietri y Montoya, en nombre del núcleo duro de la Armada. Todo esto ni siquiera es el gobierno como totalidad, o el partido gobernante, como se ve en la actual crisis en que varios apristas critican abiertamente la norma y los aliados de Rafael Rey, y García, sin el cual no habría decretos legislativos, toma distancia del ministro que patalea porque no puede defender lo que acaba de hacer

Visto desde lejos el Rey de estos días recuerda mucho al “tío George” de comienzos de año, cuando hacía esfuerzos solitarios por defenderse y el resto del gobierno y el partido lo veía caer. La 1097 y su gestor, están en trance de muerte. Es lo que pasa con un gobierno que no es gobierno, sino intereses reunidos buscando decisiones comunes. De vez en cuando uno mete la pata y los otros se ponen en el balcón.

12.09.10
www.rwiener.blogspot.com

viernes, setiembre 10, 2010

La ley Colina

¿Puede haber mejor demostración de lo que significa el actual sistema de gobierno-comunicación, que lo ocurrido estos últimos meses cuando se nos convenció del riesgo de que los terroristas abandonarán la prisión en plazos más o menos cortos, por efecto del cumplimiento de sus condenas o de la aplicación de beneficios carcelarios preestablecidos, sin haberse arrepentido, mientras se preparaba en secreto (con el manto protector de las facultades extraordinarias)una ley para facilitar la salida en masa de los violadores de derechos humanos, no sólo no arrepentidos, sino convencidos que hicieron lo que se debía hacer?

El DL 1097, es la síntesis de muchas de las hipocresías con las que estamos viviendo: (a) que el APRA gobierna realmente el país, cuando lo hace en función de diversos grupos de presión, entre ellos intereses económicos (véase el caso de los pasajes aéreos y el poder de LAN), y en este caso el núcleo duro militarista que encabeza Giampietri y es sostenido por Cipriani y Rey; (b) que el aprismo-alanismo es un partido de la democracia, opositor a las dictaduras, cuando lo que realmente es un partido de la conciliación con el autoritarismo, que ha ayudado a blanquear al fujimorismo que ahora se postula como una alternativa de fuerza para las siguientes elecciones, y ha adherido a todo su programa, incluido el de la impunidad para los actores de la guerra sucia que ya intentaron ser salvados con una amnistía en 1995 y ahora están recibiendo el salvavidas del DL 1097; (c) que los demás partidos de la derecha representan algo diferente al APRA gobernante, cuando lo que hacen es ingeniarse la manera de entregare constantemente facultades para que legisle lo que le da la gana o como le reclaman los grupos de poder.

A ellas se agregan otras dos nuevas: primero, que el gobierno afirma no estar favoreciendo a Fujimori, Montesinos, el Grupo Colina, el Rodrigo Franco y a Giampietri y García (comprometidos en el caso El Frontón) porque establece normas de sanción para delitos de lesa humanidad cometidos desde 1998, cuando se aprueba el nuevo Código Penal que asume este concepto. Ciertamente, pero lo que se está haciendo en realidad es separar el mismo tipo de delitos en dos categorías, según la época en que sucedieron, con lo que pretende sustraer los casos anteriores de las condiciones de imprescriptibilidad, no amnistía o indulto, que están definidas por acuerdos internacionales suscritos por el Perú.

Segundo, que existe alguna necesidad de aplicar las normas de temporalidad de procesos del nuevo Código de Procedimientos a los delitos cometidos por militares y funcionarios estatales durante la guerra, para facilitar la salida acelerada de los procesados sin condena que han venido maniobrando con el tiempo desde hace varios años. Paralelamente, sin embargo, se posterga la aplicación a escala nacional y en Lima, del mismo Código para los demás tipos de delito, probablemente porque no están seguros de manejar las consecuencias de procesos más rápidos, con fuerte presión sobre los fiscales y los jueces. ¿Por qué celeridad para los delitos contra los derechos humanos y lentitud para los casos comunes? Una sola explicación cabe: hay un plan en marcha para convertir el DL 1097 en una plataforma de entendimiento entre el APRA, el fujimorismo y el núcleo duro militarista.

La paradoja de una sociedad de muchos miedos a la que le quieren hacer pasar el contrabando de numerosos asesinos confesos volviendo a la calle con pretextos legales y en medio del barullo electoral, es la peor despedida que podía darnos Alan García de su segundo gobierno. Pero ahí está,

08.09.10
www.rwiener.blogspot.com

lunes, setiembre 06, 2010

A propósito de mi artículo Susana ollantizada

Amiga Teresa:

No sé si sorprenderme más en que usted diga que la solidaridad de Ollanta con la candidata agredida es en realidad “antisolidaria”, egotista, ombliguista y otros adjetivos, o que insista en la frasecita de que yo voy a decir que “detesta a Humala”, como si eso tuviera algún significado después de todo lo que hemos debatido sobre el significado de su presencia en la política peruana.

Usted escribe: “…justamente cuando podía mostrar un poco de solidaridad, algo de altura con la Izquierda que actualmente es vilipendiada por la Derecha, Ollanta Humala muy altanero se da el lujo de negar su respaldo a Susana Villarán”. Pero precisamente lo que hizo Ollanta es mostrar un poco (o mucha, ¿cómo se mide la cantidad?), de solidaridad y no confundir este asunto, con el respaldo electoral que es otra cosa.

No cabe duda que él habla de la campaña infame que se lleva a cabo contra Susana y la relaciona con la que sufrió en carne propia hace cuatro años, y tiene la altura de no recordar que uno de sus adversarios más enconados fue la propia candidata. Pero nuestra amiga Teresa no ve nada de eso, y por el contrario pretende hacer una distinción sobre la “verdad”, pero maximizada, de los hechos que se imputaban a Ollanta el 2006, y la mentira de los ataques actuales, a pesar que los medios, los periodistas y los métodos del ataque son exactamente los mismos.

Habría que preguntarse si era “verdad” que hubo infiltración chavista en el Perú; armas y dinero que entraron por Iquitos; escuelas violentistas en la frontera con Bolivia; vinculaciones montesinistas; o preocupación por los derechos humanos de los medios de la derecha. No sólo se “maximizó”, sino se mintió groseramente como lo ha demostrado Gorriti cuando estudió el asunto de los espías telefónicos, sino que se estableció un método de condicionamiento de la voluntad ciudadana sobre la base de una brutal e implacable presión de prensa. En estos días, en declaraciones públicas, Susana Villarán dice que “reconoce los temas puestos en agenda por Humala”, y da por cerrado el tema de derechos humanos ante la decisión judicial en este caso, aunque no ha comparado la violencia periodística en su contra con la que sufrió Ollanta Humala.

A la luz del cambio de actitud de Susana frente a su antiguo adversario: ¿alguien podría decir que lo hace por ganar los votos nacionalistas?, ¿o acusarla de contradictoria por lo que dijo antes y lo que dice ahora sobre Patria Roja? Yo no lo haría bajo ninguna circunstancia, porque lo que he dicho y repetido todos estos años es que debemos construir una amplia unidad para romper la hegemonía neoliberal y esto sólo puede ocurrir en sucesivas aproximaciones, dejando atrás las prevenciones equivocadas. Puede haber mil motivaciones en un cambio de posición y otras tantas insuficiencias en las explicaciones, pero estaría totalmente errado si no apreciara el sentido de avance de cada toma de posición.

A Susana y a su campaña le vendría bien agradecer la solidaridad recibida, lo que todos entenderán en que ya no hay obstáculos para que Ollanta vote por la candidata de Fuerza Social. ¿O es que no nos damos cuenta que este no es cualquier paso, ya que puede ser usado por el enemigo para arreciar su campaña de satanización, o forzar un desaire perjudicial para el que apoya, o dar una imagen de oportunismo del que apoya y el que se deja apoyar? Por cierto que esos son problemas reales, y estimo que las resistencias a la pregunta sobre el sentido del voto, tienen estas raíces, aunque la amiga Teresa sólo vea el dato que estaba buscando para confirmar su caracterización del sujeto.

Hay un método-Teresa que interpreta los actos y palabras de uno más allá de lo que se hace y se dice, pero que no se aplica a otros a los que se les toma exactamente por lo que hacen y dicen cada día. Eso se debe a que el primero es un “peligro”, mientras otros no lo son. Al fin eso es lo mismo que hace el extremismo de derecha con la peculiaridad de que amplia el “peligro” tanto como puede y va metiendo gente en el saco. Tal vez por eso se puede llegar al doble rasero de que la guerra sucia contra Ollanta es una verdad maximizada, mientras que los ataques contra Susana o Arana son pura mentira.

¿Tenía Ollanta que responderme garantizando un voto por Susana? Yo quería probar hasta donde podía ir en ese punto y logré la respuesta que se ha leído. Pero no hay una evasión, sino una idea que me parece razonable: “no es el momento”, porque el momento era el de la solidaridad incondicional, que es lo que se expresa nítidamente. A esto Teresa le llama “no conoce lo que es magnanimidad”, ¿y qué quiere decir esto? ¿Le faltó “magnanimidad” a Susana al votar en blanco en la segunda vuelta del 2006, por Ollanta contra García, y al no “solidarizarse” en ningún momento cuando le llovía tupido de todo lado? Yo creo que no, que fue un tema de línea política, y es obvio que Humala también tiene que colocar temas de línea en relación al voto que se supone dará finalmente a favor de Susana y eso nada tiene de mesquino o pretencioso.

Voy a concluir en el asunto de “detestar” a Ollanta. Le he dado tantas respuestas a la amiga Teresa sobre este asunto que la última vez terminé haciendo una ironía. No sé si hay algo personal en sus opiniones. Podría parecer, pero me resisto a creer eso. De modo que me quedo con la idea de que usted tiene, por algún motivo (tal vez su formación europea, la mirada social demócrata, sus estudios, etc.), un concepto de que algunos intelectuales de esta parte del mundo tendemos a encandilarnos con el nacionalismo, militarismo, caudillismo, de los que Ollanta es tan buen exponente.

Su “patois” sobre mí, refleja algo como esto. Le parece incoherente que haya apoyado a Ollanta y no haya dudado en respaldar a Susana. Y no se percata que lo haga con la misma independencia, sin ser candidato o afiliado, sin amarrarme las manos para diferenciarme o hacer críticas, y convencido en que ambos procesos de radicalización del electorado son progresivos e indican el mismo fenómeno: la separación de una parte creciente de la población del control político neoliberal-autoritario que se impuso en los 90 a partir del fujimorismo, y que nos escamotearon durante la transición frustrada 2000-2001.

¿Me defrauda Ollanta? A veces y otras me parece acertado. También hay cosas de Susana que me descorazonan, como haber echado al dirigente de VES de la lista, cuando no era ningún agitador, ni había habido agitación en ese distrito. Pero estoy bien lejos de creer en la perfección política. Tampoco creo que este sea un asunto de personas y personalidades, sino de procesos sociales. Quizás esta sea nuestra mayor diferencia, yo pienso que los movimientos toman lo que está a la mano en liderazgos, organizaciones y propuestas para seguir adelante; usted cree que los líderes por sus características particulares definen al movimiento.

Mi apuesta es a la historia, y frente a ella las personalidades pueden ser importantes pero tienen un margen de acción de todos modos limitado por su tiempo y por las fuerzas sociales.

Fraternalmente

Raúl Wiener
06.09.10



Estimado Señor Wiener:

Que le responde Ollanta Humala cuando usted le inquiere así: "¿Ya definió a quien va a respaldar para la Alcaldía de Lima?" Respuesta de OH: "Creo que no es el momento para que yo [cuando no el yo por delante] haga declaraciones de respaldo"... Mi cuestión y seguramente el de muchos: ¿Cuando será el momento para Ollanta Humala para definirse? Estamos a menos de un mes para las elecciones municipales, pero Ollanta Humala justamente cuando podía mostrar un poco de solidaridad, algo de altura con la Izquierda que actualmente es vilipendiada por la Derecha, Ollanta Humala muy altanero se da el lujo de negar su respaldo a Susana Villarán. Lo noble de él y seguramente fructífero para el mismo habría sido que de a sus militantes libertad de voto. Pero, Nones, ¡no conoce lo que es magnanimidad, ni en política! ¿Qué significa esta actitud del líder del PNP?

Me dirá que es odio de mi parte por constatar la antisolidaria posición política de este candidato a la Presidencia Ni solidaridad, ni visión política, ni por lo menos táctica. Pareciera más bien que se place en que la primitiva Derecha maltrate a Susana Villarán con calumnias como esa de estar ligada a las Farc, eso no es mucho más malévolo que lo que dijeron de OH en el 2006? En el 2006, hubo muchas acusaciones contra OH que fueron verdad, solo que se les maximizó, pero se fundaron en hechos no en suposiciones.


Usted ha intentado tenderle la tabla (de salvación) para que tal vez diga que apoya a Susana Villarán, con su pregunta final:.."¿Por que no definir su apoyo a la candidata Susana Villarán desde ahora?" Ollanta Humala decididamente no piensa sino en su EGO mayúsculo, mas grande que su propia estatura y no responde, evade la pregunta y responde: "Lo que puedo decir es que me solidarizo totalmente con ella por la guerra sucia como un día la hicieron en contra mía". ¿Eso no es pura palabrería? Nada en los actos! Que sabe de solidaridad Ollanta Humala? si todo lo que dice siempre lo retrotrae a su individualismo, compara a su situación, a su egotismo, siempre regresa a su yo, a su descomunal yo. ¿Cree usted sinceramente que se puede gobernar todo un país con una tendencia tan fuerte a la personalización, a ese "ombliguismo" que no le abandona jamás?

Me va decir, Señor Wiener que detesto a Ollanta Humala, cuando yo que esperaba estas "aproximaciones" a menos de un mes de las elecciones, usted mismo no logra arrancarle un gesto de efectiva solidaridad con Susana que no ha esperado nada del nacionalista para luchar sola contra la jauría de la Derecha. El MNI, es mas consecuente con la izquierda y posee mas sentido común en política a pesar de las diferencias!

Es por esta razón que, se lo digo, no dejo de quedar estupefacta, del por que el Señor Wiener que tiene capacidad de análisis política en alto grado, encuentra razones para apoyar a Ollanta Humala que defrauda todo el tiempo con sus actitudes sinuosas al extremo.

Perdóneme, por mi insistencia, pero es tal vez porque aprecio sus artículos que decortican bien la política en nuestro país pero me dejan "patois" como dicen en francés no sé como traducir al español, seria algo como "boca abierta", estúpida de asombro.

Saludos,
Teresa de Olekhnovitch

domingo, setiembre 05, 2010

Parar a Susana

“Tuvimos mucho éxito... logramos vacunar a muchos dentro de nuestros delimitados confines contra la tentación de votar por él y por eso Humala perdió el decisivo combate por Lima”
“Si algo realmente me ha llenado de orgullo como tal es haber colaborado decisivamente a parar a Humala” (Aldo Mariátegui, Correo, 2 de octubre de 2006)

Hay dos razones de fondo para que en la actual campaña electoral haya de pronto girado de los supuestos temas técnicos “que interesan a los vecinos”, a un debate sobre los plenarios de Patria Roja, la FARC, los puños cerrados y los lobos detrás de la caperucita.

La primera es Lima, y significa que en la lectura de derecha sobre las elecciones del 2006, la capital del país y su 30% de electorado les pertenecería, al punto que pudieron endosárselo a García en segunda vuelta y con ese voto dirimir la elección nacional: en Lima la diferencia fue de un millón de votos y nacionalmente de 700 mil.

La sola idea de que esta fortaleza se debilita, que el voto se des-derechiza (si se puede usar la expresión) y que la metrópoli se hace tan impredecible y fuera de control como el resto del país, les aterra. Y no tiene que ver con que Susana vaya a armar un soviet en la Plaza de Armas o que Patria Roja se proponga tomar los negocios privados para hacer alguna revolución.

Aquí el problema es que un voto clave para la reproducción del poder se redistribuye. De ahí tanta amargura por los electarados de los sectores A-B, que deberían ser los más firmes del sistema, y que se han dejado encandilar por la tía buena gente y no perciben que pueden contribuir a un triunfo de izquierda. Horror.

La segunda razón, es que como pasó el 2005-2006, el Plan A de la victoria se ha caído en el camino. La otra vez fue que Lourdes debía ser la ganadora para que el García del peor gobierno de nuestra historia no volviera al poder, y lo que pasó fue que la vencedora de todas las encuestas terminó tercera y la derecha terminó votando, para el regreso del peor presidente ahora transformado en mal menor.

Este cambio de estrategia requirió un ajuste de actores, y para ello entró con toda su capacidad de intimidación y manipulación la prensa de derecha a “vacunar” a la gente, especialmente en Lima, para que no votaran por el candidato peligro.

En el2010, el Plan era la polaridad derecha-derecha, Lourdes-Kouri, casi PPC-PPC, pero se cayó otra vez. Y no sólo fue que la improvisación y soberbia del ex presidente del Callao desmoronó su candidatura, sino que de paso debilitó a su contendora que también estaba llena de flancos débiles apenas ocultos en la polarización.

Y ya estamos en el Plan B, con la prensa de guerra echando barro por toneladas sobre la candidata rosa. Y están tan seguros de que ese es el método que acaban de escribir: “esta semana… ha sido pésima para Villarán, y para todos ya es evidente que su candidatura ha perdido peso y brújula…” O sea que ya ganaron, aunque se hayan valido de falsificaciones, montajes y titulares reblandecidos como el del “puño marxista”.

Ahora ya creen que tienen la maquinaria aceitada, las armas que necesitan para decidir de la misma forma la elección presidencial del 2011. ¿Podrán seguir parando la historia? El tiempo lo dirá.

05.09.10
http://www.rwiener.blogspot.com/

jueves, setiembre 02, 2010

Las FARC otra vez

¿Recuerda, amigo lector, el famoso “destape” que preparaba el gobierno en noviembre de 2008, en vísperas de la APEC, sobre las conexiones de la izquierda peruana con las FARC y que si no era destapado antes por este diario hubiera llevado a la cárcel a 13 dirigentes de izquierda y a una citación de escándalo al candidato presidencia Ollanta Humala, “de grado o fuerza”?

Haga memoria, amigo mío, y escuchará la voz chillona de la conductora de televisión que después se quedó sin programa, que envío sus puntas a Bogotá a consultar con la policía de Uribe cuántos peruanos eran mencionados en la correspondencia, aunque fuera porque leyeron sus documentos o porque asistieron a una reunión internacional de izquierdas, o recibieron a una representante del diálogo que venía con el aval del gobierno colombiano.

A Humala lo declararon sospechoso por salir en una foto donde se realizaba un brindis en la casa del embajador venezolano y cerca de él aparecía un diputado de ese país al que lo acusan de haber visitado los campamentos en la selva de Colombia.

Pero lo mejor fue que por denunciar estos hechos, el periodista que suscribe esta nota fue incluido en el proceso e interrogado por sus presuntos “vínculos con las FARC”, mientras la nueva Mc Carthy de la televisión me acusaba de haber abortado una investigación sobre “terrorismo internacional”.

Ahora con el mismo aplomo, esta histérica mujer ha reaparecido con el aliento de la prensa de extrema derecha, diciendo ni más ni menos que la Villarán está apañando a los agentes de las FARC. Y por supuesto, las pruebas son las mismas de la estupidez anterior.

En realidad el Perú del 2010 está amenazado de ser cubierto por una ola de intolerancia y de persecución política. Se ve en el intento de volver al primer plano la cuestión del terrorismo y en la incapacidad de asimilar el ascenso electoral de Susana Villarán, que se esfuerza por ser Light, y que la están convirtiendo a punta de titulares en otro factor de miedo en un país donde lo que más aterroriza son los medios de comunicación.

02.09.10
www.rwiener.blogspot.com

La trampa del gas

El caso del Decreto 53-2010-MEM, que anula el DS 050-2005-MEM, fue una consecuencia de la huelga de La Convención y una derrota de los términos en los que la cuestión de la exportación del gas fue planteada por el presidente de la República unos días antes, durante su discurso del 28 de julio en el Congreso.

Las implicancias del DS 050-2005-MEM, dictado por el gobierno de Toledo, con la intervención de los ministros Kuczynski (ligado a las empresas contratistas) y Quijandría (al servicio de todas las trasnacionales) fueron múltiples y claramente contrarias al interés nacional:

- Cambió el “horizonte permanente” de reservas por veinte años que el gobierno debía asegurar bajo responsabilidad para cualquier decisión de exportación; por “reservas para veinte años”, que era completamente distinto y significaba que a partir del segundo año de exportación se va reduciendo el “horizonte”.

- Autorizó la utilización del total del lote 56 (con reservas descubiertas por la Shell y por tanto de costo más bajo) para fines de exportación.

- Determinó que en vista que el lote 56 no tenía suficientes reservas para la suscripción de un contrato de exportación rentable, se dispondría de una parte del lote 88, sustrayéndolas de la oferta interna.

- Abrió el camino para que el gasoducto de Camisea, también por ley de uso exclusivo para el mercado nacional, se emplee para transportar el gas para la exportación como sucede actualmente.

En el año 2006, durante el proceso de elecciones presidenciales, el gobierno de Toledo firmó el contrató de exportación del gas peruano a México con el consorcio LNG, cuyas empresas líderes son Hunt Oil y Repsol. Este fue el punto de partida para la construcción de la planta de licuefacción de Melchorita en Cañete, que ha llevado a que a partir de este año se inicie la exportación usando reservas de los lotes con gas barato que deberían favorecer a los consumidores peruanos.

Evidentemente el DS 050-2005-MEM era ilegal y antiperuano. Pero, más allá de su simbolismo, la derogatoria no afecta el contrato firmado y el gobierno se ha encargado de hacerlo explícito al señalar que los intereses de las contratistas son preservados y amparados en el marco del artículo 62 de la Constitución. Al derogar una norma se anulan sus efectos hacia el futuro, pero las implicancias del DS 50-2005, han sido trasladadas a un contrato que está vigente y que sólo podría ser cambiado con acuerdo de las partes, es decir si le da la gana a Hunt Oil y Repsol.

Es como si al reconocer la ilegalidad de un acto (por ejemplo un falso poder para vender una propiedad), se le dejara sin efecto, pero sin tocas las consecuencias (la propiedad seguiría vendida). ¿Qué habríamos ganado con ello? Evidentemente nada. Si el contrato de exportación del gas no es revisado y replantado en su integridad, reorientando las reservas de los lotes 88 y 56 al uso nacional, se estará trampeando a la población de La Convención y de la macroregión del sur.

01.09.10
http://www.rwiener.blogspot.com/